Hacia la unión con Dios

Matrimonio católico, ¿para qué?

Posted by pablofranciscomaurino en junio 16, 2008

 

Para que un amor sea verdadero, debe darse en los 3 planos en que se maneja el ser humano: el biológico, el psicológico y el espiritual.

 

A nadie escapa de su mente el hecho de que la sexualidad humana se manifiesta —en una pareja— a través del cuerpo, de sus estructuras anatómicas, de su parte material, de su biología. Esto es tan cierto y tan normal, que hoy repugna a cualquiera la concepción fanático–religiosa de que todo lo genital es pecaminoso.

 

Aparte de esto, el hombre no es sólo cuerpo, biología: el hombre llora, se alegra, sonríe y ríe; triunfa y fracasa; está disgustado y a veces disfruta; vive intensamente la vida o se deja llevar por las circunstancias; ama o es egoísta; es decir, siente.

 

La entrega mutua que viven los seres humanos; la compenetración entre los esposos; el compartir los sentimientos, las emociones y la afectividad; la complementariedad psicológica que buscan los que se aman es el plano psicológico, ausente siempre en los animales.

 

Pero hay algo propio del hombre, además, que influye en las relaciones de pareja. Se trata de algo que la historia ha probado desde hace milenios: el hombre desde la época de las cavernas ha levantado sus ojos en busca de alguien que le dé cómo llenar sus ansias —que bullen en su interior sin descansar— de ser trascendente, imperecedero; sabe él que su vida no termina aquí en la tierra, sino que después de ésta existe la esperanza de otra, es decir, Dios. Es inherente al ser humano la creencia en otra vida. Este es el plano espiritual. Y en el amor, lo espiritual significa para siempre. Cuando uno ama de veras, ama con la ilusión de que sea “hasta que la muerte los separe” y, si fuera posible, hasta después de la muerte, que trascienda, que no tenga fin.

 

El aspecto espiritual, reluce de una manera muy especial en el amor humano. Un amor meramente carnal no tiene nada en qué competir con un amor en el que la entrega se limita a complementarse psicológicamente, siendo uno de los componentes de la pareja apoyo y suplemento del otro; pero aquel y este palidecen frente a una entrega imperecedera, que no piensa en un fin, una entrega que busca trascender, difundirse hacia la eternidad, como lo es el amor en el plano espiritual.

 

Y si el amor verdadero tiene que ser espiritual, también debe contar con Dios, creador de la materia y del espíritu.

 

El matrimonio, en cuanto unión de un hombre  esposo  y de una mujer  esposa en orden a constituir una familia, tiene para la Biblia su origen en Dios (Gn 1,27-28; 2,20-24). Esto significa que su valor intrínseco, su legitimidad y las leyes que lo regulan no pueden nacer en el hombre, sino en Dios.

 

Dios lo desea monógamo e indisoluble (Mt 19,4-5). Y desde siempre se canta el amor exclusivo (Gn 25,19-28; 41,50; Tb 11,5-15; Jdt 8,2-8; Pro 5,15-20; 18,22; Sir 26,1-4; todo el Cantar de los Cantares) y se valora muy positivamente la estabilidad del matrimonio y la fidelidad de los esposos (Lv 20,10; Dt 22,22; Ez 18,6; Mal 2,14-16). Esa exclusividad, esa estabilidad y esa fidelidad, entonces,  difícilmente se pueden conseguir sin la ayuda de Dios.

 

Con esto se va alumbrando el ideal religioso del matrimonio que Jesús (Mt 19,3-9; Mc 10,2-12; Jn 2,1-11) y Pablo (1 Co 7,2-5.10-11; Ef 5,31-33) reafirman con fuerza, hasta el punto de considerar el matrimonio cristiano como símbolo de la unión existente entre Cristo y la Iglesia (Ef 5,23-32). Por eso, el mismo Jesucristo, cuando lo instituyó, elevó al matrimonio a la altura de un Sacramento, signo y señal de la gracia divina: Dios llena a los contrayentes de la fuerza espiritual necesaria para cumplir su misión con la altura de la sublime unión existente entre Cristo y la Iglesia.

 

Cualquier católico que se case por lo civil o que viva en unión libre, entonces, está dejando a un lado el amor en el plano espiritual —el más importante— y, por lo tanto, se está engañando a sí mismo, porque no ama por completo, y está engañando a su pareja, pues no se está dando del todo. Ante las vicisitudes del matrimonio, será muy difícil lograr esa exclusividad, esa estabilidad y esa fidelidad, y, por tanto, muy fácil el fracaso.

 

Por otro lado está rechazando la gracia divina que Dios da a los contrayentes, necesaria para cumplir su misión con la altura de la sublime unión existente entre Cristo y la Iglesia y, por ende, para lograr su felicidad.

 

 

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.