Hacia la unión con Dios

Archive for 23 octubre 2013

Ciclo B, XXX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 23, 2013

Recobra la vista y síguelo

 

En el salmo 38 se nos dice: «El ser humano no es más que un soplo; y el hombre se afana por un soplo».

Esta es la mirada cristiana de la vida que han enseñado los santos: «Esta vida es un instante, es humo», decía santa Teresita del Niño Jesús. Y santa Teresa de Jesús: «Esta vida es apenas una mala noche en una mala posada». Recordemos siempre —metámonoslo en la cabeza— que esta vida es pasajera.

A veces se nos olvida que en esta vida estamos de paso: que vamos hacia la realidad, pues vivimos en una especie de representación de la realidad, como lo dice san Pablo, el Apóstol: «La representación de este mundo pasa».

La realidad es precisamente lo que no vemos: la Santísima Trinidad, la Virgen Madre de Dios, toda la jerarquía celeste (los serafines, los querubines, los tronos, las dominaciones, los principados, las virtudes, las potestades, los arcángeles, los ángeles), los santos…, la luz, la Vida, ¡el reino del amor! Lo que vemos, lo que tocamos, lo que sentimos, es solo apariencia…

Ante esa ceguera, deberíamos gritar como el ciego Bartimeo del Evangelio de hoy: «Jesús, ten compasión de mí; que pueda ver ».

Si pedimos esto gritando, con confianza y constancia, descubriremos que como cristianos debemos distinguirnos de los ateos, cuyas preocupaciones son la salud, el dinero, el trabajo, el bienestar, el aprecio de los demás, los viajes, el placer, la imagen, etc. A nosotros esas cosas nos serán indiferentes, porque pondremos nuestra esperanza en la dicha eterna. Ni siquiera nos preocuparemos por la muerte, porque sabremos que es el modo de llegar a la felicidad auténtica.

Entonces podremos gritar, con el profeta Jeremías: ¡El Señor me ha salvado de la ceguera espiritual, me guía entre consuelos; me lleva a torrentes de agua, por un camino llano en el que no tropezaré. Sera un padre para mí, seré su primogénito!

Y nos sucederá lo que a Bartimeo: comenzaremos a ver el mundo espiritual, y empezaremos a seguir a Jesús de verdad.

Anuncios

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXX domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, XXIX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 23, 2013

El primer puesto

 

Jesús les explicó a los apóstoles que el principal puesto en el Reino de Cielo será para quienes sean capaces de sufrir por ese Reino, como Él, que cumplió la profecía de Isaías que leemos hoy:

«El Señor quiso aplastarlo con el sufrimiento. Mi Servidor justo justificará a muchos y cargará sobre sí las faltas de ellos.»

Efectivamente, en la carta a los Hebreos se nos dice que Jesús, el Hijo de Dios, es el Sumo Sacerdote que sufrió y que, por eso, después penetró en el Cielo.

Y, ¿cómo vamos a ser capaces de sufrir así?

El autor de esa misma carta nos contesta: primero, «permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe» y segundo, «vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno.» En otras palabras: vivir de la fe, con la ayuda de la gracia.

El primer paso, entonces, consiste en creer en Jesús y en todo los que nos enseña la Iglesia fundada por Él. El segundo es conseguir esa fuerza espiritual, la gracia, que nos hará capaces de cumplir la misión que nos puso a cada uno de nosotros, pues nosotros no lo lograríamos con nuestras propias fuerzas.

Esa gracia se consigue pidiéndola continuamente a Dios y recibiendo con frecuencia los Sacramentos: Eucaristía y Reconciliación.

Pero, además de esos dos medios —fe y gracia—, es necesario asumir una nueva actitud de vida: la humildad.

Santiago y Juan querían ser los primeros; y por eso los otros diez se indignaron. Santiago y Juan tenían soberbia; y los otros también.

Por eso Jesús los corrigió: «el que quiera llegar a ser grande entre ustedes, será el servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes, será esclavo de todos», porque ni yo mismo he venido a ser servido sino a servir.

