Hacia la unión con Dios

Archive for 30 junio 2009

Ciclo B, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Posted by pablofranciscomaurino en junio 30, 2009

El hombre perdido es rescatado por Dios

Alianza, compromiso. Estas palabras dicen muy poco a los seres humanos de nuestros días; parecen aludir a los procesos de paz…

Pero se trata de lo mejor que le pudo haber ocurrido al ser humano: caído como estaba por el pecado, destinado al infierno, marcado por el fracaso total; es el mismo Dios quien hace una alianza para redimirlo: fue la que Dios hizo a través de Moisés, como nos lo narra hoy la primera lectura: Moisés tomó la mitad de la sangre y la echó en vasijas; con la otra mitad roció el altar. Después tomó el libro de la Alianza y lo leyó en presencia del pueblo. Respondieron: «Obedeceremos al Señor y haremos todo lo que Él pide». Entonces Moisés tomó la sangre con la que roció el pueblo, diciendo: «Esta es la sangre de la Alianza que el Señor ha hecho con ustedes, conforme a todos estos compromisos.»

Pero esa alianza solo era una figura de la que Dios haría a través de Cristo que, como el Sumo Sacerdote que nos consigue los nuevos dones de Dios, entra en un santuario no creado y, con su propia Sangre, consigue de una sola vez nuestra liberación definitiva.

Por eso Cristo es el mediador de un nuevo testamento o alianza. Por su muerte fueron redimidas las faltas cometidas, y desde entonces la promesa se cumple en los que Dios llama para la herencia eterna: ¡nosotros!

Y esa promesa se cumple en la Misa de cada día:

Durante la comida Jesús tomó pan, y después de pronunciar la bendición, lo partió y se lo dio diciendo: «Tomen; esto es mi cuerpo». Tomó luego una copa, y después de dar gracias se la entregó; y todos bebieron de ella. Y les dijo: «Esto es mi sangre, la sangre de la Alianza, que será derramada por muchos».

Esta es la razón de ser de la solemnidad de hoy, en la que festejamos nuestra liberación, en la que el Cuerpo santísimo de Cristo es destrozado por amor a sus hijos, los hombres, y su santísima Sangre paga nuestros pecados.

¿No vale la pena celebrar este portentoso hecho?

Anuncios

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Ciclo B, Santísima Trinidad

Posted by pablofranciscomaurino en junio 30, 2009

Un Dios cercano

 

Siempre que se habla de la Santísima Trinidad todos se acuerdan de la palabra misterio; y así es, efectivamente: el misterio más grande de nuestra fe. Leemos hoy en el Deuteronomio: ¿Hubo jamás una cosa tan extraordinaria como ésta? ¿Se ha oído cosa semejante?

Pero no siempre nos acordamos de que ese Dios es Padre. En la segunda lectura san Pablo nos lo dice claramente: no recibimos un espíritu de esclavos, sino el de los hijos, que nos permite gritar: ¡Papá! El Espíritu asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

Y tampoco recordamos que Jesús nos dijo: «Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia». Este Dios vive entre nosotros.

Así pues, podemos verificar que el Dios Uno y Trino —Padre, Hijo y Espíritu Santo— es un Dios cercano. Es más: vive en nosotros. La Santísima Trinidad reside en lo que san Juan de la Cruz llamó la sustancia del alma, es decir, nuestro espíritu.

Por eso, Jesús les dijo a los discípulos: «Me ha sido dada toda autoridad en el Cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado». Esta realidad es conocida desde hace mucho tiempo como la inhabitación trinitaria: desde que fuimos bautizados Dios mora en nosotros.

Si permanecemos limpios, sin pecado, la Santísima Trinidad seguirá allí, dentro de nosotros, ayudándonos a ser santos, esto es: a ser felices. Si nos dejamos guiar por ella, si le permitimos que gobierne cada vez más nuestra vida, crecerá más y más en nuestro interior, hasta divinizarnos, hacer de nosotros hombres y mujeres perfectos, según su querer. Pero si pecamos, reduciremos su actuar en nosotros; y si lo hacemos gravemente, la echaremos de nuestras vidas, cometiendo el peor error que podamos cometer.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, Santísima Trinidad

Ciclo B, domingo de Pentecostés

Posted by pablofranciscomaurino en junio 9, 2009

Una fuerza descomunal

 

Estaban todos los apóstoles reunidos cuando, de repente, vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo…

La violencia que expresa en esta narración, en el lenguaje moderno, podría ser presagio de un suceso aterrador, algo demoledor, devastador.

Pero lo que hoy puede suceder es precisamente lo contrario: que el Espíritu Santo descienda sobre cada uno de nosotros, y penetre en el alma, para invadirnos de un amor inmenso, infinito, que es la mayor fuerza del cosmos: una fuerza unitiva tal, que lo cohesione todo, hasta hacerlo parecer uno.

Si recibiéramos con las debidas disposiciones esta fuerza sobrenatural —la más poderosa de todas—, inmediatamente quedaríamos fusionados al Dios–Amor: recibiríamos todo el impacto de su fuerza, sin podernos resistir a ella, pues experimentaríamos toda la felicidad que hemos estado anhelando toda la vida.

