Hacia la unión con Dios

El catolicismo, ¿garante de la felicidad?

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 26, 2009

Más del 90% de los latinos son católicos. Y más de ese mismo porcentaje viven con estrés. Esta realidad percibida por los psicólogos y los psiquiatras de las clases socioeconómicas que pueden acceder a ellos es evidente en las cantinas, en las tiendas de esquina, en los campos de tejo, en los altos índices de riñas y muertes que suceden en esos lugares, en las inmensas ganancias de las empresas que producen la cerveza y el aguardiente…

En la guía espiritual de las almas también se nota una incidencia cada vez mayor de estrés, tanto que ya se pide que la acción pastoral y el Sacramento de la Reconciliación se circunscriban a su realidad, sin pisar el terreno de la psicología.

Son muchas las preguntas que surgen ante esta realidad: ¿Acaso la Iglesia fundada por Cristo no es la respuesta para el hombre de hoy? Si la religión Católica es la verdadera, ¿qué está sucediendo? ¿Es —tal vez— que no vivimos bien el cristianismo?…

De las respuestas a estas preguntas depende la estabilidad individual y eclesial. No podemos dejarlas sin respuestas despreocupadamente. Es imprescindible analizar con profundidad y valentía la situación: ¿De qué nos sirve ser católicos si estamos en condición similar a la de los demás?

Al estudiar las vidas de los santos nos encontramos con algo común a todos: la persuasión de que esta vida es pasajera, de que (como dice la canción) la meta no está en esta tierra, es un cielo que está más allá. Y estar persuadido es tener la convicción, es tener por veraz y cierta una cosa que ya ni la razón puede negar.

Desde el Antiguo Testamento se ve esa persuasión en el segundo de los hermanos Macabeos, quien dijo en su suplicio: «Asesino, nos quitas la presente vida, pero el Rey del mundo nos resucitará. Nos dará una vida eterna a nosotros que morimos por sus leyes»; parecidas fueron las palabras del cuarto de ellos: «Más vale morir a manos de los hombres y aguardar las promesas de Dios que nos resucitará; tú, en cambio, no tendrás parte en la resurrección para la vida.»; luego, la madre de todos anima al menor, el último que le quedaba: «No temas a ese verdugo, sino que, haciéndote digno de tus hermanos, recibe la muerte para que vuelva yo a encontrarte con tus hermanos en el tiempo de la misericordia.»

También en el Nuevo Testamento se puede descubrir esa convicción en muchas de las palabras del mismo Jesucristo; convicción que llevó a los mártires de estos dos últimos milenios a sufrir con valentía y sin perder la paz, hasta dar la vida por amor a Dios. Son ya innumerables esos testimonios de quienes no amaron tanto su vida terrestre cuanto la futura y definitiva, junto a ese Dios que colmará todas sus ansias de bondad, de belleza, de sabiduría y de amor.

Nosotros, los católicos de hoy y de estas latitudes, ¿hasta dónde somos capaces de llegar?  ¿seguiremos ese mismo camino o no somos tan valientes o, mejor, no estamos tan convencidos como los mártires? Esta es la prueba de oro del católico.

¿Qué estamos dispuestos a perder por amor a Cristo? ¿la salud? ¿los seres queridos? ¿la honra? (¡cuánto nos excusamos a veces!) ¿los bienes que poseemos? (¡cómo nos quejamos!) ¿nuestros caprichos? (¿cuántas veces nos molestamos cuando nos impiden realizar las cosas como queremos?) ¿las habilidades que tenemos?…

La lista es bastante grande, interminable. Cada lector puede hacer su propio examen de conciencia. Y decidir qué hacer: o amar a Dios con toda el alma, con todo el corazón y con todas las fuerzas y poner toda la confianza en Él, o vivir con estrés, como un pagano.

Sorry, the comment form is closed at this time.