Hacia la unión con Dios

Síntesis biográfica*

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 19, 2008

 

Pablo Danei Massari nació en Ovada, Italia, el 3 de enero de 1694; más tarde se trasladó a Castellazzo-Bormida, no lejos de su pueblo natal. Su madre le enseñó a encontrar en la Pasión de Cristo la fuerza para superar las pruebas. Enamorado de Jesús Crucificado desde su infancia, quiso que toda su vida fuera para Él. Durante una grave enfermedad, la visión del infierno lo horrorizó. Oyendo la predicación de un sacerdote, el Señor lo iluminó sobre el amor de Cristo Crucificado: fue el momento que él llamó su “conversión”.

Hacia 1715-1716, deseoso de servir a Cristo, se presentó en Venecia y se alistó en el ejército. Con mística de cruzado, quería luchar contra los turcos que amenazaban a la cristiandad de Europa. Mientras adoraba el Santísimo Sacramento en una iglesia, comprendió que no era aquella su vocación. Abandonó el camino militar, sirvió algunos meses en una familia y regresó a casa. Aunque un tío sacerdote le dejaba una herencia para que se casara, Pablo renunció.

Hacer memoria del Crucificado

Según un testimonio, una aparición de la Virgen María le permitió conocer el hábito, el emblema y el estilo de vida, que giraría siempre en torno a Jesús Crucificado. El obispo de Alejandría, monseñor Gattinara, previo el juicio de confesores prudentes, lo revistió del hábito de la Pasión el 22 de noviembre de 1720. Pasó 40 días en la sacristía de la iglesia de San Carlos, en Castellazzo. Sus experiencias y el estado de su espíritu durante aquella “cuarentena” se han conservado con el nombre de Diario Espiritual. Redactó además las Reglas de unos posibles compañeros, a quienes llamaba Los Pobres de Jesús. Su hermano Juan Bautista que lo visitaba, quiso asociársele, pero Pablo no aceptó por entonces.

Concluida la experiencia, el obispo lo autorizó a vivir en la ermita de San Esteban, de Castellazzo, y a realizar apostolado como laico. En el verano de 1721 viajó a Roma, con el deseo de obtener del Papa una audiencia, a fin le explicarle las luces recibidas sobre la fundación de una Congregación. Los oficiales del Quirinal, donde residía el Papa, no lo dejaron entrar, por parecerles un aventurero más.

El primer voto pasionista

Aceptó la humillación que lo configuraba más con Jesús Crucificado y, en la basílica de Santa María la Mayor, ante la Virgen “Salus Populi Romani”, hizo voto de consagrar se a promover la memoria de la Pasión de Jesucristo.

De regreso a su pueblo se detuvo un poco en Orbetello, en la ermita de la Anunciación, de Monte Argentario. En Castellazzo se le asoció su hermano Juan Bautista y se fueron a hacer vida eremítica en Monte Argentario. Después, invitados por monseñor Pignatelli, estuvieron en la ermita de Nuestra Señora de la Cadena, en Gaeta.

Monseñor Cavallieri los recibió un tiempo en Troia, y volvieron a Gaeta, pero esta vez fueron al santuario de la Virgen de la Civita, en Itri. Fracasaban una y otra vez los intentos de fundar una comunidad. Viajaron a Roma. En el hospital de San Gallicano atendieron a los tiñosos, mientras estudiaban Teología. Para ser predicadores de la Pasión les aconsejaron acceder al sacerdocio. El Papa los saludó en el monte Celio, junto a la iglesia llamada La Navicella, los ordenó y les permitió oralmente fundar en Monte Argentario. Los dos hermanos abandonaron Roma para marchar a Monte Argentario.

Predicar la Pasión de Cristo

Iniciaron su apostolado entre pescadores, leñadores, pastores, etc. Se les asociaron compañeros, entre ellos su hermano Antonio, y sacerdotes bien preparados. Los obispos recurrían a ellos a fin de dar misiones a los pueblos. Cuando en la zona se declaró la guerra de los Presidios, Pablo ejercía su ministerio en ambos bandos, y en los dos era bien recibido.
El primer convento, dedicado a la Presentación se inauguró en 1737. Pablo presentó en Roma las Reglas para el instituto naciente. Después de algunas mitigaciones, pues eran muy exigentes, Benedicto XIV las aprobó en 1741.

El Fundador fue contemporáneo de apóstoles como san Leonardo de Puerto Mauricio, al que saludó en una ocasión y san Alfonso María de Ligorio, al que no conoció. Como a ellos, el amor a Jesús Crucificado lo impulsaba al servicio apostólico de las misiones.

El 11 de junio de 1747 emitió la Profesión, empezó a usar el apellido de la Cruz y se colocó el emblema pasionista. Desde entonces fue siempre el superior general, pero no dejó de predicar ni de escribir cartas como director espiritual. El Instituto tropezó con alguna oposición dentro de un sector de la Iglesia, y la fundación de varios conventos se suspendió hasta que una comisión pontificia dictaminó en favor de los Pasionistas.

Trató siempre de mantener el espíritu de soledad, pobreza y oración, con los consejos y con el ejemplo de su hermano Juan Bautista. Cuando éste murió en 1765. Pablo se sintió como huérfano.

Religiosas pasionistas

Una campesina, Lucía Burlini, le habló de las Palomas del Calvario, símbolo de unas almas con el mismo espíritu contemplativo que los religiosos. Aunque Pablo tardó casi cuarenta años en realizar esta idea, en 1771 nacieron las Pasionistas de clausura en Corneto, Tarquinia. Al frente puso a María Crucificada Constantini, benedictina, que con permiso de Clemente XIV pasó al nuevo monasterio.

Después de la supresión de la Compañía de Jesús, Clemente XIV trasladó a los Padres de la Misión, que ocupaban la casa y la basílica del monte Celio, la de los Santos Juan y Pablo, a la iglesia de San Andrés del Quirinal, y se la concedió a Pablo de la Cruz. En ella, a dos pasos del Coliseo, vivió los últimos años de su vida; allí recibió las visitas de Clemente XIV, en 1774, y de Pío VI, en 1775. Y allí falleció unos meses más tarde. Sus reliquias se conservan en la capilla que se inauguró en 1880.

  

 

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.