Hacia la unión con Dios

Para estar en la gloria eterna

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 20, 2009

¿Qué dice la Biblia acerca de la gloria del Cielo? ¿Quién se salvará? En la carta a los romanos está la respuesta:

«Porque te salvarás si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos.» (Rm 10, 9)

La fe es la que nos salva. Pero esa fe se demuestra con hechos:

Un hombre joven se le acercó y le dijo: «Maestro, ¿qué es lo bueno que debo hacer para conseguir la vida eterna?» Jesús contestó: […] «si quieres entrar en la vida, cumple los mandamien­tos.» (Mt 19, 16-17)

Está claro, pues, que hay que cumplir los mandamientos para entrar en el Cielo. Al cumplirlos, demostramos que tenemos fe. Lo mismo ocurre con la obras de misericordia: las viviremos solo si tenemos fe. Y así sucede con las demás enseñanzas y ejemplos de Cristo: amar a los enemigos, poner la otra mejilla, hacer la Voluntad de Dios, etc., etc., etc.

Pero, además, la fe se tiene que probar:

«Si el oro debe ser probado pasando por el fuego, y es sólo cosa pasajera, con mayor razón la fe de ustedes, que vale mucho más. Esta prueba les merecerá alabanza, honor y gloria el día en que se manifieste Cristo Jesús.» (1P 1, 7)

Dice el texto que pasar la prueba de la fe nos merecerá la alabanza, el honor y la gloria, es decir, el Cielo prometido.

Y, ¡en qué consiste esa prueba? Es un sufrimiento que nos amolda, nos afirma, nos hace fuertes, para poder llegar a ese lugar definitivo: la gloria eterna. Nos lo explica claramente Pedro, en su primera carta:

«Dios, de quien procede toda gracia, los ha llamado en Cristo para que compartan su gloria eterna, y ahora deja que sufran por un tiempo con el fin de amoldarlos, afirmarlos, hacerlos fuertes y ponerlos en su lugar definitivo.» (1P 5, 10)

Entonces, ¿es necesario sufrir para acceder a la gloria? Sí. Pablo es todavía más explícito, más categórico:

«Si hemos sufrido con Él, estaremos con Él también en la Gloria.» (Rm 8, 17c)

Sufrir con Él; ese fue el camino que recorrió Cristo y, por lo tanto, el que debemos recorrer sus seguidores, los cristianos.

 

Del libro:

El que quiera venir en pos de Mí…’, 1ª edición. Bogotá. Colombia. Ediciones San Pablo, 2010.

 

Este libro lo puede conseguir en:

http://sanpablo.co/red-de-librerias

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.