Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Educación’

La nueva Jerusalén, ¿aquí?

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 3, 2016

 

“Y oí una voz que clamaba desde el trono: ‘Esta es la morada de Dios con los hombres; Él habitará en medio de ellos; ellos serán su pueblo y Él será Dios-con-ellos; Él enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte ni lamento, ni llanto ni pena, pues todo lo anterior ha pasado. […] Al que tenga sed yo le daré de beber gratuitamente del manantial del agua de la vida. Yo seré Dios para él, y él será hijo para mí.’ […] A su luz caminarán las naciones, y los reyes de la tierra llevarán a ella sus riquezas. No habrá que cerrar sus puertas al fin del día, ya que allí no habrá noche. Traerán a ella las riquezas y el esplendor de las naciones. Nada manchado entrará en ella, ni los que cometen maldad y mentira, sino solamente los inscritos en el libro de la vida del Cordero.” (Apocalipsis, capítulo 21)

Además se puede leer en Isaías (capítulo 11) algo que, contradiciendo algunas exégesis, tendría el mismo sentido:

“El lobo habitará con el cordero, el puma se acostará junto al cabrito, el ternero comerá al lado del león y un niño chiquito los cuidará. La vaca y el oso pastarán en compañía y sus crías reposarán juntas, pues el león también comerá pasto, igual que el buey. El niño de pecho jugará sobre el nido de la víbora, y en la cueva de la culebra el pequeñuelo meterá su mano. […] No cometerán el mal, ni dañarán a su prójimo en todo mi Cerro santo, pues, como llenan las aguas el mar, se llenará la tierra del conocimiento del Señor.”

Ya es hora de hacer realidad estos pasajes evangélicos:

Veo a un hombre darle el paso a otro en el tráfico, a otro pedirle perdón a alguien después de estrellar su carro y pagarle todos los daños, más allá se observa cómo un joven ayuda a una anciana a pasar la calle y todos los autos se detienen con calma para que no tenga que apurarse. Los transeúntes sonríen y se saludan los choferes, las filas son respetadas…

En los bancos, teatros y demás lugares públicos se ve la cortesía y la urbanidad en las colas, los ancianos son pasados adelante; nadie fuma, el licor es tomado moderadamente; los espectáculos son sanos y preservan la moral; en las tiendas la atención es esmerada y educada, pero no solamente por el interés económico…

La tecnología y la ciencia están al servicio del hombre y no al revés. En los congresos científicos se enseña todo si egoísmos, buscando más que el reconocimiento, el bienestar del hombre en sus aspectos biológico, psicológico y espiritual…

Con la economía sucede lo mismo: es para el hombre y no el hombre para ella.

Ya casi no hay trabajo para los abogados: todos tratan de solucionar sus problemas de común acuerdo. Solo se los busca para llenar algunos requisitos indispensables…

La ecología es prioridad para todos…

Los escritores dedican todos sus esfuerzos a propagar buenas costumbres… En las comunicaciones, los medios destacan lo bueno, informan con veracidad…

Empleados y patrones se tratan con justicia…

En el comercio, se acabó la competencia y fue reemplazada por la cooperación. Solo se venden productos útiles y no se crean necesidades…

Ya no existe la pornografía ni el machismo, ni la degradación de la mujer…

Ellas ganan un buen salario, trabajando medio tiempo, para poder dedicarse a la educación de los hijos…

La política está al servicio del pueblo y no de intereses particulares…

La educación es una de las principales prioridades de los gobiernos…

La gente es consecuente con su manera de pensar: no hay católicos de segunda categoría, todos luchan a diario por ser mejores en todos los aspectos. La ascética es pelea de todas las almas y la mística acompaña a muchos…

Se respetan otras formas de pensar. No se discute ni siquiera con un poco de acaloramiento sobre las diferencias, sino que se habla de lo que unifica y enriquece…

La gloria de Dios y la paz entre los hombres es la meta principal de todos.

Como se ve, a cada uno le corresponde hacer algo por la nueva Jerusalén.

¿Utopía de ingenuos? Lo seguirá siendo hasta que comencemos, con Jesús.

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en La nueva Jerusalén, ¿aquí?

