Hacia la unión con Dios

Merma el número de católicos

Posted by pablofranciscomaurino en julio 11, 2008

 

Es algo innegable: los países latinoamericanos están viendo cómo sus hijos católicos se hacen principalmente Evangélicos y Pentecostales (que se llaman a sí mismos cristianos), Testigos de Jehová, seguidores de la Nueva Era, Mormones… Los párrocos están percibiendo una menor proporción de feligreses.

 

Este abandono ya muestra sus efectos: críticas a la Iglesia Católica que van y vienen en los medios de comunicación, en los círculos sociales y en los ambientes más dispares, lo que deriva en menor credibilidad en la Iglesia…

 

Y, ¿cuál es la razón de esa huida? ¿Por qué se van los católicos a otras huestes?

 

Preguntando tanto a los «ex católicos» como a los que todavía no se han cambiado, se descubrió que las siguientes son las principales causas, en orden de prevalencia: primero, falta de motivación por parte del clero a sus feligreses; segundo, presencia de cierta rigidez y monotonía en los ritos católicos, que no tienen alegría ni entusiasmo; tercero, alejamiento de la jerarquía de la realidad del católico común; y cuarto, un léxico incomprensible por parte de los sacerdotes y laicos comprometidos (que con frecuencia se ven un poco fanáticos).

 

Este estudio muestra realidades que invitan a hacer profundos análisis, imposibles de exponer en un artículo tan reducido en espacio; pero bien se alcanza a descubrir la entraña de este innegable desastre: la deserción —ya en masa— de muchos bautizados y la disminución de la eficacia apostólica de quienes creen que la Iglesia Católica es depositaria de la verdadera Fe.

 

En primer lugar, sorprende saber que las razones apuntadas para esta especie de apostasía dejan entrever la falta de testimonio que damos los católicos: cerca de un 97% de los encuestados tuvieron padres católicos que no vivían como tales (algunos, aunque conocían los principales postulados de nuestra Fe, no cumplían los mandamientos: vivían en unión libre o eran infieles a sus cónyuges o abortaban o usaban anticonceptivos, etc.).

 

Directamente relacionada con el antitestimonio, la incoherencia es otro de los resultados de la investigación que se llevó a cabo; el estribillo de los encuestados fue: «El cura predica pero no aplica» o «Piden humildad, pobreza, obediencia, castidad… pero no las viven».

 

Jesús, por ejemplo, dijo que la gente conocería si somos sus discípulos por el amor que nos demostremos unos a otros y, sin embargo, oímos críticas, sentimos envidias y recelos, nos obstinamos en el error…

 

Hay algo más: el defecto en la explicación de las verdades de la Fe es evidente: los feligreses no saben, por ejemplo, qué es la Eucaristía; creen que se trata de algo superficial, obligatorio («quién sabe por qué») y monótono.

 

Del mismo modo, casi toda la doctrina de la Iglesia es desconocida, aunque no siempre nominalmente: muchos conocen los «qué», pero no los «porqué» de cada dogma, de la moral, de la gracia, de la oración, de los sacramentos, de los mandamientos, de la economía de la salvación… Pero lo que menos conocen los católicos que se cansan y se van tras otras «luces» es la tríada fundamental de nuestra Fe: la creación, la Encarnación y la Redención.

 

Analizado sin la Fe, sin la Esperanza y sin el Amor, podríamos decir que, poco a poco, el éxodo seguirá creciendo hasta hacer desaparecer a la Iglesia; pero, por fortuna, tenemos esas 3 virtudes teologales que nos hacen decir: «A grandes desafíos, grandes respuestas».

 

De modo pues que es necesario hacer algo grande. Y debemos comenzar por el principio: estudiar nuestra Fe y vivirla, para ser testigos veraces, más con el ejemplo que con las palabras.

 

El segundo paso es ser hombres y mujeres de oración, una oración asidua y profunda que nos lleve a conocer y comprometernos con Cristo, quien siempre pide más. Ese Cristo nos llevará, como a los santos, como a los mártires, a desgastar la vida por su amor ofreciendo nuestras cruces (unidas a la de Él para que así tengan eficacia) por la salvación de las almas y para reparar la gloria que le hemos quitado.

 

Y, por último, a cumplir con el deber de bautizados: «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio» (Mc 16, 15), más con las obras que con las palabras.

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.