Hacia la unión con Dios

¿Cómo se deben llamar: laicos o seglares?

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 28, 2008

Son muchas las dudas que existen, incluso en la legislación, en cuanto se refiere a la estructura de la Iglesia.

Hay dos maneras de dividir al Pueblo de Dios: según la constitución jerárquica de la Iglesia y según la condición de vida de sus miembros.

Según la constitución jerárquica de la Iglesia, los fieles se dividen en ministros sagrados o clérigos, por un lado y, por otro, los laicos.

Por voluntad de Cristo —y por consiguiente no por decisión o delegación de los hombres— existe en la Iglesia unos grados o categorías, llamados jerarquía, dotada de poder y misión recibidos de Cristo para: enseñar la doctrina, guardar la fe, gobernar la vida de la Iglesia, administrar los sacramentos y renovar el sacrificio de Cristo en la Cruz mediante la celebración de la Santa Misa. Es una participación del sacerdocio de Cristo; por eso se diferencia no sólo por el grado sino por su esencia.

El sacerdocio jerárquico es un poder sacramen­tal sobre el Cuerpo de Cristo, del que se origina el poder sobre la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo; es el poder de santificar, gobernar y enseñar a los fieles.

El sacerdo­cio jerárquico es participación de un poder de Dios, y sólo por un acto de Dios puede ser otorgarlo, a través del Sacramento del Orden, la ordenación.

Este Sacramento tiene tres grados: episcopado (obispos), presbiterado (presbíteros) y diaconado (diáconos). De estos tres grados, los dos primeros son sacerdotes, pero no el tercero, que constituye el grado inferior de la jerarquía y que sólo se destina a servicios relacionados con los otros dos grados.

Por contraste con los clérigos, el resto de los fieles han recibido, ya en los primeros siglos, el nombre de laicos.

En este sentido, el término laico significa el no clérigo. Laico no implica otra cosa que la ausencia de ordenación sagrada. Al no tener ningún elemento positivo de especificación, el laico en este sentido no forma ningún tipo específico de fiel, sino que equivale al que es fiel, sin otra circunstancia específica.

Ahora veamos la división según la condición de vida:

En los dos grupos descritos —clérigos y laicos— hay fieles que se obligan a cumplir de los consejos evangéli­cos de obediencia, pobreza y castidad, a través de una ceremonia que se llama la profesión. Y lo hacen mediante votos u otros vínculos sagrados, reconocidos y aprobados por la Iglesia, con los que se consagran a Dios según una ma­nera particular, contribuyendo así a la misión salvadora de la Iglesia.

Este estado no afecta a la estructura jerárquica de la Iglesia; pertenece a la vida y santidad de la mis­ma.

Aparece así la tripartición, según los tipos de fieles:

1) Los clérigos seculares, aquellos sacerdotes que se dedican a los asuntos de la Iglesia.

2) La vida consagrada, aquellos que hacen la profesión los consejos evangéli­cos, y que se caracterizan por la separación del mundo. Para evitar confusiones, en esta clasificación se prefiere usar el término: vida consagrada, en vez del anterior, menos amplio: religiosos.

3) Los seglares, que tienen como nota distintiva de su condición de vida la dedicación a los asuntos del siglo (seglar viene de siglo), es decir, a los asuntos temporales, terrenales.

También para evitar la confusión que se puede presentar al utilizar la palabra laico que, como se dijo más arriba es aquel fiel que no es clérigo, en esta tripartición se utiliza el término: seglar: aquel fiel que no es consagrado ni sacerdote secular.

En resumen, la bipartición —clérigos y laicos— tiene por criterio el sacramento del Orden y su fundamento es la constitución jerárquica; por su parte, la tripartición —clérigos seculares, vida consagrada y seglares— tiene por criterio la condición de vida y por fundamento la diversa posición jurídica del fiel respecto de la Iglesia y del mundo.

 

Si desea entender mejor estas divisiones de los fieles de la Iglesia, puede leer:

https://pablofranciscomaurino.wordpress.com/2008/09/28/como-esta-estructurado-el-pueblo-de-dios/

  

 

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.