Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘División’

Unidad

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 3, 2016

Jesús oró por ti y por mí, antes de morir. Pero oró por una intención muy especial: para que todos seamos uno, como el Padre en Él, y Él en el Padre.

Pero estamos divididos: no solo existen las divisiones de los cristianos entre sí (católicos, protestantes, orientales, etc.), sino que dentro de la misma Iglesia fundada por Jesús —la católica— hay quienes se oponen al Papa y al Magisterio de la Iglesia: unos, porque no conservan algunas tradiciones, y otros, porque no “progresa” ni se adecúa a los tiempos modernos, como algunos lo esperan; sin tener en cuenta, tanto los unos como los otros, que Dios la guía a través de sus jerarcas, sin permitir jamás que se equivoquen cuando escriben oficialmente como Magisterio.

Ambas facciones erigen sus criterios como la verdad absoluta, y entienden las posturas contrarias como equivocadas.

Por eso, como lo dijo Jesús, el mundo todavía no cree que el Padre lo envió.

«Entre los pecados que exigen un mayor compromiso de penitencia y de conversión han de citarse ciertamente aquellos que han dañado la unidad querida por dios para su pueblo» (Carta apostólica Tertio millenio adveniente, nº 34).

Resulta u poco duro oír hablar a un Papa así, pero es conveniente que ese llamado de atención, ese «campanazo» de alerta conmueva nuestras entrañas al comenzar el siglo XXI.

Oramos con san Esteban para que el Señor, no nos tenga en cuenta este pecado, porque seremos juzgados, como nos lo cuenta el Apocalipsis. Efectivamente, el apóstol Juan escuchó una voz que le decía: «Mira, llego en seguida y traigo conmigo mi salario, para pagar a cada uno su propio trabajo.»

Trabajemos, pues, por la unidad. Este es el derrotero que se pone hoy ante nuestros ojos, con respecto a uno de los pecados que más hacen sufrir al Corazón de Jesús, infinita fuente de misericordia: oración, penitencia y obediencia.

Posted in Iglesia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Unidad

Ciclo C, VII domingo de Pascua (donde se celebra)

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 3, 2016

Unidad

 

Jesús oró por ti y por mí, antes de morir. Pero oró por una intención muy especial: para que todos seamos uno, como el Padre en Él, y Él en el Padre.

Pero estamos divididos: no solo existen las divisiones de los cristianos entre sí (católicos, protestantes, orientales, etc.), sino que dentro de la misma Iglesia fundada por Jesús —la católica— hay quienes se oponen al Papa y al Magisterio de la Iglesia: unos, porque no conservan algunas tradiciones, y otros, porque no “progresa” ni se adecúa a los tiempos modernos, como algunos lo esperan; sin tener en cuenta, tanto los unos como los otros, que Dios la guía a través de sus jerarcas, sin permitir jamás que se equivoquen cuando escriben oficialmente como Magisterio.

Ambas facciones erigen sus criterios como la verdad absoluta, y entienden las posturas contrarias como equivocadas.

Por eso, como lo dijo Jesús, el mundo todavía no cree que el Padre lo envió.

«Entre los pecados que exigen un mayor compromiso de penitencia y de conversión han de citarse ciertamente aquellos que han dañado la unidad querida por dios para su pueblo» (Carta apostólica Tertio millenio adveniente, nº 34).

Resulta u poco duro oír hablar a un Papa así, pero es conveniente que ese llamado de atención, ese «campanazo» de alerta conmueva nuestras entrañas al comenzar el siglo XXI.

Oramos con san Esteban para que el Señor, no nos tenga en cuenta este pecado, porque seremos juzgados, como nos lo cuenta el Apocalipsis. Efectivamente, el apóstol Juan escuchó una voz que le decía: «Mira, llego en seguida y traigo conmigo mi salario, para pagar a cada uno su propio trabajo.»

