Hacia la unión con Dios

¿Quiénes son los Mormones?

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 14, 2008

Joseph Smith, originario de una familia metodista del estado de Vermont, Estados Unidos, ante el fenómeno de las múltiples denominaciones cristianas y diferentes «despertares» religiosos, se cuestiona acerca de la verdadera comunidad querida por Dios mismo. En una visión se le comunica que todas las sectas están equivocadas. Y en una segunda visión, el ángel Moroni le revela la existencia de unas tablas escondidas, en las que está encerrada la plenitud del evangelio eterno. En 1827 encuentra las planchas de oro escritas en un idioma llamado egipcio reformado, que traduce al inglés (traducción que debía hacerse con la ayuda de dos piedras que venían en el cofre junto con las tablas, llamadas Urim y Tummim) y publica en 1830 con el nombre de Libro de Mormón. Luego, las tablas son llevadas por el ángel al cielo.

Se afirma que uno de los últimos reyes nefitas, Mormón, dejó por escrito en tablas de oro las crónicas que siglos después el ángel Moroni haría descubrir al profeta Smith.

En abril de ese año queda constituida su iglesia. Después de un largo éxodo, debido a las persecuciones, se asientan definitivamente en Utah, donde fundan la ciudad de Salt Lake City, que desde 1847 será el centro religioso de la fe mormona.

En el Libro de Mormón, Smith afirma que «La grande y abominable iglesia [se refiere a la Iglesia Católica] por encima de todas las iglesias ha adulterado el Evangelio del Cordero en muchas de sus preciosas partes para pervertir los caminos del Señor». Por eso introdujo muchos cambios: en el Nuevo Testamento agregó 128 versículos y cambió otros 1.475, cambiando por completo el sentido de muchos capítulos. Además, los mormones afirman que el Papa es el anticristo.

Su doctrina defiende el bautismo de los muertos, los dos tipos de matrimonios: el terrestre y el celeste, la práctica de la iniciación, el rechazo de la fe trinitaria, la corporeidad de Dios Padre, la revelación progresiva, la eternidad del hombre antes de su nacimiento y su accesibilidad a la condición de dioses, el infierno no existe y se defiende la poligamia (Smith tuvo 27 esposas).

Tienen un gran sentido de familia y pretenden el monopolio de la verdad y plenitud del evangelio su exclusivismo vuelve inútil cualquier diálogo ecuménico. Son muy sobrios en su vida y costumbres, pagan el diezmo a la iglesia, y les están prohibidos el alcohol, el tabaco, el café y otros estimulantes.

 

Tomado del libro:

RAZONES DE NUESTRA FE. 1ª edición. Bogotá. Colombia. Ediciones San Pablo, 2003.

 

Este libro se puede adquirir en Editorial San Pablo, Colombia:

http://www.sanpablo.com.co/LIBROS.asp?CodIdioma=ESP

  

 

 

 

 

 

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.