Hacia la unión con Dios

Huyendo de la Cruz

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 15, 2009

Ya han pasado dos milenios y las cosas parecen seguir igual:

En la época de Jesucristo todos lo seguían para beneficiarse de Él: para que les hiciera milagros o para consolarse con sus palabras… Hoy se llenan los estadios cuando se hacen congresos se sanación o cuando se hacen congresos de alabanza, a veces no tanto para alabar a Dios sino, como dicen, para vivir una «experiencia linda que me llegó al corazón».

En la época de Jesucristo, Él les hizo el reproche a los que lo seguían: «En verdad les digo: Ustedes me buscan, no porque han visto a través de los signos, sino porque han comido pan hasta saciarse» (Jn 6, 26b). Suena dolorosa la voz de Jesús; parece que se entristece al ver que la gente lo busca por puro interés. Y hoy todavía hay muchos que siguen buscando a Jesús para que les solucione los problemas, mientras que muy pocos se ocupan en amarlo desinteresadamente.

Toda la gente, los discípulos y los apóstoles lo siguieron durante los tres años de su vida pública… Y es que «la gente estaba admirada de cómo enseñaba, porque lo hacía con autoridad y no como sus maestros de la Ley» (Mt 7, 28-29). Podemos repetir con san Pedro: «¿A quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna».

Pero, ¿vamos a Él porque sus palabras nos consuelan, porque Él tiene algo que nos sirve? O, por el contrario, ¿vamos tras Él para ponernos a su disposición, para trabajar por su Reino y su Justicia? Contestar estas dos preguntas también nos responderá si lo que nos mueve es el afán de servirlo o servirnos de Él. ¿Acaso seguirlo no es imitarlo?: «Sepan que el Hijo del Hombre no ha venido para ser servido, sino para servir (Mc 10, 45a).

Después de seguirlo durante tres años, maravillados, ¡todos lo abandonaron!, porque llegó la hora de la Cruz. Hoy también muchos cristianos se detienen al ver que Jesús sale para el Monte de los Olivos, porque allí será prendido, golpeado brutalmente, ultrajado, vejado, escarnecido, humillado; y, después, azotado, coronado de espinas, clavado en la Cruz…

Es lo que le pasa a la gente que es invitada por Jesús a compartir su Cruz: una enfermedad, un descalabro económico, un problema familiar, la muerte de un ser querido… Parecen decir: «Yo hasta aquí llego, Jesús; desde ahora, arréglatelas Tú solo.» Y eso significa que eran seguidores de Jesús en los momentos buenos pero, a la hora de demostrar su amor, a la hora de sufrir por la salvación de las almas, a la hora de corredimir, a la hora de hacer suyas las penas de su Amado…, ya no son cristianos…

Y Jesús sigue muy solo, colgado en la Cruz entre el Cielo y la tierra —ya van dos milenios—, esperando que alguno o alguna lo ame hasta el final, como lo han hecho los mártires.

 

Del libro:

El que quiera venir en pos de Mí…’, 1ª edición. Bogotá. Colombia. Ediciones San Pablo, 2010.

 

Este libro lo puede conseguir en:

http://sanpablo.co/red-de-librerias

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.