Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Cuidado’

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?*

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 29, 2018

Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor. Cuando te abandones en mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tu deseos. Cierra tus ojos del alma y dime con calma: “Jesús yo en ti confío”.

Evita las preocupaciones y angustias y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser Dios y actuar con libertad. Abandónate confiadamente en Mí. Reposa en Mí y deja en mis manos tu futuro.

Dime frecuentemente: “Jesús, yo confío en ti”. Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Cuando me dices: “Jesús yo confío en ti”, no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo, YO TE AMO. Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía.

Continúa diciéndome a toda hora: “Jesús yo confío en ti”. Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles. Las fuerzas de la oscuridad quieren eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía solo en Mí, abandónate en Mí. Así que no te preocupes, echa en Mí todas tus angustias y duerme tranquilamente. Dime siempre: “Jesús yo confío en ti” y verás grandes milagros. Te lo prometo por Mi AMOR.

 

Posted in Oraciones | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?*

Ciclo C, I domingo de Adviento

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 26, 2012

Quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad

Iniciamos hoy el tiempo de Adviento, recordando ambas venidas de Jesús: la primera —lleno de misericordia— para pagar nuestros pecados; la segunda —lleno de justicia— para dar a cada uno lo que le corresponda, después de habernos dado infinidad de oportunidades para enmendarnos.

Por eso, conviene que revisemos nuestra conducta de modo que, cuando Jesús nuestro Señor vuelva acompañado de todos sus santos, nos presentemos santos e irreprensibles ante Dios, nuestro Padre, como lo recomienda san Pablo, en su carta a los Tesalonicenses.

Él mismo nos dice qué y cómo debemos pedir: Que el Señor nos colme y nos haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, y que así nos fortalezca internamente. Asimismo, nos ruega y exhorta: «han aprendido de nosotros cómo proceder para agradar a Dios; pues procedan así y sigan adelante. Ya conocen las instrucciones que les dimos, en nombre del Señor Jesús.»

Y, ¿cuáles son esas instrucciones? Las mismas que nos hace Jesús: «Tengan cuidado: no se les embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se les eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estén siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manténganse en pie ante el Hijo del hombre.»

Porque «habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.»

Cuando empiece a suceder esto, como lo dice Jesús, habrá algunos que se levantarán, alzarán la cabeza y se darán cuenta de que se acerca su liberación: se salvarán y vivirán tranquilos. ¿Estaremos entre ellos?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, I domingo de Adviento