Hacia la unión con Dios

¿Qué es la vida?

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 10, 2012

 

Esa pregunta tan profunda, que solemos hacer al comienzo de la adolescencia, no siempre queda contestada.

Con el paso de los años, esa cuestión permanece viva en algunos, ya casi desesperanzados.

Otros la han respondido con sus cabezas, pero no con sus vidas: sus afirmaciones quizá asentadas en el estudio y en la meditación son teóricas, pero no hay coherencia entre sus actos y la finalidad que dicen haber dado a sus vidas, ejemplo patente de lo cual son algunos cristianos que viven en forma acomodadiza su religión, llegando a negar principios fundamentales de su Fe.

Pero también hay quienes no tienen Fe. O quienes la tienen débil. Son aquellos a los que se les pregunta acerca de sus creencias y las enumeran con decisión y firmeza, pero les acaece algún evento negativo en sus vidas, como la muerte de un ser querido, y dicen con un dejo de desilusión y de abulia: “La vida es un misterio…”

Estos últimos olvidaron que hace dos mil años vino el mismo Dios a decirnos lo que son la vida presente y la que nos espera:

Que hay un Padre que nos creó y que creó todo el universo para nuestro provecho. Que somos criaturas suyas y que nos ama como nadie puede amarnos, ya que Él es perfecto. Que cada ser inanimado o animado es una pequeñísima expresión de su ser. Que cada cosa bella es una muestra minúscula de lo que es Él: que está representada en un mineral, en una planta o en un animal…

Se puede deducir, entonces, que la vida es una experiencia maravillosa, porque podemos  ir descubriendo lo que nos dio y que es para nuestro bienestar: el aire, el agua, la lluvia, el sol, los alimentos, los vegetales, los animales tan variados… Cosas todas redescubiertas y tan valoradas hace siete siglos por san Francisco.

Y al volver la vista sobre los seres humanos, con quienes compartimos esta vida, los podemos hallar todos tan diferentes… tantas formas de ser, tantos modos de pensar, tantos “mundos” interiores por descubrir… Sus aptitudes, todas tan variadas, que hacen de este mundo una orquesta en la que cada uno puede tocar su instrumento para producir la armonía en el cosmos: unos en las artes, otros en la literatura, las ciencias, la religión, filosofía y demás humanidades, la tecnología, el comercio, la educación, las comunicaciones, la medicina, la construcción, el transporte… en fin, miles y miles de ocupaciones que pueden hacer progresar técnica, científica, cultural y espiritualmente a la especie humana… Concebidos así, no hay trabajos de segunda categoría (¿qué haría un director de orquesta sin uno de sus músicos?), y la vida se convierte en una aventura fascinante.

Como si todo esto fuera poco, está lo que aprendimos de niños: conocer, amar y servir a Dios. La aventura de mayor alcance para el ser humano, trascender, está al alcance de todos: tenemos la facultad para abrir los ojos del espíritu y, con ellos, ver las cosas invisibles: los ángeles, los santos, la Virgen, ¡Dios! Comunicarse con Él a través de la oración, paladear algo de su belleza, de su bondad, de su perfección; y, aunque no lleguemos nunca a comprenderlo del todo, conocerlo, y admirarnos y asombrarnos con su deslumbrante ser…

Además, están la Redención y la Revelación: los hombres, que habíamos pecado al transgredir las leyes del Creador, tenemos la dicha de saber que vino su Hijo a pagar nuestra culpa y a enseñarnos el único camino que puede hacernos felices: el amor verdadero.

Y, como si esto no fuera suficiente, nos hizo sus hijos adoptivos, ¡podemos llamarlo “Padre”! Un Padre que sabe de nuestros sufrimientos, de nuestras penas, de nuestras ansias… (y que sabe más, y que por eso a veces las permite). Así el católico vive sereno, en paz, por su Fe.

Y —esto ya es el colmo— se quedó con nosotros para acompañarnos hasta el fin de los siglos, en forma de… ¡comida espiritual! Comida que nos da fuerza para llegar a la meta.

Sí. Hay más todavía: hay una meta que será la plenitud del amor, el cielo, la posesión eterna y completa de Dios, único que puede saciar las ansias de felicidad que tenemos. Así el cristiano vive con alegría, por su Esperanza.

Y al llegar a disfrutar de la plenitud del Amor (con mayúscula) será eternamente feliz, finalidad intrínseca de todos los seres humanos. Por su Caridad.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.