Trabajemos, pues, por la unidad. Este es el derrotero que se pone hoy ante nuestros ojos, con respecto a uno de los pecados que más hacen sufrir al Corazón de Jesús, infinita fuente de misericordia: oración, penitencia y obediencia.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, VII domingo de Pascua (donde se celebra)

La unión de los cristianos

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 9, 2015

«Entre los pecados que exigen un mayor compromiso de penitencia y de conversión han de citarse ciertamente aquellos que han dañado la unidad querida por dios para su pueblo» (Carta apostólica Tertio millenio adveniente, nº 34).

Resulta u poco duro oír hablar a un Papa así, pero es conveniente que ese llamado de atención, ese «campanazo» de alerta conmueva nuestras entrañas al comenzar el siglo XXI.

«Es este un problema crucial para el testimonio evangélico en el mundo», continúa diciendo en su carta apostólica. Sin importar si los budistas o mahometanos tienen más o menos divisiones que nosotros, el espectáculo que brindamos al mundo es deplorable: Jesús es amor y estamos divididos. Jesús es amor y nos decimos cosas que hieren. Jesús nos dio, como despedida, el “amaos los unos a los otros como yo os he amado” y no lo hemos puesto en práctica.

Cada vez que rechazamos de palabra o de obra, a uno de nuestros hermanos, porque son Cristianos Evangélicos, Pentecostales, etc., estamos, sin quererlo quizá, poniendo un ladrillo más en el muro que nos separa.

En cambio, si se responde cada afrenta como Él nos enseñó, poniendo la otra mejilla, dando todo a quien se lo quiere llevar, amando de corazón y disculpando todo antes de ir al presentar la ofrenda al Altar, estaremos forjando la unión que quería el Papa cuando escribía «Comprometiendo a los cristianos, en sintonía con la gran invocación de Cristo, antes de la pasión: que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos sean también uno en nosotros (Jn 17, 21)».

Pero el Santo Padre hace énfasis en que «la unidad, en definitiva, es un don del Espíritu Santo». Por eso, traza el plan de trabajo:

  1. Oración ecuménica continua y creciente para lograr ese don.
  2. Compromiso de penitencia y de conversión.
  3. Actualización generosa de las directrices del Concilio.
  4. No caer en ligerezas o reticencias al testimoniar la verdad.
  5. Fomentar la unión en los postulados que nos unen, en vez de subrayar los que nos separan, ya que aquellos son siempre más que estos.

Este es el derrotero que se pone hoy ante nuestros ojos, con respecto a uno de los pecados que más hacen sufrir al Corazón de Jesús, infinita fuente de misericordia: oración, penitencia y obediencia.

 

Posted in Cristianos | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en La unión de los cristianos

Principales Razones de las divisiones entre los cristianos

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 6, 2015

 

Arrianismo

Doctrina de Arrio, que enseñaba, acerca de la Trinidad, que el Hijo no es igual al Padre, que no es de la misma naturaleza y que no participa de su eternidad. La divinidad de Cristo no era sino secundaria y subordinada.

Desaparecido.

 

Donatismo

Cisma del obispo Donato, que negaba todo valor a los sacramentos administrados por los obispos indignos o los juzgados como tales.

Desaparecido.

 

Nestorianismo

En lugar de atribuir a la única persona de Jesucristo las dos naturalezas divina y humana, Nestorio enseñaba que en Jesucristo coexistían dos personas, una divina y otra humana.

No hay informe de número de fieles (muchos se han mezclado con los monofisistas).

 

Iglesias Antiguas Orientales, Monofisistas o no Calcedonianas

Doctrina que rechaza la formulación de las dos naturalezas del Hijo.

Las integran unos 22 millones de fieles.

 

Iglesias Orientales (llamadas por ellos ortodoxas)

Separadas doctrinalmente por no aceptar la afirmación de que el Hijo, además de proceder del Padre, también procede del Espíritu Santo. Se aúna a esto el hecho de que no aceptan el primado del sucesor de Pedro, ni de su sede, Roma.

Deben añadirse factores políticos (traslado del imperio de Constantino a Bizancio, penetración de pueblos bárbaros y musulmanes) y algunos factores geográficos.