La humildad, pues, es necesaria para conseguir el mejor puesto en el Cielo. ¡Y vale la pena, porque ese puesto será vitalicio, eterno!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXIX domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, XXVIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 22, 2013

La pregunta más importante

 

La filosofía, que busca establecer, entre otras cosas, el sentido del vivir y el obrar humano, no ha sido suficiente para establecer el camino a la felicidad. Mucho menos han servido las otras ciencias o la tecnología… Solo Dios, nuestro creador, puede satisfacer el anhelo ferviente que hay en nuestro ser: la eterna felicidad.

Así lo entendió el hombre que corrió hacia Jesucristo y, arrodillándose, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?».

Es que Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, es la Sabiduría encarnada; en Él encontramos todas las respuestas a las preguntas que tenemos sobre nosotros, nuestro origen, nuestra esencia, la finalidad de nuestra vida y nuestro destino y, además, sobre nuestro Creador y sus planes sobre nosotros.

En el libro de la Sabiduría se nos muestra en forma de figura —como en sombras— a ese Jesucristo; efectivamente, habla así:

Preferí la Sabiduría a los cetros y a los tronos, y tuve por nada las riquezas en comparación con ella. No la igualé a la piedra más preciosa, porque todo el oro, comparado con ella, es un poco de arena; y la plata, a su lado, será considerada como barro. La amé más que a la salud y a la hermosura, y la quise más que a la luz del día, porque su resplandor no tiene ocaso. Junto con ella me vinieron todos los bienes, y ella tenía en sus manos una riqueza incalculable.

Y la Sabiduría infinita, eterna, le enseñó a aquel hombre los dos secretos para alcanzar la auténtica felicidad eterna: primero, cumplir los mandamientos; y segundo, desapegarse del dinero.

Hasta aquí llegó la sagacidad que mostró inicialmente este hombre, pues se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.

Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil es para los ricos —los que están apegados al dinero— entrar en el Reino de Dios!».

En cambio, a quienes aceptan el reto, la Sabiduría les asegura aquí, en esta tierra, el ciento por uno; ¡y la Vida eterna en el mundo futuro!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXVIII domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, XII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 22, 2013

Criterios humanos

Cuando el Señor le respondió desde la tempestad, como nos lo cuenta la primera lectura, Job quedó pasmado por la sabiduría y el poder de Dios: Él fue quien, entre otros portentos que hizo, encerró al mar, y le dijo: «Llegarás hasta aquí y no pasarás; aquí se quebrará la soberbia de tus olas».

Pero a nosotros, los seres humanos —que tanto nos guiamos con nuestros propios criterios—, se nos olvida con frecuencia la grandeza divina.

Por eso, Él mismo viene hoy a nosotros y nos la recuerda: estando en una barca, con los apóstoles, se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo (criterios divinos). Lo despertaron y le dijeron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?» (criterios humanos).

Para ayudarnos a cambiar nuestros criterios y hacerlos como los suyos, nos dice: «¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?».

Es más: ¿Qué criterios nos guían en cada circunstancia? Si usamos criterios humanos, nos sobrevendrá fácilmente el estrés, los miedos, los temores, las preocupaciones, las angustias… En cambio, si creemos realmente en el amor que Dios tiene por sus criaturas, nos abandonaremos totalmente en Él, en su amor: dejaremos que guíe nuestras vidas.

Y podremos firmar lo que escribió san Pablo en la segunda lectura de hoy: El amor de Cristo nos alegra, al considerar que uno solo murió por todos. Él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos (con criterios humanos), sino para Aquel que murió por amor a ellos (con criterios divinos).

De ahora en adelante, como nos lo enseña hoy san Pablo, ya no juzguemos a nadie con criterios humanos —como la crítica, la envidia, la murmuración—; veámoslos como otros hijos de Dios, hermanos nuestros que se equivocan, como nosotros.

Es que el que vive en Cristo es una nueva criatura.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XII domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, X domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 22, 2013

Un nuevo parentesco

«Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.» Esta frase de Jesús cambia todo: se acaba la era material, se inicia la espiritual; se inicia el cristianismo, acaba el judaísmo; cesan los signos, Dios está verdaderamente presente; ya no hay sombras, se evidencia la realidad; el nuevo parentesco espiritual se alza por encima del material.