Nos llamaron fanáticos

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 30, 2015

Por algunas actitudes no cristianas, los abortistas nos creen fanáticos irracionales, como lo dejaron entrever en el Congreso.

Basta proponer la verdad —sin pretender imponerla— y confiar en Dios. Si confiamos en Dios, si oramos, si ofrecemos sacrificios por la causa y si hacemos con altura nuestra labor, Él dará el resultado positivo. Para Él todo es posible; por eso, no hay necesidad de que hagamos bulla, aplaudamos o gritemos, levantemos pancartas o les faltemos al respeto a los demás.

Por otra parte, Jesús, por ser Dios, es el único que puede llamar «sepulcros blanqueados» y con otros improperios a los demás. Su autoridad es la que le da ese derecho. Los demás, como criaturas que somos y —sobretodo— como pecadores, solo debemos amar.

Ser educados con los detractores no significa congraciarse con ellos.

Es verdad que no debemos transigir con el error, debemos combatirlo; pero eso es enteramente distinto a combatir a las personas: no debemos hacerlo simplemente porque somos seres humanos; y porque somos cristianos católicos debemos amarlas.

“Pónganse, pues, el vestido que conviene a los elegidos de Dios, sus santos muy queridos: la compasión tierna, la bondad, la humildad, la mansedumbre, la paciencia. Sopórtense y perdónense unos a otros si uno tiene motivo de queja contra otro. Como el Señor los perdonó, a su vez hagan ustedes lo mismo.” (Col 3, 12-14)

«En esto reconocerán todos que son mis discípulos, en que se amen unos a otros.» (Jn 13, 35).

No reside la esencia del cristiano en la fuerza que utilicemos para defender la vida, no en los argumentos; mucho menos en la agresión… Jesús fue claro: «En que se amen los unos a los otros».

En el amor a los enemigos está la esencia de la eficacia apostólica.

 

Posted in La conducta del cristiano | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Nos llamaron fanáticos

Ciclo A, XVIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 8, 2011

XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

¿Hambre?

¿De qué tenemos hambre? ¿De alimentos, vestido, vivienda, salud, educación? ¿Es hambre de justicia, de paz o de amor?

Escuchemos lo que Dios nos manda decir por medio del profeta Isaías:

Ustedes que andan con sed, ¡vengan a las aguas! No importa que estén sin dinero, vengan; pidan trigo sin dinero, y coman, pidan vino y leche, sin pagar. ¿Para qué van a gastar su salario por cosas que no alimentan? Si ustedes me hacen caso, comerán cosas sabrosas y su paladar se deleitará con comidas exquisitas. Atiéndanme y acérquense a mí, escúchenme y su alma vivirá.

De todas nuestras necesidades se encarga Dios. Pero alguno encontrará teóricas estas palabras. Dirá que esos milagros ya no se dan, que la realidad es otra…

¿Habrá cosas imposibles para Dios? El Evangelio de hoy narra algo que, aunque a nosotros nos parezca extraordinario, para Dios es algo sencillísimo: de cinco panes y dos pescados sacó alimento para cerca de cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños. ¿Acaso ese Dios tan poderoso ha perdido su poder? ¿Por qué no se ven ahora esos milagros? Además, cabría preguntar: ¿Puede Dios incumplir una promesa como la que leímos en Isaías?

Lo que sucede no es que a Dios se le haya mermado el poder, es que hay pocos hombres que confían plenamente en Él. Y, ¿cómo confiar más en Él? Nos lo explica la segunda lectura cuando dice que en todo saldremos triunfadores gracias a Aquel que nos amó. La confianza comienza cuando retornamos el amor que Dios nos da, buscando hacer su voluntad y no la nuestra. Además, debemos recordar tres cosas: Dios lo puede todo; Él nos ama más que lo que nos podemos imaginar; Él sabe qué es lo que nos conviene.

Solo así lograremos hacer realidad lo que nos dice san Pablo en la segunda lectura: ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni las fuerzas del universo, ni el presente ni el futuro, ni las fuerzas espirituales, ni ninguna otra criatura podrán apartarnos del amor de Dios.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XVIII domingo del tiempo ordinario