Se suman quejas por ritos y costumbres.

Cerca de 150 millones de fieles.

 

Iglesia Veterocatólica

Rechazan el dogma de la infalibilidad papal. En lo demás, son muy parecidos a los católicos.

Un poco más de medio millón de fieles.

 

Iglesias Luteranas

La gratuita santificación del hombre por la gracia, con la cual se hace justo, es contraria, según Lutero, al ambiente eclesiástico que lo rodeaba: el mundo de la curia romana, las penitencias monacales, la predicación de las indulgencias, la veneración de los santos, las peregrinaciones a santuarios marianos, la sutil teología escolástica.

De aquí se derivan muchos de los principios que ilustrarán a otras Iglesias, Comunidades Eclesiales, Movimientos Religiosos, Grupos y Sectas de la mayor variedad: total soberanía de la Biblia sobre cualquier otro tipo de autoridad, negación de la Tradición de la Iglesia, permanencia de la condición pecadora del hombre, el perdón es gratuito, incondicional e inmerecido y se ofrece por la redención de Cristo (se manifiesta con el arrepentimiento y la reparación), temor a que la mediación de María pueda atentar a la única mediación de Cristo, se rinde culto solo a Dios, no existe el purgatorio, el centro de la Iglesia está en la predicación, el bautismo confiere al fiel el hecho de ser sacerdotes (no es un sacramento especial), etc.

Martín Lutero nunca pensó en fundar una nueva Iglesia, sino reformarla, no tanto en las costumbres, como en las creencias.

El número de creyentes miembros de la Federación Luterana Mundial es de 62 millones; se cree que fuera de ellos hay unos 20 ó 22 millones más, lo que daría un gran total de 82 a 84 millones de fieles, aproximadamente.

 

Iglesias Reformadas o Presbiterianas

Doctrina de Juan Calvino (se llama también «calvinismo»). Afín al Luteranismo, contempla la predestinación (está decidido por Dios quién se va a salvar y quién no), es de carácter más universal que el Luteranismo, se gobierna por presbíteros y ancianos (no hay obispos) y se celebra la Cena una vez al mes, consumiendo ambas especies y creyendo en una presencia espiritual de Cristo en ella.

Aproximadamente 70 millones de fieles.

 

Iglesias Anglicanas/Episcopalianas

Originada por Enrique VIII, quien se enfrentó al Papa, porque no le aprobó su divorcio con Catalina de Aragón. Diferentes actuaciones del Parlamento ingles hicieron posible el establecimiento de una nueva Iglesia nacional.

65 millones de fieles, aproximadamente.

 

Iglesias Congregacionalistas

Nace de movimientos no–conformistas. Se da toda la importancia a la asamblea de creyentes (su nombre lo toman de este hecho), autonomía total de la parroquia, doctrinalmente cercanos a los presbiterianos.

Cerca de 2 millones de fieles.

 

Iglesias Bautistas

Sus organizadores son John Smyth y Thomas Helwys, pero sus raíces están en el anabaptismo (re–bautizar a quienes habían recibido el bautismo siendo niños).

Se diferencian de los anteriores en una conversión basada en un «nuevo nacimiento», es congregacionalista (no hay presbíteros ni obispos, sino pastores y ancianos, ministerio que puede ser ejercido por cualquiera), cada Iglesia es independiente, bautismo por inmersión y solamente a los adultos, se hace la santa cena (un simple «recuerdo» de la última cena), total separación de la Iglesia y el Estado.

Conforman este credo más de 50 millones de fieles.

 

Comunidades de los Cuáqueros o Sociedad Religiosa de los Amigos

Comunidad cristiana libre, fundada por George Fox, no conformista, de espíritu místico decepcionado de la Iglesia Anglicana. Se llega a Dios sin mediadores, liturgia ni sacramentos. Libertad religiosa, negación a participar en cultos, ir a la guerra o hacer distinciones entre las clases sociales.

Unos doscientos mil fieles.

