Hacia la unión con Dios

Ciclo B, XII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 22, 2013

Criterios humanos

Cuando el Señor le respondió desde la tempestad, como nos lo cuenta la primera lectura, Job quedó pasmado por la sabiduría y el poder de Dios: Él fue quien, entre otros portentos que hizo, encerró al mar, y le dijo: «Llegarás hasta aquí y no pasarás; aquí se quebrará la soberbia de tus olas».

Pero a nosotros, los seres humanos —que tanto nos guiamos con nuestros propios criterios—, se nos olvida con frecuencia la grandeza divina.

Por eso, Él mismo viene hoy a nosotros y nos la recuerda: estando en una barca, con los apóstoles, se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo (criterios divinos). Lo despertaron y le dijeron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?» (criterios humanos).

Para ayudarnos a cambiar nuestros criterios y hacerlos como los suyos, nos dice: «¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?».

Es más: ¿Qué criterios nos guían en cada circunstancia? Si usamos criterios humanos, nos sobrevendrá fácilmente el estrés, los miedos, los temores, las preocupaciones, las angustias… En cambio, si creemos realmente en el amor que Dios tiene por sus criaturas, nos abandonaremos totalmente en Él, en su amor: dejaremos que guíe nuestras vidas.

Y podremos firmar lo que escribió san Pablo en la segunda lectura de hoy: El amor de Cristo nos alegra, al considerar que uno solo murió por todos. Él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos (con criterios humanos), sino para Aquel que murió por amor a ellos (con criterios divinos).

De ahora en adelante, como nos lo enseña hoy san Pablo, ya no juzguemos a nadie con criterios humanos —como la crítica, la envidia, la murmuración—; veámoslos como otros hijos de Dios, hermanos nuestros que se equivocan, como nosotros.

Es que el que vive en Cristo es una nueva criatura.

Sorry, the comment form is closed at this time.