Hacia la unión con Dios

Letanías de la humildad*

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 20, 2010

Oh, Jesús, manso y humilde corazón,                            acógeme

Del deseo de ser estimado,                                                 líbrame, Jesús
Del deseo de ser amado,                                                      líbrame, Jesús
Del deseo de ser buscado,                                                   líbrame, Jesús
Del deseo de ser honrado,                                                  líbrame, Jesús
Del deseo de ser loado,                                                        líbrame, Jesús
Del deseo de ser preferido,                                                líbrame, Jesús
Del deseo de ser consultado,                                             líbrame, Jesús
Del deseo de ser aprobado,                                                líbrame, Jesús

Del temor de ser humillado,                                              líbrame, Jesús
Del temor de ser despreciado,                                          líbrame, Jesús
Del temor de ser refutado,                                                 líbrame, Jesús
Del temor de ser calumniado,                                           líbrame, Jesús
Del temor de ser olvidado,                                                 líbrame, Jesús
Del temor de ser burlado,                                                   líbrame, Jesús
Del temor de ser abandonado,                                          líbrame, Jesús

Que otros sean en todo preferidos y yo sea pospuesto, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

Que otros sean más amados que yo, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

Que otros crezcan para el mundo y yo disminuya, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

Que otros sean loados y yo sea olvidado, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

Que otros sean amados y yo abandonado, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

Que otros sean consolados y yo sufra sólo contigo, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

Que otros sean más santos que yo con tal de que yo sea lo que tú quieres, dame la gracia de quererlo, Oh Jesús

El conocimiento de mi nada,                                                                   concédeme oh Jesús
La perpetúa memoria de mis pecados,                                                concédeme, oh Jesús
El aborrecimiento de toda vanidad,                                                      concédeme, oh Jesús
La pura intención de servir a Dios,                                                       concédeme, oh Jesús
La perfecta sumisión al querer de Dios,                                              concédeme, oh Jesús
El verdadero espíritu de compunción,                                                 concédeme, oh Jesús
La obediencia sin reserva a los superiores,                                        concédeme, oh Jesús
El odio santo de toda envidia y celos,                                                    concédeme, oh Jesús
La rapidez en el perdón de las ofensas,                                                concédeme, oh Jesús
La prudencia de callar las cosas de otras personas,                        concédeme, oh Jesús
La paz y la caridad con todos,                                                                  concédeme, oh Jesús
La ardiente llama del desprecio y de las humillaciones y de ser
tratado como tú y la gracia de acoger esto santamente,                concédeme, oh Jesús

Oh, María Reina Madre, maestra de la humildad,                           ruega por mí

Oración: Oh Dios, que resistes a los soberbios y das la gracia a los humildes, concédeme la virtud de la verdadera humildad, de quien tu Unigénito se mostró fiel; que, a ejemplo suyo, no provoque tu indignación exaltando mi orgullo, más bien sometiéndome humildemente pueda recibir los dones de tu gracia. Así sea

.

Sorry, the comment form is closed at this time.