 

Iglesias Metodistas

Resultado de un «despertar religioso» propuesto por John Wesley, quien nunca pensó formar comunidades separadas de la Iglesia de Inglaterra. Prácticas piadosas, lecturas metódicas del Nuevo Testamento, ayunos en ciertos días, examen de conciencia diario, austeridad en el vestir, visitas a enfermos… Conversión y entusiasmo por una vida de perfección cristiana (experiencia sensible). Las Sagradas Escrituras se interpretan libremente.

Cerca de 50 millones.

 

Comunidades Pentecostales

De los «despertares religiosos» americanos con influencias metodistas, nacen estas comunidades, para experimentar de nuevo el Pentecostés.

Fenómeno transconfesional.

Infalibilidad literal de la Biblia, aceptación de la doctrina de la justificación por la fe, gran énfasis en la santificación obrada por el Espíritu Santo, cumplida en el Bautismo «de Espíritu» y manifestada en varios carismas: don de lenguas, sanidad o curación por la fe, y la profecía. Bautismo de agua, siempre por inmersión.

Son muchas las denominaciones. Por eso las cifras halladas varían mucho: desde unos 6 millones, hasta 30 ó 40 millones de fieles.

 

Iglesias Adventistas

Desde su fundación (hecha por William Miller) estudian en la inminente segunda venida de Cristo, vaticinada para 1843, 1844 y varias fechas más. Ellen Gould Harmon (la señora White) las impulsó grandemente. También hacen énfasis en la guarda del sábado y no del domingo. Además, afirman que el alma no es inmortal, que los justos vivirán en la tierra un milenio con Cristo, tras lo cual irán al cielo y que los impíos serán definitivamente aniquilados. El cuerpo es templo del Espíritu Santo y, por lo tanto, debe cuidarse: vegetarianismo, desaprobación del café, té, carne de cerdo, licor y tabaco.

No hay números confiables de fieles.

 

Evangelicalismo, evangelismo o evangélicos

Con frecuencia en el lenguaje popular se usa este término de manera imprecisa, porque con él se hace referencia a cualquier grupo de tipo protestante o incluso no cristiano.

Pero el término «evangélicos» designa las agrupaciones o movimientos de tipo «libre empresa religiosa» que tienen su origen en Estados Unidos durante el siglo XIX y se han difundido a partir de allí en América Latina.

Afirman lo siguiente: los verdaderos cristianos son los que han tenido una experiencia personal de conversión («nuevo nacimiento» o «santificación») y están dispuestos a dar testimonio y a convertir a otros (debe hacerse una predicación intensa); la fuente de la fe es la Biblia, que es la palabra divina, y todo intento de interpretación crítica de ella es una apostasía de la fe; el retorno de Cristo está próximo, y los creyentes deben prepararse a recibirlo; hay una total degradación de la naturaleza humana producida por el pecado, y el hombre se salva sólo mediante la fe personal en la muerte expiatoria de Cristo, gracia que Dios concede sólo a quien Él quiera; los sacramentos no son instrumento de la gracia ni son instrumentos para la salvación.

Aunque los evangélicos están conformados por grupos que tienen tendencias muy diversas, se agrupan en el «Movimiento Evangelical», que tiene en la actualidad más de 175 millones de seguidores.

 

Mormones

Joseph Smith, originario de una familia metodista del estado de Vermont, Estados Unidos, ante el fenómeno de las múltiples denominaciones cristianas y diferentes «despertares» religiosos, se cuestiona acerca de la verdadera comunidad querida por Dios mismo. En una visión se le comunica que todas las sectas están equivocadas. Y en una segunda visión, el ángel Moroni le revela la existencia de unas tablas escondidas, en las que está encerrada la plenitud del evangelio eterno. En 1827 encuentra las planchas de oro escritas en un idioma llamado egipcio reformado, que traduce al inglés (traducción que debía hacerse con la ayuda de dos piedras que venían en el cofre junto con las tablas, llamadas Urim y Zummim) y publica en 1830 con el nombre de Libro de Mormón. Luego, las tablas son llevadas por el ángel al cielo.

