Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Dolores’

Ciclo A, XV domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en julio 18, 2011

¿Por qué no reaccionamos?

 

Es angustioso el clamor de san Pablo: Vemos que la creación entera gime y sufre dolores de parto. Y también nosotros, aunque ya tengamos el Espíritu como un anticipo de lo que hemos de recibir, gemimos en nuestro interior mientras esperamos nuestros derechos de hijos de Dios y la redención de nuestro cuerpo.

Quizá esa angustia se deba a que no se ha cumplido todavía en nosotros lo que había dicho Dios, siete siglos antes, a través del profeta Isaías: «Como baja la lluvia y la nieve de los cielos y no vuelven allá sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y haberla hecho germinar, para que dé la simiente para sembrar y el pan para comer, así será la Palabra que salga de mi boca».

Efectivamente, al mirar la situación del mundo, si nos percatamos que solo un poco más de un millón de seres humanos (el 17% de la humanidad) son católicos, diremos que la palabra de Dios no ha calado aún en el mundo…

Jesús lo expresa así: «Este es un pueblo de conciencia endurecida. Sus oídos no saben escuchar, sus ojos están cerrados. No quieren ver con sus ojos, ni oír con sus oídos y comprender con su corazón…; los convertiría y los sanaría».

Sabemos cómo mejorar este desastroso panorama: la solución es oír la Palabra de Dios y ponerla en práctica.

Pero algunos, cuando oyen la Palabra del Reino, no la profundizan: viene entonces el Maligno y les arrebata lo que fue sembrado en su corazón.

Otros oyen la Palabra y la reciben con alegría pero, apenas sobreviene alguna contrariedad o persecución por causa de la Palabra, se vienen abajo.

Y a la mayoría, las preocupaciones de esta vida y los encantos de las riquezas les ahogan esta Palabra, y al final no producen fruto.

En cambio, los que oyen la Palabra y la ponen en práctica, ciertamente dan fruto y producen treinta, sesenta o cien veces más.

¿A cuál de estos cuatro grupos pertenecemos?

¿A cuál queremos vincularnos hoy?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XV domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, Ascensión del Señor

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 24, 2010

Cristiano: ¿se te nota?

 

Nada podía aumentar la felicidad de los apóstoles: Jesús había resucitado. La vida había triunfado sobre la muerte. La esperanza de esos primeros cristianos nacía para siempre en sus corazones, y las penas y los dolores pasaban a un segundo lugar. Luego, mientras los bendecía, se elevó hacia el Cielo.

¿Hasta qué punto vivimos esta esperanza? ¿Cuántas veces las penas o los dolores opacan ese horizonte de luz, de alegría y de paz?

¿No será que ya no tenemos el impulso interior de esos primeros cristianos? Ellos se volvieron a Jerusalén con gran alegría, pero luego comenzó su lucha: unos caían, otros seguían adelante. Es la historia de los hombres: triunfos y fracasos.

A los que se debilitaban por la preocupación por los problemas diarios, a los que perdían la ilusión de vencer también a la muerte y ser eternamente felices, escribía san Pablo, pocos años después, animándolos a mantenerse firmes en la esperanza que profesaban, «porque es fiel quien hizo la promesa».

Hoy necesitamos oír esa voz de nuevo: acerquémonos con corazón sincero y, llenos de fe, esperemos la segunda venida de ese Jesús amoroso; vendrá para salvar definitivamente a los que lo esperan. Llenémonos de esa alegría que invadió a los que lo veían elevarse al Cielo; que tal alegría nos acompañe, desde hoy en adelante —y siempre— en nuestra vida personal, en nuestra familia, en el trabajo, en la vida social, etc.

Se tiene que notar que somos cristianos: alguna diferencia debe haber con los demás hombres. Nuestra vida tiene que ser especial: somos felices porque nos amamos, estamos tranquilos porque tenemos fe y vivimos alegres ¡porque vamos para el Cielo!

Que en nuestra vida se note esta transformación que produce la Esperanza: que la gente lo note en nuestros labios, pero principalmente que se haga patente en nuestra actitud diaria, en el hogar, al trabajar, al compartir con los amigos… ¡que los demás noten la alegría de los hijos de Dios!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, Ascensión del Señor