Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Acompañante espiritual’

Vida activa o contemplativa*

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 9, 2009

Vida activa o contemplativa

según el Cántico espiritual

 de San Juan de la Cruz

 

 

CANCIÓN 28

 

Mi alma se ha empleado,

y todo mi caudal, en su servicio;

ya no guardo ganado,

ni ya tengo otro oficio,

pues ya sólo amar es mi ejercicio.

 

DECLARACIÓN

 

2. En la canción pasada ha dicho la persona, es decir, la esposa, que se dio toda al Esposo sin dejar nada para sí: En esta dice la manera como lo cumple, afirmando que ya está su alma empleada en cuerpo y potencias y toda su habilidad, ya no en las cosas en general, sino en las que son para el servicio de su Esposo; y que por eso ya no anda buscando su propio provecho o ganancia, ni anda tras sus gustos, ni tampoco se ocupa en otras cosas y tratos extraños y ajenos de Dios; y que aun con el mismo Dios ya no tiene otro estilo ni manera de trato sino ejercicio de amor, por cuanto ha ya trocado y mudado todo su primer trato en amor, según ahora se dirá.

 

Mi alma se ha empleado.

 

3. Da a entender la entrega que de sí mismo hizo al Amado en aquella unión de amor, donde quedó ya su alma con todas al potencias —entendimiento, voluntad y memoria— dedicada y mancipada [sujetada, hecha esclava] a su servicio, empleando el entendimiento en entender las cosas que son más para su servicio para hacerlas, y su voluntad en amar todo lo que a Dios agrada y en todas las cosas aficionar la voluntad a Dios, y la memoria en el cuidado de lo que es para su servicio y lo que más le ha de agradar. Y dice más:

 

Y todo mi caudal en su servicio.

 

4. Por todo su caudal entiende aquí todo lo que pertenece a la parte sensitiva de la persona, en la cual se incluye el cuerpo con todos sus sentidos y potencias, así interiores como exteriores, y toda la habilidad natural: las cuatro pasiones —gozo, esperanza, temor y dolor—, los apetitos naturales y el demás caudal del alma. Todo, dice, está ya empleado en servicio de su Amado, y también la parte racional y espiritual del alma. Porque ya todo lo trata según Dios, rige y gobierna los sentidos interiores y exteriores enderezando a Él sus operaciones y tiene ceñidas también a Dios las cuatro pasiones del alma: no se goza sino de Dios, ni tiene esperanza en otra cosa que en Dios, ni teme sino sólo a Dios, ni se duele sino según Dios; y también todos sus apetitos y cuidados van sólo a Dios.

 

5. Y todo este caudal está ya empleado y enderezado hacia Dios de tal manera que (aun sin que lo advierta del alma), en los primeros movimientos se inclina a obrar en Dios y por Dios; porque el entendimiento, la voluntad y memoria se van pronto a Dios, y los afectos, los sentidos, los deseos y apetitos, la esperanza, el gozo y también todo el caudal se inclina rápidamente a Dios, aunque, como digo, no advierta el alma que obra por Dios. De ahí que muy frecuentemente obra por Dios, y entien­de en Él y en sus cosas, sin pensar ni acordarse que lo hace por Él, porque el hábito de proceder en esta manera ya la hace carecer de la advertencia y hasta de los actos fervorosos que solía tener al princi­pio. Y por eso dice:

 

Ya no guardo ganado.

 

6. Que es tanto como decir: ya no ando tras mis gustos y apetitos, porque, habiéndolos dado a Dios, ya no los guarda para mí. Y no sólo dice que ya no guarda este ganado, esta ganancia, sino que dice más aún:

 

Ni ya tengo otro oficio.

 

7. Muchos oficios no provecho­sos suele tener el alma antes de llegar a hacer esta donación y entrega de sí y de su caudal al Amado, con los cuales procuraba servir a su propio apetito y al de otros. Porque cuantos hábitos imperfectos tenía, tantos oficios podemos decir que tenía; como hablar cosas inútiles, y pen­sarlas y obrarlas también, no usando de esto conforme a la perfección del alma; también suele tener otros apetitos desordenados como buscar ostentaciones, cum­plimientos, adulaciones, respetos, procurar parecer bien y dar gusto con sus cosas a la gente, y otras cosas muchas inútiles con que procura agradar a la gente, empleando en ella todos sus cuidados y el apetito y la obra, y finalmente hasta el caudal de su alma. Todos estos oficios dice que ya no los tiene, porque ya todas sus palabras y sus pensamientos y obras son de Dios y enderezadas a Dios, no llevando ellas las imperfecciones que solían tener. Y así, es como si dijera: ya no ando buscando dar gusto a mi apetito ni al ajeno, ni me ocupo ni entretengo en otros pasatiempos inútiles ni en cosas del mundo,

 

pues ya sólo amar es mi ejercicio.

 

8. Como si dijera que ya todos estos oficios están puestos en ejercicio de amor de Dios: qua toda la habilidad de mi alma y cuerpo, memoria, entendimiento y voluntad, sentidos interiores y exteriores y apetitos de la parte sensitiva y espiritual, todo se mueve por amor y en el amor, haciendo todo lo que hago con amor y padeciendo todo lo que padezco con sabor de amor. Esto mismo quiso dar a entender David cuando dijo: Mi fortaleza guardaré para ti (Sal 58, 10).