Se afirma que uno de los últimos reyes nefitas, Mormón, dejó por escrito en tablas de oro las crónicas que siglos después el ángel Moroni haría descubrir al profeta Smith.

En abril de ese año queda constituida su iglesia. Después de un largo éxodo, debido a las persecuciones, se asientan definitivamente en Utah, donde fundan la ciudad de Salt Lake City, que desde 1847 será el centro religioso de la fe mormona.

En el Libro de Mormón, Smith afirma que «La grande y abominable iglesia [se refiere a la Iglesia Católica] por encima de todas las iglesias ha adulterado el Evangelio del Cordero en muchas de sus preciosas partes para pervertir los caminos del Señor». Por eso introdujo muchos cambios: en el Nuevo Testamento agregó 128 versículos y cambió otros 1.475, cambiando por completo el sentido de muchos capítulos. Además, los mormones afirman que el Papa es el anticristo.

Su doctrina defiende el bautismo de los muertos, los dos tipos de matrimonios: el terrestre y el celeste, la práctica de la iniciación, el rechazo de la fe trinitaria, la corporeidad de Dios Padre, la revelación progresiva, la eternidad del hombre antes de su nacimiento y su accesibilidad a la condición de dioses, el infierno no existe y se defiende la poligamia (Smith tuvo 27 esposas).

Tienen un gran sentido de familia y pretenden el monopolio de la verdad y plenitud del evangelio su exclusivismo vuelve inútil cualquier diálogo ecuménico. Son muy sobrios en su vida y costumbres, pagan el diezmo a la iglesia, y les están prohibidos el alcohol, el tabaco, el café y otros estimulantes.

Las últimas estadísticas hablan de más de 6 millones de seguidores de la fe mormona.

 

Testigos de Jehová

Charles Taze Russell (1852-1916), de Pittsburg, de origen presbiteriano, frecuenta en su juventud reuniones adventistas. El estudio asiduo del texto bíblico lo lleva a cifrar 1914 como la fecha del juicio final y el comienzo del milenio en el que Cristo reinará durante mil años de paz. Organiza el grupo de los estudiantes de la Biblia y crea la Atalaya, revista que difunde ampliamente sus ideas milenaristas. En 1909, la sede central de la organización se instala en Brooklyn.

Joseph F. Rutherdorf (1869-1942) sucede a Russell, consolida la obra y reinterpreta el significado de 1914: ese año, el mundo tocó a su fin «legalmente». El juez Rutherdorf anuncia para 1925 la llegada a la tierra de los antiguos patriarcas. Años después, la sociedad recibe el nombre de Testigos de Jehová (1931).

Nathan H. Knorr (1905-1978) toma la dirección en 1942 y centraliza todavía más el movimiento alrededor de Brooklyn. Dentro de la mejor tradición jehovista, Knorr anuncia el año 1975 como la fecha para el final del mundo. En 1978, Frederic Franz fue el nuevo presidente y, desde 1993, Milton G. Henschel.

La doctrina de los Testigos reposa en la Biblia, considerada como palabra de Dios y regla de vida. La interpretación que de ella se hace es literalista, rechazando la aplicación de la teoría de los géneros literarios al texto bíblico. El monoteísmo de los Testigos lleva a la negación tanto de la fe trinitaria como de la divinidad de Jesucristo, quien es llamado «el ángel de Jehová» o el arcángel Miguel. María engendró a un ser humano; no es Virgen ni inmaculada ni Madre de Dios. El Espíritu Santo no es persona, sino fuerza activa de Dios. El infierno no existe. Las ideas sobre la redención hecha por Jesús, la salvación del hombre y la inmortalidad del alma presentan divergencias fundamentales respecto a las enseñanzas de todas las Iglesias cristianas.

Cristo no fundó una Iglesia jerárquica; esta es obra de Satán.

