Hacia la unión con Dios

LAS MONJAS PASIONISTAS (Religiosas de la Pasión de Jesús) *

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 7, 2014

LAS MONJAS PASIONISTAS (Religiosas de la Pasión de Jesús)

“En esto hemos conocido el amor: Él ha dado su vida por nosotros; por lo tanto también nosotros debemos dar la vida por los hermanos” (Jn 3, 16)

El ideal evangélico y apostólico de San Pablo de la Cruz ha sido compartido también por las mujeres que, empujadas por el amor de Dios por cada persona manifestado en la Pasión y Muerte de si Hijo, se han dedicado a amar al Señor, compartiendo sus sufrimientos para cumplir en ellas “lo que falta a la pasión de Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia”, y para ayudar con sus oraciones y sacrificios a los pasionistas varones que predican la sabiduría de la Cruz: la dicha de compartir místicamente los sufrimientos redentores de Jesucristo y de mover al pueblo a la conversión.

RELIGIOSAS DE LA PASIÓN DE JESUCRISTO o “Monjas Pasionistas”, viven en clausura para dedicarse principalmente a la oración y a la unión con Dios. Ellas tienen el privilegio más directo del aspecto contemplativo de la vida pasionista.

Las Religiosas de la Pasión fueron fundadas por S. Pablo de la Cruz (1694 – 1775) con la cooperación de la Ven. M. María Crucificada Costantini de Jesús (1713 – 1787), en la ciudad de Corneto, hoy Tarquinia. La primera comunidad de 11 jóvenes inició su camino el 3 de mayo de 1771, fiesta de la Santa Cruz.
La idea fundamental de S. Pablo de la Cruz era de “…fundar un monasterio de almas grandes y santas, muertas a todo lo creado y que se asemejasen en las santas virtudes de penitencia y mortificación a Jesús Apasionado y a María SS.ma Dolorosa”
Las Religiosas de la Pasión están llamadas, dentro de la Iglesia, a ser signo del Amor de Jesús Crucificado hacia el Padre y hacia los hombres. Contemplan asiduamente el Misterio Pascual de Jesús, “la más grande y estupenda obra del divino Amor” ciertas de contribuir a la presencia y misión de la Iglesia en la forma más plena en medio de los hombres.
QUIENES SON?
Son mujeres contemplativas que aceptan ser insertadas, a través del don total de sí mismas, en el plan divino de la Redención, y dilatan su corazón y su espíritu para amar sin distinción, en el Amor de Jesús, a toda la humanidad.
Testimonian  los  valores  eternos  y  el  primado  de  Dios  entre  los  ruidos  y  los  pasos  veloces  e
impresionantes del mundo que cambia. (En las fotos: Monjas pasionistas de : Ovada, Lucca, Vignanello, Whitesville, KY y México)
Conscientes de la infinita grandeza de Dios, viven en un especial empeño contemplativo para alabanza de Su Gloria (Ef 1,4); sabiendo que ésta es su razón fundamental de ser dentro de la Iglesia. Además, convencidas de la absoluta necesidad de la divina gracia para que el apostolado sea fecundo, ofrecen su incesante oración y su alegre penitencia a fin que Dios envíe operarios celosos, convierta los pecadores, abra los corazones de los no cristianos a la Palabra de salvación.
Compartiendo el mismo carisma de sus hermanos Pasionistas, mientras actúan en modo preeminente el aspecto común del carisma, se sienten participes de la misma misión dentro de la Iglesia y sostienen el apostolado de sus hermanos.
¿CUÁL ES SU RAZÓN DE SER?
Cristo durante su vida terrena llamó a Sí a los que él quiso para que estuvieran con Él. También hoy continúa llamando a aquellos que quiere. Las Religiosas Pasionistas acogiendo esta llamada se ofrecen a Cristo y, libres de cualquier otro vínculo, su corazón se hace capaz de un amor total con el cual responden al infinito amor de Dios, manifestado en la Pasión de Jesús.
Cumplen su vocación Pasionista en la tradición monástica, de oración, de trabajo y de penitencia en la vida comunitaria y comunicando a otras personas los frutos de su oración contemplativa, cumpliendo su especial voto de PROMOVER LA GRATA MEMORIA DE LA PASIÓN DEL SEÑOR.
Y a aquellos que sienten surgir siempre más vivo el deseo de la búsqueda y del encuentro con Dios, comunican la experiencia y el fruto de su contemplación según las diversas circunstancias y en un estilo consentido de su vida contemplativa, acogiéndolos por días de retiro espiritual, sobretodo, a jóvenes que buscan su propia vocación en la vida.
Ellas viven actualmente en monasterios esparcidos por todo el mundo, en una experiencia de soledad, silencio y oración dentro de la VIDA MONÁSTICA.
Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.