Y, como si fuera poco, esa fuerza nos llevaría a romper todos los obstáculos que ponemos para vivir el amor entre nosotros, aquí en la tierra. Quedaríamos con tal avidez de amar a nuestros semejantes, que nada ni nadie podría echar abajo. Comenzaríamos a vivir el ideal que Cristo vino a traer a la tierra: que cada uno de nosotros dedique su vida a trabajar por la felicidad de los demás, sin esperar nada a cambio; olvidándose de sí mismo.

Así constituiríamos la Nueva Jerusalén, la Jerusalén del amor: todos en un solo cuerpo. Haríamos realidad lo que hoy dice san Pablo: Hemos sido bautizados en el único Espíritu para que formemos un solo cuerpo.

Y recibiríamos su primer fruto: la paz que recibieron los apóstoles; cuando Jesús se puso de pie en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!»

Y después, si fallamos, el perdón: «A quienes perdonen los pecados les serán perdonados». ¿Qué más queremos?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, domingo de Pentecostés

Jesús habla a su Padre en Getsemaní*

Posted by pablofranciscomaurino en junio 2, 2009

Obedecerte y amar a la Madre que me escogiste es ser tu Hijo y suyo; en el relicario de su vientre recibí esta Carne suya, de que se vistió tu Palabra. La Sangre de mis venas dádiva fue de sus purísimas entrañas.

Oh, Padre todopoderoso, ¿Ella ha de ver esta Humanidad, que recibí de Ella misma, llenando de venganza a los judíos?, ¿hecha escándalo de las gentes?, ¿acobardando el amor de mis discípulos?, ¿no solo desconocida, sino rasgada y tan copiosamente cruenta?

Yo, Hijo tuyo, ¿seré el martirio de mi Madre?

Yo, crucificado en la Cruz, ¿la crucificaré en Mí?

¿Expiaré los pecados delante de sus ojos sabiendo que, amándome más que todas las madres a sus hijos, no podrá morir de dolor, ya que mi muerte —que solo es para dar vida— ni siquiera por la lástima que produce puede dar la muerte?

¿Me oirá clamar a ti, que eres mi Padre, que por qué me desamparaste, siendo que ella no me desamparará?

¿Me obligará la ternura a llamarla “mujer”, para que esa piadosa sequedad mitigue el sentimiento doloroso que produciría decir el nombre de mi Madre?

¿Cambiaré con las palabras al hijo, y con el discípulo querido a mi Madre, para que en esta sustitución se alivie un poco la pena?

¿Correrán igualmente lágrimas de sus ojos y Sangre de mis venas?

¿Me verá con la hiel en los labios Ella, la paloma sin hiel, y tendrá esa hiel en su corazón?, ¿no beberé yo, y la beberá Ella?

Más larga ha sido la pasión de mi Madre que la mía: no ha tenido gozo en que no padezca… La Madre que escogiste para que me engrandase hombre, después de haber padecido por Mí tantas pasiones como días, ¿padecerá en Mí estos días de mi Pasión?

Como Dios, bien sé que esto debe ocurrir; pero como Hijo siento pena que haya de ser así. Más tormentos padezco en saber que me los verá padecer mi Madre por Ella misma, que con ellos.

Yo te doy gracias porque decretaste que siendo Dios bajara a ser hombre de tal criatura, criatura que como hombre —siendo Dios— me acongojo de dejar, aunque sólo serán tres días.

 

Francisco de Quevedo

Posted in La Cruz | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en Jesús habla a su Padre en Getsemaní*

Ciclo B, Ascensión del Señor

Posted by pablofranciscomaurino en junio 2, 2009

¿Para qué subió Jesús?

 

“Subiendo a la altura, repartió dones a los hombres.” Eso fue lo que lo hizo subir: poder repartir regalos a los miembros de la Iglesia: Dios dispuso que unos fueran apóstoles; otros, profetas; otros, evangelizadores; otros, pastores y maestros, etc.

Y, ¿qué pretendía con ello? Que hubiera una adecuada organización de los miembros de la Iglesia, en las funciones del servicio, pues todos pertenecemos a un cuerpo: somos el Cuerpo místico de Cristo.

Por eso debemos ayudarnos los unos a los otros con los dones que cada uno recibió, para que todos crezcamos espiritualmente, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la plena madurez de Cristo, a la felicidad personal y social, a la santidad individual y gremial.

Él sube, podríamos decir, para poder organizar la Iglesia desde allá. Porque no se trataba sólo de cumplir la misión de Jesús: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se niegue a creer se condenará.» Había que organizase.

De hecho, Jesús se presentó a ellos después de su pasión, y les dio numerosas pruebas de que vivía. Durante cuarenta días se dejó ver por ellos y les habló del Reino de Dios. En una ocasión en que estaba reunido con ellos les dijo que no se alejaran de Jerusalén y que esperaran lo que el Padre había prometido. «Ya les hablé al respecto, les dijo: Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días.»

Después, los apóstoles salieron a predicar en todos los lugares, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba el mensaje con los milagros que los acompañaban. Y se fueron organizando, dirigidos por el Espíritu Santo, hasta conformar la Iglesia que conocemos hoy: con una cabeza invisible —Cristo—, una visible —el Santo Padre—, toda la jerarquía y el pueblo fiel, obediente a la jerarquía, caminando hacia la unión con Dios, hacia la felicidad eterna.

 

   

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, Ascensión del Señor