Hacia la unión con Dios

Cinco consejos de perfección*

Posted by pablofranciscomaurino en junio 12, 2008

1. El alma que quiere ser de mi Jesús, del eterno Padre y del Espíritu Santo, y también mía, es preciso que ame mucho el desprecio de sí, el olvido de sí y el abandono en Dios.

 

2. Si ella quiere ser llevada con ternura en los brazos de Jesús, su dulce esposo, es preciso que en todas las ocasiones de dificultad, de pena, de contratiempos y otros casos semejantes, diga en seguida: «Yo tengo a Jesús», y después descanse en Él.

 

3. Si ella quiere adelantar cada vez más y penetrar en los más íntimos refugios del Corazón dulcísimo de Jesús, conviene que se entregue a una total, rigurosa y constante mortificación de los sentidos y observe un absoluto silencio.

 

4. Si quiere llegar a ser cada vez más alma de vida interior, y descubrir siempre nuevos horizontes, ya que Dios se comunica al alma siempre pronta a recibirlo, debe entregarse al poder del Amor, hablar poco a las criaturas y mucho a Dios, pero con el lenguaje del corazón; y después, sobre todo, servirse de las criaturas como medio para subir a Él.

 

5. Finalmente, para llegar pronto a la perfección, conviene que se proponga en todo dar sólo a Dios su gloria, su dicha, su beneplácito; con esto tendrá siempre paz.

 

Y después, acuérdese de considerar a Jesús como Esposo y, por consiguiente, con el corazón dilatado.

 

Dictado por María Santísima a sor Benigna Consolata

 

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.