Y todo este cambio lo produce Dios en nuestras vidas, para devolvernos las capacidades que teníamos antes del pecado original, como nos lo narra la primera lectura. Efectivamente, lo que ocurrió en el Paraíso, cuando el ser humano representado en Adán y Eva decidió volverse contra Dios, causó un daño en nuestras habilidades: desde entonces nos queda difícil percibir las realidades espirituales, como que nos limitamos a ver únicamente lo material…

Por eso, en la segunda lectura, san Pablo nos recuerda que por el Bautismo los cristianos ya no ponemos nuestra atención en las cosas visibles, sino en las invisibles; pues las cosas visibles son pasajeras, mas las invisibles son eternas.

Y, cuando escribe que «no ponemos nuestra atención en las cosas visibles», lo que quiere es destacar qué es lo que realmente nos importa más: los mundanos se fijan (fijan su atención) en las cosas que se ven, mientras que los espirituales contemplan lo invisible, lo que dura, lo que vale la pena.

Asimismo, habla de lo que nosotros consideramos «nuestra casa». Dice: sabemos que si esta tienda, que es nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios: una morada eterna, no hecha por mano humana, que está en los Cielos. El cristiano, pues, concentra su atención en la vida eterna.

Pero la actitud de Cristo provoca en sus parientes y en todos los demás la idea de que estaba loco, pues decían: «Está fuera de sí.»

Y, nosotros, ¿consideramos también locura este nuevo orden de ideas? O, por el contrario, ¿nos interesamos y vivimos —como Él y sus discípulos— en el mundo espiritual?, ¿nos alegramos al oír decir que estamos tan locos como Jesús?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, X domingo del tiempo ordinario

¿Casados o solteros?

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 19, 2013

Signo

El hombre es el complemento de la mujer y esta el de aquel. Eso es lo que significa sexualidad: sección, parcialidad, mitad en busca de otra mitad, es decir, complemento: el hombre y la mujer se complementan en el plano biológico, en el plano psicológico y en el plano espiritual. Toda relación entre un hombre y una mujer tiene ese carácter sexual.

Pero la persona histórica, la concreta (no la metafísica), jamás encontrará otra que le sirva de complemento total. Sólo Dios puede llenar el corazón del hombre. Es el único que puede complementarlo.

El matrimonio es, en este contexto, el amor de uno por otra (o viceversa) porque ella (o él) es la imagen de Dios.

Adorar a una mujer, por ejemplo, es idolatría. El camino apropiado es amar y adorar a Dios en la imagen de la esposa; o amar y adorar a Dios en la imagen del esposo.

En cambio, la virginidad cristiana, como tal, no necesita del signo (sacramento) del matrimonio. Dios se convierte en el(la) esposo(a) del ser personal. La virginidad alcanza la realidad directamente.

De este modo, la virginidad confirma el sacramento del matrimonio y le da su verdadera dimensión.

La virginidad, entonces, viene a ser la realidad definitiva del hombre y de la mujer complementada por Dios. El matrimonio, al ser sólo signo, termina con la vida terrestre, y significa; mientras que la virginidad es lo significado.

No se habla aquí de la virginidad física ni de la psicológica (indivisibilidad del corazón) ni de la jurídica (renuncia al matrimonio), sino de la virginidad evangélica, esa que encuentra a Dios como el verdadero complemento. Virginidad esta que puede darse con signo (sacramento) o sin él.

Para los casados, el matrimonio debe constituirse en un signo eficiente de esa virginidad así entendida, que también ellos deben vivir.

Por el contrario, quien vive soltero no necesita el signo: puede ir directamente hacia la realidad —Dios— y, por añadidura, está más lejos de las veleidades y de los vaivenes de las pasiones; de este modo se capacita para un juicio más recto acerca de su propia sexualidad.

En el matrimonio la donación se lleva a cabo en el plano biológico (se entregan sus cuerpos), en el plano psicológico (se comparten la afectividad, la emotividad y los sentimientos) y en el plano espiritual (se dan el uno al otro para siempre). Todas sus acciones están encaminadas a lograr un verdadero complemento, enriqueciéndose ambos para encontrar, juntos, la verdadera y única felicidad.