La escatología, sin embargo, es el capítulo que especifica a los Testigos. Alrededor de este centro neurálgico gira todo su universo religioso. La clave para su interpretación radica en los distintos modos de resurrección de las gentes, que debe colocarse dentro del esquema de su particular historia del mundo. Tras un Reino de armonía universal que se concluyó con el diluvio, y otro de rebelión y de las obras de Satán que llega hasta 1914, se inicia el último período que es el del milenio en el que Jehová reúne a los Testigos que lucha contra las fuerzas de Satán. Lucha que concluirá con la batalla de Armagedón y en la que los no–Testigos serán aniquilados para siempre. Pero los 144 000 elegidos serán criaturas espirituales y gozarán del cielo. Los otros testigos están destinados a habitar en un paraíso terrestre con felicidad inacabable.

Ahora es el tiempo en el que ya se ha instaurado la teocracia, o el gobierno directo de Jehová en el mundo. Es el momento para anunciar a todos los hombres la necesidad de refugiarse en la sociedad de los Testigos, única posibilidad de llegar a la salvación final.

Se calculan unos 6 millones de miembros.

Posted in Cristianos | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Principales Razones de las divisiones entre los cristianos

¿Iglesia tradicionalista o progresista?

Posted by pablofranciscomaurino en enero 26, 2014

Desgarrar a Cristo*

«Os conjuro por el nombre de nuestro Señor Jesucristo… que no haya entre vo­sotros divisiones» (1Co 1, 10ss). San Pablo arremete con todas sus energías contra las divisiones en la Iglesia. El evitar las divisiones no es algo simplemente «deseable». Si la Iglesia es una y la unidad es una nota tan esencial como la santidad, cualquier división —por pequeña que parezca— desfigura el rostro de la Iglesia, destruye la Iglesia.

«Yo soy de Pablo, yo de Apolo…» To­das las divisiones nacen de una conside­ración puramente humana. Mientras nos quedemos en los hombres estaremos echando todo a perder. Los hombres somos sólo instrumentos, siervos inútiles: «yo planté, Apolo regó, pero es Dios quien dio el crecimiento» (1Co 3,6). Quedar­se en los hombres es una idolatría, y todo protagonismo es una forma de robar la gloria que sólo a Dios corresponde. Por eso San Pablo responde con absoluta con­tundencia: «¿Acaso fue Pablo crucifica­do por vosotros? ¿O habéis sido bautiza­dos en el nombre de Pablo?» Es como decir: No hay más salvador que Cristo Jesús. El instrumento debe permanecer en su lugar. Lo demás es mentir y desfi­gurar la realidad.

«¿Está dividido Cristo?» Puesto que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo (1Co 12,12), toda división en la Iglesia es en realidad desgarrar al mismo Cristo. La falta de unidad en nuestros criterios, en nues­tras actuaciones, en nuestras relaciones… tiene el efecto horrible de presentar un Cristo en pedazos. En consecuencia, se hace imposible que la gente crea.

Por eso San Pablo se muestra tan in­transigente en este punto y apela a la ne­cesidad absoluta de estar todos «unidos en un mismo pensar y en un mismo sen­tir». Lo cual viene a significar no pensar ni actuar desde un punto de vista huma­no, sino siempre y en todo desde la fe, que es la que da realmente consistencia y unidad: «poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu… Un sólo cuerpo y un sólo Espíritu… Un sólo Señor, una sola fe, un sólo bautismo, un sólo Dios y Pa­dre de todos» (Ef 4,3-6).

Este escrito, hecho por el padre Julio Alonso Ampuero, en el libro: Año litúrgico, de Gratis Date, parece dirigido a los miembros de la Iglesia que quieren dividirla, utilizando terminologías como: «Yo soy tradicionalista» o: «Yo soy progresista».

Posted in Iglesia | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Iglesia tradicionalista o progresista?

Ciclo B, IX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 9, 2013

La libertad de los hijos de Dios

 

En la primera lectura se nos recuerda un mandato del Señor: guardar su día, santificándolo y descansando, con el fin de recordar que fuimos esclavos del pecado, y que ahora somos libres.

