Hacia la unión con Dios

Aridez y consolaciones*

Posted by pablofranciscomaurino en junio 12, 2008

Qué debe hacer un alma cuando se encuentra:

En estado de aridez

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Humillarse

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Confiar en la inmensa bondad de Jesús

<!–[if !supportLists]–>3. <!–[endif]–>Despertarlo con una fidelidad más fiel

<!–[if !supportLists]–>4. <!–[endif]–>Llamarlo con los más dulces nombres

<!–[if !supportLists]–>5. <!–[endif]–>Prepararle hermosas sorpresas para su llegada

<!–[if !supportLists]–>6. <!–[endif]–>Cuando vuelve a hacerse oír, estrecharlo para no dejarlo marcharse ya más

 

En las consolaciones espirituales

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Humillarse

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Ser agradecido con Dios y cifrar en Él todo su placer

<!–[if !supportLists]–>3. <!–[endif]–>Hacer provisión de virtud para el tiempo de aridez

<!–[if !supportLists]–>4. <!–[endif]–>Estar siempre dispuesto a la privación de los favores sensibles, para continuar siendo fiel a Dios en su servicio, aun en medio de la aridez y de los disgustos

 

 

Dictado por Jesús a sor Benigna Consolata

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.