Hacia la unión con Dios

El sufrimiento y la muerte

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 27, 2010

¿CONDICIÓN NATURAL DEL HOMBRE O CONSECUENCIA DEL PECADO ORIGINAL?

 

¿Cuál es la posición oficial de la Iglesia Católica?

El Catecismo de la Iglesia Católica, al tratar el tema del estado original del ser humano (antes del pecado original), es específico y claro al respecto:

Nº 376: Mientras permaneciese en la intimidad divina, el hombre no debía ni morir (Gn 2,16-17; 3, 19) ni sufrir (Gn 3, 16).

Esta doctrina está en las Sagradas Escrituras, como lo demuestran las citas bíblicas anotadas por el mismo nº 376 del Catecismo:

Y Dios impuso al hombre este mandamiento: “De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás.”  (Gn 2,16-17)

Nº 400: la consecuencia explícitamente anunciada para el caso de desobediencia (cf. Gn 2, 17), se realizará: el hombre “volverá al polvo del que fue formado” (Gn 3,19). La muerte hace su entrada en la historia de la humanidad. (cf. Rm 5,12).

Y es tras el pecado original, cuando la Palabra de Dios habla de la muerte como castigo:

 “Como por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron…” (Rm 5,12).

Volvamos al Catecismo:

Nº 403: Siguiendo a S. Pablo, la Iglesia ha enseñado siempre que la inmensa miseria que oprime a los hombres y su inclinación al mal y la muerte no son comprensibles sin su conexión con el pecado de Adán

Nº 405: Es la privación de la santidad y de la justicia originales, pero la naturaleza humana no está totalmente corrompida: está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte.

El siguiente número del Catecismo es contundente:

Nº 1008: La muerte es consecuencia del pecado. Intérprete auténtico de las afirmaciones de la Sagrada Escritura (cf. Gn 2, 17; 3, 3; 3, 19; Sb 1, 13; Rm 5, 12; 6, 23) y de la Tradición, el Magisterio de la Iglesia enseña que la muerte entró en el mundo a causa del pecado del hombre (cf. DS 1511). Aunque el hombre poseyera una naturaleza mortal, Dios lo destinaba a no morir. Por tanto, la muerte fue contraria a los designios de Dios Creador, y entró en el mundo como consecuencia del pecado (cf. Sb 2, 23-24). “La muerte temporal de la cual el hombre se habría liberado si no hubiera pecado” (GS 18),

Como se ve en las citas de este número del Catecismo, no solo esta doctrina está en la Biblia, sino que la Iglesia se ha pronunciado específicamente respecto de la muerte como consecuencia del pecado.

Tampoco antes existía el dolor, como lo cita el nº 376:

A la mujer le dijo: “Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos.” (Gn 3, 16)

Y cuando el Catecismo habla del enfermo ante Dios, afirma:

Nº 1502: Israel experimenta que la enfermedad, de una manera misteriosa, se vincula al pecado.

Desde el punto de vista lógico, era evidente: ¿Se puede concebir a un Dios que hiciera al hombre sufriente, propenso a la enfermedad y mortal? No sería infinitamente misericordioso, ni siquiera bueno; y por lo tanto no sería Dios.

Se ha enseñado, por otra parte, que el hombre sufre y muere porque no es Dios. ¿Acaso toda criatura debe sufrir y morir? ¿Sufren y mueren otras criaturas, como los ángeles? ¿Sufren las plantas que son también criaturas?

Y, en el caso del ser humano, no solamente no se creó con la idea de que sufriera y muriera sino que, por el contrario, fue hecho santo, para hacerse como Dios:

Nº 398: El hombre, constituido en un estado de santidad, estaba destinado a ser plenamente “divinizado” por Dios en la gloria. Por la seducción del diablo quiso “ser como Dios.” (cf. Gn 3, 5)

Nº 399: Adán y Eva pierden inmediatamente la gracia de la santidad original (cf. Rm 3,23).

Tampoco debemos afirmar que la enfermedad es producida por el desgaste natural del organismo. Los médicos saben que todas las enfermedades tienes otras etiologías (causas u orígenes); saben que el desgaste del organismo puede facilitarlas pero no producirlas.

¿Acaso no se enferman también los niños?

Sorry, the comment form is closed at this time.