Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Despreciar’

‘El que ama su vida la destruye…

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 11, 2009

‘El que ama su vida la destruye…

 

…y el que desprecia su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna”. (Jn 12, 25)

¿En qué sentido dijo Jesús esta frase? ¿Acaso no es bueno amar cada uno su propia vida? ¿Cómo es posible que se nos pida que despreciemos la vida que tenemos?

Es difícil deducirlo al comienzo, pero a lo que se refiere Nuestro Señor es a tantos hombres y mujeres que, cautivados por el goce, dirigen todos sus esfuerzos a conseguir uno o varios momentos de placer para el día, sin pensar en otra forma de vida diferente, y sin la ilusión por la felicidad verdadera, ideal que ni siquiera existe en sus mentes. Así intentan robarle instantes de alegría a una vida llena de tristeza…

También pensaba Jesucristo en otros muchos que dedican su vida y sus mejores esfuerzos a atesorar cosas para sentir el gusto de poseer, momentáneo y fugaz, con el que tratan de llenar sus vacíos interiores.

Igualmente pensaba Jesús en quienes anhelan el poder como medio para su egoísmo personal y no para el servicio a los demás; pobres seres humanos, que viven dentro de su caparazón de egoístas, siempre infelices.

Por último, le hacía decir eso al Hijo de Dios la pobre perspectiva de algunos: ese deseo de que los demás los aprecien, los estimen en algo, los aplaudan, vean que son buenos, etc.

En cambio, todos aquellos que se dedican, no tanto a conseguir bienestar en sus vidas temporales, sino a alcanzar la vida eterna para ellos y para los demás, lograrán la eterna felicidad en el Cielo y, como si fuera poco, la felicidad relativa que se puede experimentar en esta tierra.

Para alcanzar algo tan grande, es necesario despreciar cosas buenas. Los deportistas, por ejemplo, se privan de muchos gustos, dejan cosas buenas y se esfuerzan grandemente, porque después la meta obtenida les trae satisfacciones mayores.

Se trata, pues, de despreciar —como lo dijo Jesús— la vida en este mundo, para enfilar la lucha por la Vida en el otro.

Y como la Vida en la eternidad es puramente amor, si queremos lograrlo, todas las acciones que realicemos aquí deberán ser actos de amor, las palabras que salgan de nuestra boca deberán ser únicamente las que nazcan del amor y las que lo susciten y, finalmente, todos nuestros pensamientos serán de amor. Cualquier otro móvil deberá desaparecer.

Lo mejor es que nuestra vida temporal, por ende y casi sin percibirlo, se llenará también de felicidad.

Y, por fin, tendremos un Cielo en la tierra: la nueva Jerusalén.

 

  

 

 

 

Posted in La Cruz | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en ‘El que ama su vida la destruye…