Hacia la unión con Dios

Archive for 26 noviembre 2012

Ciclo C, I domingo de Adviento

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 26, 2012

Quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad

Iniciamos hoy el tiempo de Adviento, recordando ambas venidas de Jesús: la primera —lleno de misericordia— para pagar nuestros pecados; la segunda —lleno de justicia— para dar a cada uno lo que le corresponda, después de habernos dado infinidad de oportunidades para enmendarnos.

Por eso, conviene que revisemos nuestra conducta de modo que, cuando Jesús nuestro Señor vuelva acompañado de todos sus santos, nos presentemos santos e irreprensibles ante Dios, nuestro Padre, como lo recomienda san Pablo, en su carta a los Tesalonicenses.

Él mismo nos dice qué y cómo debemos pedir: Que el Señor nos colme y nos haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, y que así nos fortalezca internamente. Asimismo, nos ruega y exhorta: «han aprendido de nosotros cómo proceder para agradar a Dios; pues procedan así y sigan adelante. Ya conocen las instrucciones que les dimos, en nombre del Señor Jesús.»

Y, ¿cuáles son esas instrucciones? Las mismas que nos hace Jesús: «Tengan cuidado: no se les embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se les eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estén siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manténganse en pie ante el Hijo del hombre.»

Porque «habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.»

Cuando empiece a suceder esto, como lo dice Jesús, habrá algunos que se levantarán, alzarán la cabeza y se darán cuenta de que se acerca su liberación: se salvarán y vivirán tranquilos. ¿Estaremos entre ellos?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, I domingo de Adviento

Ciclo B, Cristo Rey

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 19, 2012

La verdad que nos libera

Testigo es la persona que da testimonio de algo o lo atestigua, o quien tiene directo y verdadero conocimiento de algo.

Jesús, en el Evangelio de hoy, le dijo eso a Pilato, precisamente: «Para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad». Él es, pues, el único que posee directo y verdadero conocimiento de la verdad.

Él, es, por consiguiente, quien nos puede guiar a la posesión total de esa verdad que tanto ha inquietado a nuestras almas; efectivamente, todo ser humano se pregunta quién es, de dónde viene, que vino a hacer en esta tierra…, y mil cosas más: por qué existe el sufrimiento, por qué hay personas que tienen tantos bienes y otros no, por qué unos se enferman y otros no, etc.

Pero ese conocimiento de la verdad es producto de su esencia: Él es Dios; y es el Rey: « Yo soy rey. […] Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí».

Y esto lo proclama el libro de Daniel: «Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.»

Y, ¿por qué es Rey? La respuesta está en el Apocalipsis: «Jesucristo es el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos, el príncipe de los reyes de la tierra. Aquel que nos amó, nos ha librado de nuestros pecados por su Sangre. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén. Miren: Él viene en las nubes. Todo ojo lo verá; también los que lo atravesaron. Todos los pueblos de la tierra se lamentarán por su causa. Sí. Amén. Dice el Señor Dios: “Yo soy el Alfa y la Omega, el que es, el que era y el que viene, el Todopoderoso”.»

Y ha convertido a algunos en un reino y los ha hecho sacerdotes de su Padre.

¿A quiénes? Él mismo responde: «Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

Si escuchamos su voz, somos de la verdad; ¡la que nos hará libres!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, Cristo Rey

Ciclo B, XXXIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 12, 2012

¿Premio o castigo?

 

Pocas veces pensamos en las postrimerías del hombre: nuestro juicio, el Cielo, el Infierno y el Purgatorio.

Al final del año litúrgico, la Iglesia nos pone de presente estas ineludibles realidades, para que pensemos en ellas. Nos estamos preparando para lo que pueda pasar, para lo eventual: tenemos seguro médico, seguro de accidentes, seguro para proteger el carro o la casa de un robo, seguro de estudios, seguro de incendio, seguro de terremoto, en fin, seguro para todo. Y nada de eso es seguro: no es seguro que nos enfermemos, que tengamos un accidente, que nos estrellemos en nuestro carro o que nos roben…

Pero la preparación para lo que sabemos con certeza que sí va a ocurrir —la muerte y lo que venga después de la muerte— la hemos dejado en el olvido, porque creemos que la muerte es una posibilidad o una opción, no una realidad ineludible.

Habrá premio y habrá castigo: el profeta Daniel nos lo dice hoy: muchos se despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el horror eterno. Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos.

Jesús, como lo dice hoy la Carta a los Hebreos, ha ofrecido por los pecados un solo sacrificio, y presentó a los hombres el camino de la salvación. Quienes se acojan a su bondad, y aprovechen ese sacrificio, mediante una sola oblación serán llevados a la perfección para siempre: serán santificados.

Y, ¿cómo debemos acogernos a su bondad?

Cumpliendo los mandamientos, aprovechando los Sacramentos y haciendo oración. Solo quienes hagan esto serán los elegidos que se congregarán desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte. Y serán eternamente felices.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXXIII domingo del tiempo ordinario

¿Cambio litúrgico?

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 2, 2012

 

¿Qué está ocurriendo con la Liturgia? Hace poco quedó claro que nunca se abolió la Eucaristía en latín; el Papa volvió a celebrar la Misa unido a la Asamblea, cara a Dios; ya salió la nueva edición del Misal, con varios cambios, entre ellos el de la fórmula de la consagración: “que será entregado por vosotros y por muchos”; el Arzobispo Albert Malcolm Ranjith, Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, afirmó que recibir la comunión en la mano debilita la devoción al Santísimo, que esta costumbre fue introducida “de manera abusiva y precipitada” y, en todos estos casos, se ha enfatizado que el Concilio Vaticano II nunca legitimó esos cambios.

Prueba de este viraje es la Instrucción Redemptionis Sacramentum, sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía, de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Esta Instrucción fue preparada por mandato del Sumo Pontífice Juan Pablo II por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en colaboración con la Congregación para la Doctrina de la Fe. El mismo Pontífice la aprobó el año 2004, disponiendo que sea publicada y observada por todos aquellos a quienes corresponde.

A pesar de que el numeral 183 de esta Instrucción afirma: “Es una tarea gravísima para todos y cada uno”, al observar celebrar a los sacerdotes, se comprueba con tristeza que son muchas las recomendaciones de esta Instrucción que todavía no se siguen.

La delicadeza es un distintivo del amor verdadero. El alma que ama a Dios busca hacer siempre su voluntad; además, quiere mostrarle todo el amor que le profesa, expresándoselo tanto en las cosas grandes como en las pequeñas: “El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho; y el que en lo poco es infiel también es infiel en lo mucho.” (Lc 16, 10).

Esta obediencia nos llevará a comprender mejor las celebraciones litúrgicas terrenales que son, como la describió en el siglo VI el Pseudo Dionisio Areopagita, figura de la Liturgia  celestial.

Y desde allá, desde el Cielo, la Jerarquía celeste contemplará cada vez más complacida a la Jerarquía terrestre —la eclesiástica— celebrar la adoración, glorificación, bendición, honra, alabanza, agradecimiento y amor que, como criaturas, le debemos a Dios: con la alteza, la delicadeza, el respeto, la gravedad, la compostura, la galanura y la elegancia que corresponden a la majestad del Creador, Señor y Dueño del universo.

 

Posted in Liturgia | Etiquetado: , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Cambio litúrgico?