Hacia la unión con Dios

¿De espaldas a quién?

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 26, 2009

Después de de leer y escuchar a varias personas acerca de la misa que el Santo Padre celebró “de espaldas al pueblo”, hubo gran inquietud, especialmente entre quienes menos conocen la historia de este tema litúrgico.

Para abordar el tema, es necesario dejar claros varios conceptos:

Primero, los del entonces Cardenal Joseph Ratzinger, en el documento La fiesta de la fe:

·        Que no hay mandato explícito del Concilio para celebrar cara al pueblo; que a eso se llegó por una especie de reacción entusiasta a la decadencia litúrgica.

·        Que, al celebrar cara al pueblo para hacer notar más lo comunitario de la celebración, existe el peligro de que la comunidad se convierta en un círculo cerrado, que no perciba la dinámica trinitaria, que es la que otorga la grandeza a la Eucaristía.

·        Que la comunidad no dialoga consigo misma, sino que va colectivamente al encuentro del Señor.

·        Que la Eucaristía celebrada cara a Dios es un volverse tanto el sacerdote como el pueblo hacia un acto común de adoración trinitaria.

·        Que el sacerdote y el pueblo no se deberían mirar mutuamente, sino mirar juntos a Aquél que ha sido traspasado.

Además, el hecho de que el sacerdote y el pueblo miren en la misma dirección pone de relieve que el sacerdote hace parte de la comunidad orante, se solidariza con ella y así los dos dirigen a Dios la plegaria.

Ahora nos podemos preguntar si tenía razón un sacerdote que en 1970 afirmaba que al celebrar cara al pueblo se celebraría de espaldas a Dios. ¿No es eso lo que hemos hecho estos ya casi cuarenta años?

     

   

 

 

Sorry, the comment form is closed at this time.