El soltero puede entregar también su cuerpo a Dios eximiéndose de toda genitalidad[1] por amor a Él; comparte con Él su afectividad, su emotividad y sus sentimientos; y lo hace para siempre. Así mismo, todas sus acciones estarán encaminadas a hallar en Él su verdadero complemento, enriqueciéndose para encontrar la auténtica y única felicidad.

Para ejercer la sexualidad, entonces, basta el encuentro íntimo y sincero del yo personal que trasciende la señal física. Se puede dar el caso de que un soltero, por ejemplo, viva su sexualidad mucho mejor que un padre de familia.

Esto no quiere decir que el celibato (soltería) sea mejor que el matrimonio. La ventaja que tiene es que se entrega directamente a Dios; además, tiene una capacidad mayor (como se vio arriba) para hacer un juicio más recto acerca de su propia sexualidad e, incluso, de la sexualidad de los demás, lo cual lo hace el mejor consejero.

Por otra parte, alguien podría decir que al casado le queda más fácil, más asequible, ver en la realidad de su cónyuge la expresión de Dios, y buscar en él (o en ella) su complemento.

Tampoco existen dos categorías de cristianos: todos están obligados a optar radicalmente por Dios. Su mayor o menor virtud no depende del estado —soltero o casado— en sí, sino del modo de vivir en ese estado. Todo amor es legítimo cuando termina y descansa en Dios.

Si los casados se entregan por completo a la imagen de Dios —su cónyuge—, los solteros pueden, mientras llega el matrimonio, ofrecerse a Dios en su estado actual para comenzar a vivir esa virginidad evangélica, y así llegar a la plenitud del amor: viven una virginidad total en la que dirigen sus afectos, sin intermediarios, al Creador, objeto de su amor. Y eso los dignifica tanto o más que el matrimonio a los casados.


[1] La palabra “genital” viene de genitare, que significa generar, y se refiere a generar vidas; es decir, la genitalidad se ejerce para procrear.

 

Posted in Matrimonio, Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Casados o solteros?

Ciclo B, IX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 9, 2013

La libertad de los hijos de Dios

 

En la primera lectura se nos recuerda un mandato del Señor: guardar su día, santificándolo y descansando, con el fin de recordar que fuimos esclavos del pecado, y que ahora somos libres.

Pero resulta ahora que hay, aun entre nuestros hermanos en la fe, quienes quieren privarnos de esa libertad: nos exigen que cumplamos lo que ellos creen que debemos hacer: critican al Papa y a las autoridades eclesiales, piensan que nuestras oraciones son vacías, se escandalizan porque tenemos imágenes, deploran nuestra devoción a la Santísima Virgen, creen que falta mucha alegría en el rito católico, critican el que hagamos la señal de la Cruz…

Y entre los mismos católicos, hay quienes forman grupos, aislándose de los demás porque, según sus pobres criterios, no viven bien la fe. Si no hablan mal de los demás grupos, no les aprueban sus modos de orar, su carisma, o sus servicios, sin ocultar el hecho de creerse mejores, etc.

Para prevenir eso, Jesús nos enseñó que el distintivo del cristiano es el amor: en esto conocerán los demás que somos cristianos: en que nos amamos los unos a los otros, no en que nos criticamos exterior ni interiormente.

Efectivamente, en el Evangelio de hoy, Jesús afirmo: «El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado». Es como si dijera: las normas se hicieron para el bien del hombre, no para someterlo.

Asimismo, retó a los fariseos que lo molestaban: «¿Qué está permitido?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo, morir?». ¡Amar!

A nosotros esas críticas no nos importan, como les dice hoy san Pablo a los corintios, aunque «nos aprietan por todos lados, no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban, pero no nos rematan…»; porque lo único que buscamos es amar, porque somos libres: ha brillado en nosotros la gloria de Dios, reflejada en Cristo, una fuerza extraordinaria, que es de Dios y no proviene de nosotros.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, IX domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, VIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 9, 2013

¡Ama y haz lo que quieras!

