Hacia la unión con Dios

Ciclo A, IV domingo de Cuaresma

Posted by pablofranciscomaurino en abril 11, 2011

La ceguera

Los hombres vemos las apariencias, pero Dios ve el corazón. Así eligió Dios a David, de cuya descendencia nacería Jesús, el Redentor esperado por los judíos: aunque nadie esperaba que él fuera el elegido, Dios se fijó en su corazón.

Y es del corazón de donde salen los actos de los que tienen la facultad de la vista, de los que tienen luz: bondad, justicia y verdad, como nos dice hoy san Pablo.

Pero también del corazón nacen los actos de la ceguera o de la oscuridad: la soberbia, la codicia, la ira, la envidia, la gula, la lujuria y la pereza.

Si en otro tiempo éramos tinieblas, y ahora somos luz en el Señor, ¿buscamos lo que agrada al Señor? ¿O tomamos parte en las obras de las tinieblas, donde no hay nada que cosechar?

Y, si vemos esas obras oscuras, ¿las denunciamos?

Despertemos, no durmamos más, levantémonos de entre los muertos, y la luz de Cristo brillará sobre nosotros.

No sigamos ciegos, con esa ceguera —peor que la física— que nos hace preguntarnos siempre que vemos a los enfermos o a los que les va mal: «¿Quién habrá pecado: ellos o sus padres?».

Nos creemos buenos; y nos creemos con muy buena vista y con la autoridad para decir quién obra bien y quién no. Decimos que vemos, y esa es la prueba de nuestro pecado.

El ciego del Evangelio fue, se lavó y, cuando volvió, veía claramente con los ojos del cuerpo. Pero comenzó a ver con los ojos del alma cuando dijo: «Creo, Señor», y se arrodilló ante Jesús.

¿Vemos con los ojos del alma a todos los que, después de vivir mal, creen ahora en Jesús y lo adoran? ¿O los criticamos? ¡Cómo se enjuicia a todos los que se portaron mal en el pasado y quieren ahora iniciar una nueva vida, una vida de bondad, de verdad! No los dejan en paz. ¿Qué dirá Jesús de esta actitud?

Esa es una obra de la oscuridad, de la ceguera. Seamos luz para todos.

Sorry, the comment form is closed at this time.