Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Angustia’

Ciclo A, XV domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en julio 18, 2011

¿Por qué no reaccionamos?

 

Es angustioso el clamor de san Pablo: Vemos que la creación entera gime y sufre dolores de parto. Y también nosotros, aunque ya tengamos el Espíritu como un anticipo de lo que hemos de recibir, gemimos en nuestro interior mientras esperamos nuestros derechos de hijos de Dios y la redención de nuestro cuerpo.

Quizá esa angustia se deba a que no se ha cumplido todavía en nosotros lo que había dicho Dios, siete siglos antes, a través del profeta Isaías: «Como baja la lluvia y la nieve de los cielos y no vuelven allá sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y haberla hecho germinar, para que dé la simiente para sembrar y el pan para comer, así será la Palabra que salga de mi boca».

Efectivamente, al mirar la situación del mundo, si nos percatamos que solo un poco más de un millón de seres humanos (el 17% de la humanidad) son católicos, diremos que la palabra de Dios no ha calado aún en el mundo…

Jesús lo expresa así: «Este es un pueblo de conciencia endurecida. Sus oídos no saben escuchar, sus ojos están cerrados. No quieren ver con sus ojos, ni oír con sus oídos y comprender con su corazón…; los convertiría y los sanaría».

Sabemos cómo mejorar este desastroso panorama: la solución es oír la Palabra de Dios y ponerla en práctica.

Pero algunos, cuando oyen la Palabra del Reino, no la profundizan: viene entonces el Maligno y les arrebata lo que fue sembrado en su corazón.

Otros oyen la Palabra y la reciben con alegría pero, apenas sobreviene alguna contrariedad o persecución por causa de la Palabra, se vienen abajo.

Y a la mayoría, las preocupaciones de esta vida y los encantos de las riquezas les ahogan esta Palabra, y al final no producen fruto.

En cambio, los que oyen la Palabra y la ponen en práctica, ciertamente dan fruto y producen treinta, sesenta o cien veces más.

¿A cuál de estos cuatro grupos pertenecemos?

¿A cuál queremos vincularnos hoy?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XV domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, V domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 9, 2009

 

 

El sentido de la vida

 

Al analizar al ser humano del tercer milenio, es fácil descubrir que tiene las mismas inquietudes de hombre antiguo. Hoy leemos que Job, aquel misterioso personaje, se preguntaba acerca de la vida casi trágicamente: «Al acostarme pienso: ¿cuándo me levantaré? Se alarga la noche, los días corren y se consumen sin esperanza…, mi vida es un soplo».

No hay nada más trágico que no saber de dónde venimos, para dónde vamos y qué vinimos a hacer en esta tierra… Vivir así, sin sentido, desgarra el corazón. Los que así lo hacen son unos inconscientes. Pero los hombres que se preguntan por el sentido de sus vidas parece que sufrieran de angustia existencial.

Para sanar estos corazones destrozados vino Jesús. Lo dice el salmo de Hoy: «Él sana los corazones destrozados, venda sus heridas». Y vino también para sanar las demás enfermedades; lo dice también el Evangelio: La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, Él la levantó y se le quitó la fiebre. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y posesos. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos y expulsó demonios.

En estos tiempos necesitamos expulsar principalmente los demonios de la ignorancia acerca del origen, el sentido y el destino de nuestras vidas. Y la única forma de salir de esa ignorancia es escuchar la Palabra de Dios. Él nos creó; por eso sólo Él puede responder preguntas tan trascendentales.

Es en la Palabra de Dios, en la Revelación, donde el ser humano puede hallar respuestas. Por eso el Evangelio nos cuenta que Jesús apremió a los apóstoles diciéndoles: vámonos a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido. Y así recorrió toda Galilea, enseñando el sentido de la vida.

Y así lo entendieron sus discípulos. Por eso se pusieron a predicar. San Pablo decía: «Siendo libre como soy me he hecho esclavo de todos para ganar a todos. Me he hecho débil con los débiles, para ganar débiles; me he hecho todo a todos, para ganar, sea como sea, a algunos».

 

 

 

 

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, V domingo del tiempo ordinario