Hacia la unión con Dios

El Oficio Divino en las parroquias

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 30, 2014

 

«La Liturgia de las Horas, como las demás acciones litúrgicas, no es una acción privada, sino que pertenece a todo el cuerpo de la Iglesia, lo manifiesta e influye en él». (Liturgia de las Horas, documentos preliminares, 20; Cf. Concilio Vaticano II, Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada liturgia, 26)

Por eso, «Allí donde sea posible, celebrarán también las Horas principales, comunitariamente y en la iglesia las otras asambleas de los fieles, que “en cierto modo representan a la Iglesia visible constituida por todo el orbe de la tierra”. Entre ellas ocupan lugar eminente las parroquias, que son como células de la diócesis, constituidas localmente bajo un pastor que hace las veces de obispo». (Liturgia de las Horas, documentos preliminares, 21)

Ahora bien, las Horas principales son las Laudes matutinas y las Vísperas.

Algunos laicos, sin embargo, no tienen tiempo suficiente para asistir a una Eucaristía a la que se ha unido una de estas Horas; apenas les alcanza el tiempo para la media hora que dura la Misa. Otros, por el contrario, podrían hacerlo, ya que el tiempo no es limitador para ellos.

Por eso, sería muy bueno que, ya que cada una de estas Horas principales dura unos veinte minutos, el párroco citara con ese tiempo de anticipación a la Celebración Eucarística a aquellos fieles que pueden y quieren asistir.

Los fieles que lleguen antes pueden unirse a la celebración de la Liturgia de las Horas, con lo que se daría cumplimiento a las directrices del Concilio y se beneficiarían espiritualmente muchas personas, sin perjudicar el horario de otros.

 

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.