Hacia la unión con Dios

Ciclo A, IV domingo del Tiempo Ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 7, 2011

La paradoja cristiana

 

Hoy, los medios de comunicación nos dicen qué creer, por cuáles cosas luchar, cómo debemos portarnos para hallar la felicidad… Esto ha formado una gran cantidad de esclavos. Esclavos del placer, del tener, del poder, de la fama… Y la experiencia nos ha mostrado que ninguno de esos caminos hace feliz a nadie.

En cambio, bastaría ver a un buen católico para descubrir la esencia de la felicidad verdadera. Un buen católico es el que vive las palabras de Jesús:

Feliz el que tiene el espíritu del pobre, porque de él es el Reino de los Cielos. Espíritu de pobre es no confiar en el dinero, ni en sus habilidades, ni en sus influencias… Es confiar sólo en Dios. ¿Quién podrá contra él?

Feliz el que llora, porque recibirá un consuelo infinito: el Amor de Dios.

Feliz el paciente, porque recibirá la tierra en herencia.

Feliz el que tiene hambre y sed de justicia, porque será saciado.

Feliz el compasivo, porque obtendrá misericordia.

Feliz el de corazón limpio, porque verá a Dios.

Feliz el que trabaja por la paz, porque será reconocido como hijo de Dios. ¡Hijo, no esclavo!; posee toda la dignidad de un hijo de Dios.

Feliz el que es perseguido por causa del bien, porque de él es el Reino de los Cielos.

Felices nosotros, cuando por nuestro amor a Dios y a los hombres nos insulten, nos persigan y nos levanten toda clase de calumnias. Alegrémonos y estemos contentos, porque será grande la recompensa que recibiremos en el Cielo, porque bien sabemos que así persiguieron a los profetas que vivieron antes de nosotros y fueron felices.

Es que lo que importa no es esta vida pasajera; lo que es verdaderamente primordial es ser felices eternamente: no por unos cuantos días, meses o años, como nos lo ofrecen los medios de comunicación y las costumbres de hoy.

¡Fuimos hechos para la eternidad!

Sorry, the comment form is closed at this time.