Pero resulta ahora que hay, aun entre nuestros hermanos en la fe, quienes quieren privarnos de esa libertad: nos exigen que cumplamos lo que ellos creen que debemos hacer: critican al Papa y a las autoridades eclesiales, piensan que nuestras oraciones son vacías, se escandalizan porque tenemos imágenes, deploran nuestra devoción a la Santísima Virgen, creen que falta mucha alegría en el rito católico, critican el que hagamos la señal de la Cruz…

Y entre los mismos católicos, hay quienes forman grupos, aislándose de los demás porque, según sus pobres criterios, no viven bien la fe. Si no hablan mal de los demás grupos, no les aprueban sus modos de orar, su carisma, o sus servicios, sin ocultar el hecho de creerse mejores, etc.

Para prevenir eso, Jesús nos enseñó que el distintivo del cristiano es el amor: en esto conocerán los demás que somos cristianos: en que nos amamos los unos a los otros, no en que nos criticamos exterior ni interiormente.

Efectivamente, en el Evangelio de hoy, Jesús afirmo: «El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado». Es como si dijera: las normas se hicieron para el bien del hombre, no para someterlo.

Asimismo, retó a los fariseos que lo molestaban: «¿Qué está permitido?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo, morir?». ¡Amar!

A nosotros esas críticas no nos importan, como les dice hoy san Pablo a los corintios, aunque «nos aprietan por todos lados, no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban, pero no nos rematan…»; porque lo único que buscamos es amar, porque somos libres: ha brillado en nosotros la gloria de Dios, reflejada en Cristo, una fuerza extraordinaria, que es de Dios y no proviene de nosotros.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, IX domingo del tiempo ordinario

Cómo actuar con otros cristianos

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 2, 2009

Desafortunadamente, entre los cristianos se han producido divisiones: en el siglo XI, los cristianos orientales (llamados ortodoxos) se separaron de los cristianos católicos; y, en el siglo XVI, otro tanto hicieron los protestantes y los anglicanos.

De entre los protestantes han proliferado innumerables iglesias, comunidades, movimientos religiosos, grupos y sectas de mayor o menor afinidad entre sí. Se llamaron después evangélicos y, más recientemente, simplemente cristianos. Y para agravar la situación, por desgracia, muchos de ellos se excluyen mutuamente.

No hay justificación teológica, ni espiritual, ni bíblica para la existencia de esta pluralidad, estén genuinamente separadas o no. Jesús, por ejemplo, orando a su Padre, dejó ver que le interesa mucho la unidad de los cristianos:

«No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.» (Jn 17, 20-21)

El problema se presenta cuando tenemos que conversar con nuestros hermanos cristianos no católicos, sobre todo esos que pretenden convencernos para que dejemos el catolicismo y vayamos a su culto o que nos congreguemos en tal o cual denominación.

En ese caso, es preciso tener claro el modo como nos debemos comportar, porque muchas veces podemos llegar a actuar como si no fuéramos cristianos.

1) Orar mucho por todos los cristianos (católicos, orientales, protestantes y anglicanos).

2) Dar testimonio de amor, paz y alegría, en el que se incluye un respeto grande por la forma de pensar de los demás.

3) Una vez que ellos se persuadan de que los respetamos y —sobre todo— de que los amamos, debemos dejar que sea el Señor quien los toque con su gracia, lo que significa confiar en Dios y, por lo tanto, no propiciar  ni permitir las polémicas ni las discusiones:

«Es honra del hombre evitar discusiones. (Pr 20, 3)

«Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar elevando hacia el cielo unas manos piadosas, sin ira ni discusiones.» (1Tm 2, 8)

«Esto has de enseñar; y conjura en presencia de Dios que se eviten las discusiones de palabras. »  (2Tm 2, 14)

«Evita las discusiones.» (2Tm 2, 23)

4) Si se presenta la oportunidad (que por ejemplo hablen de algún tema), podemos contarles cómo vivimos nuestra vida cristiana, haciéndolos participes de nuestra felicidad, sin quererlos convencer.

