Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Católica’

Ciclo A, XXVIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 18, 2011

El traje de fiesta

Así como se vio el domingo pasado, nuestra historia es como la de los invitados a las bodas: no hicimos caso, sino que nos fuimos, unos a nuestros campos y otros a nuestros negocios. Otros tomaron a los servidores del rey, los maltrataron y los mataron.

¿Acaso no sabemos que la Iglesia busca siempre nuestra felicidad?, ¿que Jesús fundó la Iglesia Católica para auxiliarnos en este mundo y llegar así a la dicha eterna? ¿Hacemos caso a lo que nos dice esa su Iglesia? ¿Averiguamos dónde comprar los escritos del Santo Padre, del Concilio, de los sínodos, para leerlos y llenarnos de esa instrucción? ¿Escuchamos con atención la homilía de la Santa Misa, para ponerla por obra la semana siguiente? ¿Acudimos a la dirección espiritual?…

O, por el contrario, ¿vivimos concentrados en nuestros negocios?

Si hacemos lo primero habremos, digamos, «comprado» parte de la verdadera paz interior: vivir junto a Dios, llenos de su sabiduría. Con Él sabremos —como san Pablo nos lo dice en la segunda lectura— pasar privaciones y vivir en la abundancia. Estaremos entrenados para todo y en todo momento: a estar satisfechos o hambrientos, a vivir en la abundancia o en la escasez. Todo lo podremos en aquel que nos fortalece.

La Iglesia nos invita a entrar a la Misa con el traje adecuado: vivir los mandatos de amor que Dios nos dio a través de Moisés y de la Iglesia, y a confesarnos cada vez que los dejamos de cumplir. Y así hallaremos la felicidad que tanto buscamos: nos ganaremos el derecho a entrar en el banquete de la Carne y Vinos escogidos del que nos habla Isaías: el banquete del Cielo, donde se destruirá para siempre la Muerte. ¡El Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros!

Mientras tanto, tenemos el derecho a entrar a estas bodas terrenales —la Eucaristía—; hagámoslo con el traje adecuado, pues con pecado mortal sería un sacrilegio comulgar y ofenderíamos de nuevo a nuestro amado Bienhechor.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XXVIII domingo del tiempo ordinario

Cilo C, V domingo de Pascua

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 10, 2010

Los cristianos, ¡esos que saben de amor!

 

Resulta curioso que, en una de sus charlas, Jesús resumiera todo su mensaje en amar a Dios y al prójimo, y que nos dijera que ese es el mandamiento nuevo por el que se conocerá que somos sus discípulos: que nos amemos unos a otros.

Sin embargo, hoy es más frecuente ver que el cristiano no se diferencia de los demás: como los otros, a veces delinquen, abusan de los demás, los usan como peldaños para «surgir», no les importa cobrar «comisiones» que no se deben cobrar, disuelven los matrimonios por falta de entrega y de amor, abortan…

Y parece pues que los cristianos, como los demás, no se quedan atrás: generan odio que crea más odio.

Por ejemplo, muchos de nuestros hermanos separados de la Iglesia Católica, los protestantes (evangélicos o cristianos «a secas»), y casi todas las sectas insisten en tratar de hacer de nuestro camino un error, de la Iglesia un invento de los hombres y de la devoción a nuestra Madre un acto reprobable de adoración… Y, lo que es peor: hay católicos que hacen lo mismo: hablan mal de los protestantes.

¿Fue ese el querer de Jesús? ¿Esperaba Jesús que hiciéramos historias divididas durante siglos? ¿Cuándo vamos a corregir el error? ¿Cómo?

He aquí el camino: primero, oración ferviente y decidida por todos; segundo, espíritu de sacrificio por nuestros hermanos, para que Dios los ilumine constantemente y logren la felicidad; y tercero, amor. Sí. Así de sencillo: amor por ellos. No hay otro camino. Lo único capaz de destruir la división, el rencor y hasta el odio que pueda existir es el amor.

Pero el amor que no tiene obras no es amor. ¿Cuántas veces al día rezamos por nuestros hermanos separados y por todos los hijos de Dios? ¿Cuántas veces ofrecemos los sinsabores del día por su bienestar y por la plenitud de su amor?…

¿Cómo respondemos a las críticas?, ¿con una amable sonrisa, como lo haría Jesús?

Una actitud semejante tendrá la fuerza de Dios, ¡y el amor siempre triunfa!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Cilo C, V domingo de Pascua