 

 

613 reglas tenían —y tienen— los judíos; desde que las contó san Jerónimo, los hemos entendido un poco mejor. Practicándolas se salvan.

En cambio, nosotros nos salvamos si amamos a Dios y al prójimo. Por supuesto que debemos cumplir los mandamientos, practicar las obras de misericordia espirituales y corporales y, también, procurar vivir los consejos evangélicos. Amar obliga al cumplimiento de todas estas reglas, porque son reglas de amor.

Pero hoy hay muchos católicos que creen que hay que vivir como los judíos: cumpliendo reglas que supuestamente nos salvan. Y este criterio se nos permea a todos, en mayor o menor grado, hasta que el amor de Dios penetra en nuestras almas, y nos damos cuenta de que si amamos, ya estamos cumpliendo todos los mandatos divinos.

San Agustín gritó dichoso cuando lo descubrió: «¡Ama y haz lo que quieras!» Quien ama ya cumple todo: «Amar es cumplir la Ley entera», decía san Pablo.

Por eso Jesús nos dice hoy, como a los judíos de entonces: «A vino nuevo, odres nuevos». El vino nuevo es el amor, y nosotros debemos ser el odre nuevo que lo contiene, como les sucedía a los corintios, a quienes san Pablo veía llenos del amor de Dios y, por eso, no necesitaba pedirles cartas de recomendación. Les decía, como leemos en la segunda lectura: «Ustedes son nuestra carta de recomendación, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres. Son una carta de Cristo, escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón.»

Es que ellos entendieron muy bien que Dios los impregnó de ese amor desde tiempo atrás. Efectivamente, a través del profeta Oseas, ya les había enseñado que Él les hablaba al corazón, como un novio le habla a su novia, y se casa con ella en matrimonio perpetuo, en derecho y justicia, en misericordia y compasión, en fidelidad, y así se penetraron del Señor.

Y nosotros, ¿estamos penetrados del amor del Señor?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, VIII domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, VIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 7, 2013

La cura para la ceguera espiritual

«Lo que rebosa del corazón lo habla la boca», son palabras del mismo Jesús.

¿De qué hablamos los hombres? Si nos explayamos en palabras sobre nuestros dolores, es porque el corazón está herido. Si hablamos de nosotros mismos, es porque nos importa mucho el «qué dirán» y nuestra imagen nos preocupa. Si hablamos de la otra vida, o de la religión a la que pertenecemos, es porque nos interesa el más allá. Si contamos nuestros triunfos y nuestros fracasos es porque necesitamos compartirlos.

Pero todo eso es egoísmo o, al menos, egocentrismo.

Son raros, pero existen por ahí, los que nunca hablan de sí mismos ni de sus preocupaciones personales. Siempre están pendientes de los demás, de sus problemas, de mejorar el estado de ánimo y el bienestar de los que les rodean.

Trabajan sin descansar y, cuando lo han terminado bien, dedican las horas que otros gastan en un «merecido» descanso en servir a los demás. Tienen palabras de apoyo para todos: si a un amigo le aqueja una pena sentimental, lo escuchan con atención, para servir de desahogo; si son pesares espirituales, siempre están con el consejo oportuno; si alguno necesita una mano en algún trabajo material, allí están prestos a ayudar; y si no pueden hacer nada, oran y ofrecen a Dios algunos sacrificios por sus intereses.

Por eso, nunca tienen tiempo para sí mismos, el egoísmo no los toca —o los toca muy de lejos— y así cada día tienen más para dar. Estarán tan preocupados por los demás, que no tendremos tiempo para preocuparnos por ellos mismos, lo que les eliminará el estrés.

Esos no son ciegos, esos son los verdaderos guías: junto a Dios, que es amor, que es verdad y que es vida, están todos los que saben dar, y tienen la certeza de aconsejar o simplemente apoyar a quien Dios quiere que apoyen. Muy difícilmente serán hipócritas y dan siempre buen fruto. Jesús nos pide que seamos como ellos.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, VIII domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, VII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 7, 2013

El ejemplo del cristiano

Todo un programa de comportamiento nos presenta hoy Jesús: una senda muy definida para que todos los que nos llamamos cristianos la sigamos paso a paso: amar a todos nuestros hermanos; y llegar hasta el extremo: amar no tanto afectivamente sino efectivamente a nuestros enemigos.