 

9. Aquí es de notar que, cuando el alma llega a este estado, todo el ejercicio de la parte espiritual y de la parte sensitiva, sea en hacer o en padecer, de cualquier manera que sea, siempre le causa más amor y regalo [gusto o complacencia] en Dios, como hemos dicho; y hasta el mismo ejercicio de oración y trato con Dios que antes solía tener en otras consideraciones y modos, ya todo es ejercicio de amor. De manera que sea su trato acerca de lo tem­poral o de lo espiritual, siem­pre puede decir esta tal alma: ya sólo amar es mi ejercicio.

 

10. ¡Dichosa vida, y dichoso estado, y dichosa el alma que a él llega!; allí todo le es ya sustancia de amor y regalo y deleite de desposorio, en que de veras puede la esposa decir al divino Esposo aquellas palabras que de puro amor le dice en los Cantares (7, 13): Todas las manzanas nuevas y viejas guardé para ti, que es como si dijera: Amado mío, todo lo áspero y trabajoso quiero por ti y todo lo suave y sabroso para ti.

 

Pero el acomodado sentido de este verso es decir que el alma en este estado de desposorio espiritual ordina­riamente anda en unión de amor de Dios, que es común y ordinaria asistencia de voluntad amorosa en Dios.

 

 

ANOTACIÓN PARA LA CANCIÓN SIGUIENTE

 

1. Verdaderamente esta alma ha perdido el apego a todas las cosas y sólo ha ganado en amor, no empleando ya el espíritu en otra cosa. Por lo cual, decae hasta a lo que es vida activa y otros ejercicios exteriores, por cumplir de veras con la única cosa sola es necesaria (Lc 10, 42), como que dijo el Esposo: la asistencia y continuo ejercicio de amor en Dios. Lo cual Él valora y estima tanto, que, así como reprendió a Marta (Lc 10, 41) porque quería apartar a María de sus pies por ocuparla en otras cosas activas en servicio del Señor (entendiendo que ella se lo hacía todo y que María no hacía nada, pues se estaba holgando [entreteniéndose con gusto] con el Señor, siendo ello muy al revés, pues no hay obra mejor ni más necesaria que el amor), así también en los Cantares (3, 5) defiende a la esposa, conjurando a todas las criaturas del mundo, las cuales se entienden allí por las hijas de Jerusalén, que no impidan a la Esposa el sueño espiritual de amor, ni la hagan velar, ni abrir los ojos a otra cosa hasta que ella quiera.

 

2. Aquí debe notarse que, en tanto que el alma no llega a este estado de unión de amor, le conviene ejercitar el amor así en la vida activa como en la contemplativa. Pero, cuando ya llega a él, no le es conveniente ocuparse en otras obras y ejercicios exteriores que le pueda impedir ni un poco aquella asistencia de amor en Dios, aunque sean de gran servicio de Dios, porque es más precioso delante de Dios y del alma un poquito de este puro amor y más provecho hace a la Iglesia, aunque parece que no hace nada, que todas esas otras obras juntas. Que, por eso, María Magdalena, según dice la tradición, aunque con su predicación hacía gran provecho y lo va a hacer muy grande después, por el gran deseo que tenía de agradar a su Esposo y aprovechar a la Iglesia, se escondió en el desierto treinta años para entregarse de veras a este amor, pareciéndole que en todas maneras ganaría [le aprovecharía] mucho más de esta manera, por lo mucho que aprovecha e importa a la Iglesia un poquito de este amor.

 

3. De donde, cuando alguna persona tuviese algo de este grado de solitario amor, grande agravio se le hace, a ella y a la Iglesia, si, aunque fuese por poco espacio, la quisiesen ocupar en cosas exteriores o activas, aunque fuesen de mucha importancia. Porque, pues si el mismo Dios reprendió a Marta por impedir este amor, ¿quién se atreverá a hacerlo y quedará sin reprensión? Al fin y al cabo ¡fue para este amor que fuimos creados!

 

Adviertan, pues, aquí los que son muy activos, que piensan llegar al mundo entero con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más provecho harían a la Iglesia y mucho más agradarían a Dios (incluso sin contar el buen ejemplo que de sí darían), si gastasen siquiera la mitad de ese tiempo en estarse con Dios en oración, aunque no hubiesen llegado a tan alto grado como ésta. Cierto, entonces harían más y con menos trabajo con una obra que con mil, mereciéndolo su oración, y habiendo cobrado fuerzas es­pirituales en ella; porque de otra manera todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aun a veces daño. Porque Dios os libre que se comience a envanecer la sal (Mt 5, 13), que, aunque más parezca que hace algo por de fuera, en sustancia no será nada, cuando está cierto que las obras buenas no se pueden hacer sino en virtud de Dios[1].

 

4. ¡Oh, cuánto se pudiera escribir aquí de esto!, mas no es de este lugar. Esto he dicho para dar a entender la siguiente canción; porque en ella el alma responde a todos aquellos que impugnan este santo ocio del alma y quieren que todo sea obrar, que se luzca y se hinche el ojo por fuera, no entendiendo ellos la vena y raíz oculta de donde nace el agua y se hace todo fruto.

 

 


[1] Las duras palabras del santo no condenan en sí la activi­dad apostólica, sino sus excesos, en particular el efectismo y la profesionalización al margen de la íntima y suprema motivación [la fuerza intrínseca divina], que debe presidir toda obra, como afirma en la última frase.

   

 

 

 

Posted in Religiosos, Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Vida activa o contemplativa*