Hacia la unión con Dios

Ciclo C, VI domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 22, 2010

El cristianismo, una paradoja

 

Muchas mujeres y hombres no cristianos han quedado impresionados por el pasaje del «sermón de la montaña».

Por un lado, les sorprende que se les diga que los valores que conocen, como los «éxitos» o los «triunfos», el enriquecimiento material, el lograr ganar premios (medallas, galardones, placas conmemorativas, etc.) de carácter científico, artístico, humanístico, político, cultural y hasta social, son pasajeros y poco significativos. Y por otra parte, quedan atónitos al saber que los pobres, los que tienen hambre, los que lloran, los que son odiados, excluidos, insultados… recibirán una gran recompensa en el Cielo.

¿Quién es que dice todas estas cosas? Dios, el creador de todo, quien todo lo sabe. Y dio ejemplo con su vida: desde el primer instante de su encarnación se sometió a todas las miserias de la naturaleza humana. Pasó toda clase de sufrimientos, desde niño sintió el frío, el hambre, el dolor, el cansancio, el peso del trabajo, de la persecución, de la pobreza. El amor lo hizo escoger una vida oscura, como un pobre obrero. ¡Cuántos días, después de haber soportado una jornada de rudo trabajo, apenas tenían por la noche, Él, María y José, lo necesario para el sustento! Después, renunciando a los cuidados de su Madre, se dedicó a dar a conocer a su Padre, a hacer el bien a los cuerpos y a las almas…

Y, ¿cómo iba a morir?… ¿Rodeado de sus discípulos?… ¿Aclamado como bienhechor?… No. El que venía a derramar amor fue víctima del odio. El que venía a dar libertad a los hombres, fue preso, maltratado, calumniado. El que venía a traerles la paz es blanco de la guerra más encarnizada.

Pobre, despreciado, despojado de todo… ¡Y fue el que triunfó sobre la muerte! ¡El mayor triunfo que puede lograr un ser humano: la Vida eterna!

¿No es verdad que, aunque no logremos llevar a cabo las demás metas, esta es la única que vale la pena conseguir?

Es que el cristianismo  es una paradoja.

Sorry, the comment form is closed at this time.