Hacia la unión con Dios

Ciclo C, XX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 12, 2013

Renunciar al gozo inmediato

 

Son tantos y tantas los que van tras los gozos inmediatos, que se pierden del premio mayor, del mejor de todos los gozos: la felicidad eterna. Es que lo que se consigue rápido, aunque sea pasajero, fugaz, atrae mucho más…

Por el contrario, Jesucristo, el paradigma del hombre, el hombre perfecto, el más feliz de los seres humanos, dijo: «Tengo que pasar por un bautismo, y ¡que angustia hasta que se cumpla!» En el lenguaje bíblico «bautismo» significaba un sufrimiento atroz, hasta la muerte. Y la angustia de Jesús obedecía, no al miedo, sino al deseo de que se cumpliera su ideal, la causa por la que Él dio su vida: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo!»

Él inició un incendio en el mundo: un incendio de amor: «Ámense los unos a los otros como Yo los he amado»…

Por eso, san Pablo nos cuenta que: «Jesús, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, despreciando la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios».

Asimismo, los grandes hombres de la historia de la humanidad, aquellos que dejaron una huella en la tierra, quienes aportaron algo a la especie humana para su mejor desarrollo, tuvieron que pasar también por un «bautismo», pues ningún ideal se hace realidad sin sacrificios.

Y eso fue lo que le pasó a los profetas, como nos cuenta hoy la primera lectura de Jeremías: lo arrojaron en el aljibe de Malaquías, donde no había agua, sino lodo, y Jeremías se hundió en el lodo. Y eso fue lo que le pasó a los mártires cristianos y a todos los santos. Pero después de su «bautismo» consiguieron el premio mayor. Oigamos a uno de ellos, san Pablo, que se gloría de ser visto y oído por muchos:

«Una nube enorme de testigos nos rodea: por tanto, quitémonos lo que nos estorba y el pecado que nos ata, y corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesucristo. ¡No se cansen ni pierdan el ánimo!»

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.