Hacia la unión con Dios

¿TE GUSTARÍA SER PASIONISTA SEGLAR?

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 31, 2011

1f

Como en el tiempo de Jesucristo, hoy también son multitudes las que lo siguen: quienes lo buscan únicamente por los milagros, quienes lo siguen para escuchar su Palabra y hallar consuelo en ella…

Pero, también como en el tiempo de Jesucristo, hoy casi todos huyen de Él cuando se dirige hacia la Cruz… Efectivamente, después de la institución de la Eucaristía, Jesús se levanta y se encamina al Huerto de los Olivos para iniciar su dolorosísima Pasión, con su Corazón traspasado de amor por nosotros, y nos pide, como antaño, que lo acompañemos:

También Jesús decía a toda la gente: «Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y que me siga. » (Lc 9, 23)

«¿Negarse uno mismo? ¿Cargar con la cruz?» —se preguntan asombrados—; y le vuelven la espalda a Jesús.

Y la huida de la Cruz lleva ya veinte siglos…

Pero, así como María y Juan —el adolescente puro y por lo tanto valiente—, algunos (pocos en relación con el montón) son capaces de seguir a Cristo hasta el final: los mártires —proclamados y no proclamados—, aquellos que se han ofrecido como víctimas por la salvación de las almas y para reparar la gloria de Dios ofendida por nuestros pecados; estos son los que aman verdaderamente a Jesucristo, estos son los que están dispuestos a amar con el Amor de Dios, estos son los que están impresionados porque Jesús dio la vida por ellos, y desean dar la vida por Jesús.

¡Ya basta de templos llenos de feligreses que piden y piden y piden…; ahora comienza la era de los que ofrecen su vida para trabajar por el Reino de Dios y su Justicia (cf. Mt 6, 33)! ¡Ya basta de criaturas que desean que el Creador sea su servidor; ahora comienza la era de los que han venido a servir y no a ser servidos (cf. Mc 10, 43), como pidió Jesús: «hagan como el Hijo del Hombre, que no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida» (Mt 20, 28)! ¡Ya basta de cristianos de segunda categoría! ¡Comienza la era de los que aman de verdad a Dios sobre todas las cosas!

Hace un poco más de tres siglos nació un hombre que comprendió el abismo infinito del Amor de Dios, y quiso participar —lo hizo durante más de 50 años— de la Pasión, la Cruz, la Muerte y la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo: se llamaba Pablo Francisco Danei, y la Iglesia lo conoció como san Pablo de la Cruz.

Por inspiración divina, fundó la Congregación de la Pasión de Jesucristo, que está constituida por sacerdotes, religiosas y religiosos que meditan, viven y predican la Pasión del Hijo de Dios.

Pero su apostolado llega a muchos seglares que, inspirados en las lágrimas y el ejemplo de la vida del fundador y el de sus seguidores, les nace la profunda aspiración de acompañar a Jesús hasta las últimas consecuencias. Logran participar así místicamente de su Cruz, entrando en el misterio del amor doloroso, del dolor amoroso, con el que inician un proceso de purificación de sus apegos para amar totalmente a Dios, con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas (cf. Dt 6, 5), hasta vivir y morir por Él, si es necesario.

Sin embargo, si se mira la historia y el momento presente, es muy pobre la respuesta de la humanidad a la inmolación amorosa de Jesús: millones de almas lo desconocen e ignoran lo que Él hizo por ellas; aun entre los bautizados la ignorancia es impresionante; y hay sacerdotes que también huyen de la Cruz… Esta verdad apremia a los que aman a Dios de una manera tal que, llevados por ese Amor, están dispuestos a los sacrificios más grandes para cambiar el curso de los acontecimientos. Se dicen a sí mismos que si el sacrificio de Cristo en la Cruz abrió de nuevo las puertas del Cielo a los hombres, cualquier sacrificio unido al de Cristo será eficaz para propagar esa Buena Noticia y hacer cambiar los corazones de los hombres.

Pero, ¿qué pueden hacer los seglares?

Mucho. Su vida personal, familiar, laboral y social puede estar empapada de la eficacia de la Cruz de Cristo: es en esa vida ordinaria donde encuentran a Jesús, donde pueden amarlo cumpliendo cabalmente sus obligaciones de hijos de Dios, de esposos, de padres, de hermanos, de ciudadanos, de empleados o patronos, de amigos y miembros de una comunidad… Ahí, en su vida cotidiana, asoma, a veces, la Cruz de Cristo: es Jesús, que busca quién lo ayude a salvar almas, quién complete en su carne los sufrimientos de Cristo: «Ahora me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes, pues así completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo para bien de su cuerpo, que es la Iglesia. (Col 1, 24)

Y, ¿cómo vivir esto?

¿Qué tal siguiendo la espiritualidad de los Pasionistas? ¿Qué tal consagrándote a meditar la Pasión de Jesús?

Incontables seglares lo han hecho durante estos ya casi tres siglos: santa Gemma Galgani, Lucia Burlini, Ines Gracci y otros muchos (conocidos y desconocidos) consiguieron la perfección cristiana viviendo la espiritualidad pasionista en medio del mundo, sin actos jurídicos, sin pertenecer oficialmente a una cofradía o tercera orden, pues san Pablo de la Cruz no fundó sino la Congregación de la Pasión de Jesucristo (masculina) y las Religiosas de la Pasión de Jesucristo (de clausura).

Se trata de un acto estrictamente espiritual, en el que la persona se consagra voluntariamente a meditar con asiduidad la Pasión de Jesús, y a ponerse en disposición para que el Espíritu Santo la ayude a experimentarla místicamente, como la vivió en su alma nuestra Santísima Madre Inmaculada, la Virgen de Dolores y, finalmente, a predicarla con su ejemplo y, en la medida de lo posible, con la palabra.

Además, le ofrece a Dios todos sus trabajos, penas y oraciones por la santidad y el fruto apostólico de los y las pasionistas de todo el mundo.

He aquí la autorización oficial de la Congregación:

AUTORIZACIÓN DE LA CONGREGACÓN

Continúa, si lo deseas, leyendo el siguiente artículo:

COMPROMISOS DE LOS PASIONISTAS SEGLARES

Sorry, the comment form is closed at this time.