Hacia la unión con Dios

Ciclo A, V domingo de Cuaresma

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 2, 2011

Está vivo, ¡resucitó!

Nadie lo podía creer, pero ahí estaba el muerto: tenía las manos y los pies atados con vendas y la cabeza cubierta con un velo. Así se comenzaron a cumplir las palabras del Señor: «Voy a abrir las tumbas de ustedes, oh pueblo mío, haré que se levanten de sus tumbas […] Entonces, cuando haya abierto sus tumbas y los haya hecho levantarse, sabrán que yo soy el Señor. Pondré en ustedes mi Espíritu y vivirán. –Palabra del Señor.»

Es que la verdadera muerte no es lo que creemos los hombres: es la imposibilidad de ganar la dicha eterna en el Cielo, estar en el pecado, vivir sin la gracia de Dios. Todo eso es muerte: sin esperanza, sin ilusión, sin vida de fe; sin tener presente la existencia verdadera de la Santísima Trinidad, de Santa María Virgen, de los ángeles, de los santos, de los que se limpian sus pecados en el purgatorio…

Y de los demonios, que buscan por todos los medios que muramos una y otra vez a la vida sobrenatural, que vivamos según la carne: que nos ocupemos exclusivamente del placer, del tener, del poder o de la fama…, y así nos olvidemos de lo que Dios tiene preparado a los que lo aman.

Esta muerte es peor que la separación del alma y el cuerpo: es muerte en vida, y es eterna, si no resucitamos a través de la confesión de nuestros pecados. ¡Esa reconciliación con Dios es la resurrección que, más que la de Lázaro, nos lleva a la verdadera Vida: ya no estamos en la carne, sino que vivimos en el espíritu, pues el Espíritu de Dios habita en nosotros! Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos está en nosotros, el mismo que resucitó a Jesús de entre los muertos dará también vida a nuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que habita en nosotros.

Morir es, pues, tener pecados mortales. Enfermarnos es tener pecados veniales. Y para ambos hay remedio: la resurrección del Sacramento de la Reconciliación y el arrepentimiento sincero, junto con el inicio de una nueva vida: Vida de Dios, vida para Dios.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.