Pero, ¿sí seguimos esa senda?

¿Hasta dónde hemos llegado en ese camino? Por ejemplo, ¿cuáles hechos atestiguan que evidentemente amamos a nuestros enemigos? ¿cuántos? ¿No es verdad que contestamos las ofensas, los golpes? ¿No peleamos hasta con los que se nos atraviesan cuando manejamos, con los que nos quitan el taxi o el puesto en el bus? Entonces, ¿hasta dónde llevamos a cabo eso de «poner la otra mejilla»?

Esta semana que pasó, ¿cuántas oraciones hicimos por los que nos injurian?, ¿cuántas veces bendijimos a los que nos maldicen?, ¿a cuántos de los que nos odian les hicimos el bien?

¿Cumplimos con aquello de que «a quien te pide dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames»?

Vale la pena hacer un examen para ver lo que ha sido de nuestra vida católica hasta hoy. ¿Con qué estamos comprometidos? ¿Qué dirían si nos vieran los que profesan otro credo?, ¿nos verían como prototipos de cristianos?

Es posible que en nuestro corazón nazca el pensamiento de que eso es imposible, que es solo para santos.

Oigamos lo que responde el mismo Jesús: si somos compasivos, si no juzgamos a nadie ni lo condenamos, si aprendemos a perdonar y a dar, tendremos un gran premio que se nos verterá en una medida generosa como ninguna, colmada, rebosante y, lo que es mejor, seremos —ahora sí— hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y con los agradecidos.

Ya escuchamos a Jesús; ahora, ¡a trabajar para dar ejemplo!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, VII domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, IX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 7, 2013

Otro evangelio

 

Hoy se está enseñando otro evangelio, distinto al que nos enseñó Jesús y al que la Iglesia ha defendido en toda su historia.

Muchos han olvidado que Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre:

Han olvidado que lo que era pecado hace dos milenios seguirá siendo pecado hasta el fin del mundo; y por eso creen que la moral, la ética, se acomoda a las costumbres, a las culturas y a los tiempos, como la moda.

Han olvidado que la doctrina de la Iglesia tampoco puede acomodarse a los cambiantes pensamientos de los hombres (simples criaturas), porque es doctrina de Dios. Ahora dicen que Jesucristo no resucitó, que la Santísima Virgen María tuvo más hijos, que las Sagradas Escrituras son cuestionables, que el Evangelio de san Juan fue escrito con mucha posterioridad a los hechos y que por eso no narra hechos sino cosas simbólicas, que Jesucristo tuvo relaciones sexuales con santa María Magdalena… Y escriben todas estas barbaridades, y la gente las lee y las cree, y compra esos libros llenos de herejías, convirtiéndolos en los mejores vendidos. Y quienes así predican se autodenominan cristianos progresistas, tratando peyorativamente a los demás como tradicionalistas.

San Pablo, el Apóstol, nos previno contra estas atrocidades. Primero dice quién es él y cuál es la autoridad que tiene: «Pablo, apóstol, no de parte de los hombres ni por mediación de hombre alguno, sino por Jesucristo y Dios Padre».

Y después sentencia: «Me maravillo de que tan pronto hayan abandonado al que los llamó por la gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio —y no es que sea otro, sino que hay algunos que los están turbando y quieren deformar el Evangelio de Cristo—. Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del Cielo les anunciara un evangelio distinto del que les hemos anunciado, ¡sea maldito! Lo repito: Si alguno les anuncia un evangelio distinto del que han recibido, ¡sea maldito!

