Hacia la unión con Dios

Las pruebas

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 14, 2008

Es muy fácil hacer oración o cualquier acto de piedad, cuando estamos ayudados por el sentimiento, cuando sentimos gusto. Acertamos si afirmamos que es una prueba que nos está poniendo cuando Dios nos quita estos estímulos, que lo que está procurando es que empecemos a recorrer el camino normal en la vida espiritual.

Al comienzo, en realidad, vivimos la vida espiritual porque nos gusta o para sentirnos bien, es decir, por egoísmo (un egoísmo velado, escondido, porque parece amor), pero no estamos pensando en amar (servir) a Dios, sino en complacernos a nosotros mismos.

Después, si avanzamos en la vida espiritual, ya no lo hacemos por nosotros sino por Él: para complacerlo; y ahí es cuando comienza el amor auténtico: aunque estemos sin ganas, sin alicientes, sin estímulos, hacemos todo lo que lo complace, buscando solamente servirlo, tenerlo contento, aunque por dentro no estemos sintiendo gusto; es decir, por primera vez lo estamos haciendo por amor.

Es una sentencia sapientísima afirmar que el amor comienza cuando nos cuesta.

Y eso fue lo que hizo santos a quienes veneramos como tales: se olvidaron de sí mismos, y se dedicaron a amar a Dios y a sus hermanos. De san Pablo de la Cruz se cuenta, por ejemplo, que mientras servía de consuelo a tantos a través de su dirección espiritual, él estaba desolado, sin consuelos, sin fervor en la oración, sin alicientes, en una cruz dolorosísima que le duró más de cuarenta y ocho años… Por ello fue llamado el príncipe de los desolados. Y eso lo santificó.

Por esto mismo coinciden en afirmar, tanto los grandes maestros de la vida interior como los buenos directores espirituales, que la persona que pasa por estas pruebas —incluso pruebas de fe— no se está alejando de Dios, sino que por el contrario se está acercando Él, a través del único camino que conduce al amor, a la felicidad auténtica: el camino de la sequedad espiritual, del desierto interior, de la falta de fervor en la oración; es decir, del camino ordinario hacia la unión con Dios.

Si esa persona acude a su director espiritual angustiada, él le dice que le parece maravilloso que el Señor haya permitido esta prueba, porque quiere decir que la está preparando para elevarla a la siguiente etapa espiritual.

Cuando el Espíritu Santo quiere llevar a la santidad a alguien, permite que el demonio lo tiente con dudas de fe: empieza a pensar que no existe la vida eterna, duda del amor de Dios o de su existencia… Y Dios lo permite porque sabe que si es capaz de seguir diciendo que quiere creer, a pesar de estar con esas dudas, a pesar de la falta de evidencia, se llenará de méritos, se purificará, saldrá del estado de los principiantes y entrará en el siguiente: el de los aprovechados en la vida espiritual.

Es duro pasar por esta etapa, pero el premio es maravilloso; vale la pena. ¡Si supiéramos con cuánto amor está esperando el Señor que superemos la prueba!

Así pues que, si el lector está pasando por esta noche oscura, ¡ánimo!: ¡a recorrer este camino con la certeza absoluta de la cercanía del Dios invisible!

   

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.