Hacia la unión con Dios

¿Miedo a exigir?

Posted by pablofranciscomaurino en julio 11, 2008

 

Son muchos los eventos que suceden a diario para demostrar que la Iglesia Católica pierde cada vez más “adeptos”. Y si son incontables los “ex católicos” que pasan a las huestes mormonas, qué no se dirá de los que se unen a los cristianos evangélicos o a los Testigos de Jehová. Además, hoy pululan los que creen en la Nueva Era, entendida de mil formas distintas, y a las sectas…

 

A todos los ciudadanos nos aterra ver cómo los almacenes, las fábricas y las empresas anuncian grandes descuentos en los productos que venden, desde cosas palpables como los carros que cuestan ahora millones de pesos menos, hasta las intangibles como los viajes y los seguros… Así mismo, es impresionante observar las estadísticas en lo referente a la presencia de católicos en los templos, en la solicitud de servicios litúrgicos, de sacramentos, de asesoría espiritual…

 

Esta última, por ejemplo, si se compara con la que brindan los centros de yoga, el esoterismo y los almacenes de venta de velas de colores para cada necesidad, muestra un valor mínimo: muy pocos feligreses creen en la eficacia de la labor sacerdotal que, como ministros de Dios, pueden ejercer.

 

Las editoriales católicas están pasando un momento verdaderamente apremiante desde el punto de vista económico. Si se coteja su situación con las librerías esotéricas y las que venden libros de frutoterapia, aromaterapia, coloroterapia, radioterapia, digitoterapia… es decir, sobre todas las “terapias” posibles, se llegará a la conclusión evidente de que el catolicismo está “de capa caída”.

 

Y algunos sacerdotes se llenan de miedo: cambian la liturgia de los ritos sagrados, desobedeciendo las normas emanadas del Vaticano; se esfuerzan por “llegar” al público con novedosas técnicas de oratoria, música más “alegre”, actitudes más “acordes con el pensar de las gentes de hoy”, llegando muchas veces a perder la modestia, la mesura y la circunspección debidas en un ministro de Dios; otros hablan más de política y de cosas profanas que de aspectos útiles para la gloria Dios y la salvación de las almas, para “no cansar al auditorio y que se nos alejen más fieles”; En fin, se llega a claudicar en aspectos esenciales de nuestra Fe y hasta en los Dogmas que la Iglesia ha proclamado, por ser “más asequibles”…

 

Y, ¿fue Jesús así? No. Por más “mal” que llegase a caer en los ambientes de su época, Él permaneció digno e inflexible, aunque lleno de amor por todos. Es más: esa actitud fue la que lo llevó a una muerte de cruz. No cedió ante los escribas y fariseos a quienes no dudó en llamar sepulcros blanqueados, hipócritas (Mt 23, 27) y otros improperios; ni siquiera claudicó ante Caifás o ante Pilato, cuando podía decir algo para salvarse de la muerte.

 

Y tuvo éxito: hoy, en más de dos tercios del globo terráqueo se dice “antes de Cristo” o “después de Cristo” para dar fechas; hoy el cristianismo sigue siendo todavía la religión con más creyentes…

 

En los momentos difíciles es cuando más se fortalece un ser humano. Asimismo, en las dificultades, los cristianos somos más cristianos: cuando se persigue a la Iglesia aparecen los mártires, cuando un lugar se siembra de mártires crece esa Iglesia local más que nunca, cuando los obispos y los presbíteros son perseguidos se hacen más fuertes, se llenan más de amor por Dios y por su Iglesia, y ese ejemplo mueve a los laicos a ser mejores hijos de Dios…

 

¿Necesitaremos acaso hostigamientos, persecuciones, acosos, para ser otra vez como los primeros cristianos? ¿Vamos a esperar a que lleguen esos momentos?

 

No son las tácticas las que atraerán a los verdaderos católicos. Es nuestro ejemplo de valentía, de obediencia, de sacrificio, lo que lo logrará; es la unión verdadera con Cristo: en la oración frecuente, puntual, perseverante, de diálogo verdadero entre Dios y su criatura; en la cruz de cada día que nos viene o en la que valiente y voluntariamente le ofrecemos por la salvación del mundo y para reparar la gloria que le hemos quitado; es la obediencia delicada a sus leyes y a las de su Iglesia… Es Dios quien mantendrá firme y creciente a la Iglesia Católica. Si creemos que son nuestras habilidades o las tácticas las que evitarán la desbandada de los católicos  o las que nos traerán más adeptos, estamos cometiendo el mismo pecado de Adán y Eva: la soberbia. Y eso no es nada original.

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.