5) Si se muestran inquietos, intransigentes o polémicos, les diremos que a nosotros lo único que nos interesa es amarlos, porque aprendimos que Jesús dijo: «En esto reconocerán todos que son mis discípulos, en que se amen unos a otros.» (Jn 13, 35). Así los haremos entender que solo nos interesa seguir a Cristo en el amor; y esta actitud será la que permita que Dios actúe en ellos (aunque lo haga después de pasado un tiempo).

Mientras el cristiano continué actuando de una manera diferente a la que se acaba de describir, no solamente estará negando en la práctica lo que en la teoría profesa, sino que presentará al mundo un escándalo. ¡Las disensiones entre los cristianos son un escándalo! Y esto es grave: ¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Tiene que haber escándalos, pero, ¡ay del que causa el escándalo! (Mt 18, 7)

Es hora de parar. Jesús nos dijo cómo:

«Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado». (Jn 13, 34)

Y, ¿cómo nos amó Él? ¡Hasta dar su vida! ¿Daríamos la vida por uno de nuestros hermanos separados? Si la respuesta es negativa, todavía nos falta mucho para llamarnos cristianos católicos.

 

 

 

 

 

Posted in La conducta del cristiano | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Cómo actuar con otros cristianos

Martín Lutero

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 10, 2008

La historia de la Iglesia registra innumerables conquistas espirituales en casi todas las regiones geográficas. Sin embargo, no todas han sido alegrías en ese sentido: son muchas las discordias que, tras su análisis juicioso, han dado como resultado luces enriquecedoras especialmente para conformar una doctrina, compacta y fuerte a la vez, cada día más cierta.

Pero los desenlaces tampoco han producido siempre efectos positivos, dentro de los que deben resaltarse con dolor las divisiones, muy especialmente la del siglo XVI, con Martín Lutero.

Esa escisión deplorable ha dejado, como todas, una herida que ahora toda la Iglesia, con el Santo Padre a la cabeza, intenta remediar por el camino más acorde con su espíritu: el amor, el perdón y el olvido. Es este el camino que escogió Jesús y el que las Conferencias Episcopales han recomendado siempre a los alzados en armas: guerrilleros, pueblos y aun partidos políticos que enarbolan instrumentos bélicos a sus conciudadanos para “defender” sus ideas.

Esta forma de proceder no solo es cristiana sino humana: la experiencia ha probado que de las conflagraciones no ha nacido nunca la paz y que, por el contrario, florecen los resentimientos, los odios, las disputas perpetuas y casi sin solución… todo a un costo muy alto, mejor, el más alto costo: vidas humanas perdidas.

Pero, además, la entraña misma de la doctrina católica está plena de ejemplos de perdón y olvido, desde actos sencillos hasta heroicos: primero Jesús en la Cruz, luego el diácono Esteban y los mártires de todos los tiempos, hasta los recientemente canonizados; todos han antepuesto el amor, el perdón y el olvido a sus rencillas y resquemores —justos, por cierto— llenando el santoral de paradigmas que pueden enfervorecer al más insensible de los cristianos.

Y todos ellos han seguido el ejemplo del Redentor: orar y ofrecer sacrificios por sus adversarios y/o enemigos, declarados o no, siempre teniéndolos como otros hijos de Dios, con cualidades y defectos como todos.

Es por eso que no podemos permitirnos actitudes o sentimientos contrarios al amor que Dios y el Papa nos piden: que todos los cristianos seamos uno.

Por todo el globo terráqueo muchos se han hecho eco de esas palabras con hechos —aun heroicos— de comprensión y de tolerancia. Unámonos ellos para que, como dijo el Santo Padre, hablando de lo que nos une, que es mucho más de lo que nos separa, lleguemos a cumplir esa anhelada meta milenaria.

El camino es claro: perdonar, olvidar, ¡amar con el Amor de Dios!

 

 

 

 

 

 

Posted in Cristianos | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Martín Lutero