¡Qué duro se muestra en esta carta san Pablo, el que predicó tan hermosamente a los corintios sobre el amor! Es que quería prevenirnos, también por amor.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, IX domingo del tiempo ordinario

Los Padres de la Iglesia*

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 5, 2013

PADRES LATINOS
(en algunos casos se ha dejado el nombre en latín)

San Ambrosio, Obispo de Milán (340-97)
Arnobius, apologista (327)
San Agustín, Obispo de Hippo (354-430)
San Benito, Padre del Monasticismo Occidental (480-546)
San Caesarius, Arzobispo de Arles (470-542)
San Juan Casiano, abad, escritor ascético (360-435)
San Celestino I, Papa (m. 432)
San Cornelio, Papa (m. 253)
San Cipriano, Obispo de Cartago (m. 258)
San Dámaso I, Papa (m. 384)
San Dionisio, Papa (m. 268)
San Enodio, Obispo de Pavia (473-521)
San Euquerio, Obispo de Lyons (d. 449)
San Fulgencio, Obispo de Ruspe (468-533)
San Gregorio de Elvira (m. después del 392)
San Gregorio Magno (I), Papa (540-604)
San Hilario, Obispo de Poitiers (315-68)
San Inocente I, Papa (m. 417)
San Ireneo, Obispo de Lyons (130-200)
San Isidoro, Arzobispo de Sevilla (560-636)
San Jerónimo, sacerdote, exegeta, traductor de la Vulgata. (343-420)
Lactancio Firmianus, apologista (240-320)
San León Magno, Papa (390-461)
Mario Mercator, (principios del siglo V)
Mario Victorinus, romano (siglo IV)
Minucio Felix, apologista (siglo II o III)
Novatiano, el Sismático (200-62)
San Optatus, Obispo de Mileve (finales del siglo IV)
Orígenes (185ca. -254) 
San Paciano, Obispo de Barcelona (siglo IV)
San Pamfilio, sacerdote (240-309)
San Paulino, Obispo de Nola (353-431)
San Pedro Crisólogo, Arzobispo de Ravenna (400-50)
San Fobadio, Obispo de Agen (m. 395)
San Próspero de Aquitaine, teólogo (390-463)
Rufino, traductor al latín de la teología griega (345-410)
Salvian, sacerdote (400-80)
San Siricio, Papa (334-99)
Tertuliano, apologista, fundador de la teología latina (160-223)
San Vicente de Urins, sacerdote, monje (m. 450)PADRES GRIEGOS

San Anastasio Sinaita, apologista, monje (m. 700)
San Andrés de Creta, Arzobispo de Gortyna (660-740)
Afrates, monje sirio (siglo IV)
San Arquelao, Obispo de Cascar (m.. 282)
San Atanasio, Arzobispo de Alejandria (c. 297-373)
Atenágoras, apologista (siglo II)
San Basilio Magno, Arzobispo de Cesarea (329-79)
San Cesario de Nazianzus (330-69)
San Clemente de Alejandría, teólogo (150-215)
San Clemente I, Papa (Clemente Romano) (88-97)
San Cirilo, Obispo de Jerusalén (315-86)
San Cirilo, Patriarca de Alejandría (376-444)
Didimus el ciego; teólogo (313-98)
Diodoro, Obispo de Tarsus (m. 392)
Dionisio el PseudoAreopagita, teólogo místico (finales del siglo V)
San Dionisio el Grande, Arzobispo de Alejandría (190-264)
San Epifanio, Obispo de Salamis (315-403)
Eusebio, Obispo de Cesarea (260-340)
San Eustaquio, Obispo de Antioquía (siglo IV)
San Firmiliano, Obispo de Cesarea (m. 268)
Genadio I, Patriarca de Constantinopla (m. 471)
San Germano, Patriarca de Constantinopla (634-733)
San Gregorio Nacianceno, Obispo de Sasima (329-90)
San Gregorio de Nisa (330-95)
San Gregorio Taumaturgo, Obispo de Neocesarea (213-70)
Hermas, autor de El Pastor (siglo II)
San Hipólito, mártir (170-236)
San Ignacio de Antioquía  (35-107)
San Isidoro de Pelusium, Abad (360-c. 450)
San Juan Crisóstomo, Patriarca de Constantinopla (347-407)
San Juan Climacus, monje (579-649)
San Juan Damasceno, defensor de las imágenes sagradas (675-749)
San Julio I, Papa (m. 352)

 

Posted in Doctrina de la Iglesia | Etiquetado: | Comentarios desactivados en Los Padres de la Iglesia*