Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Estrés’

-¿Estrés?

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 16, 2017

-Medita estás citas bíblicas:

Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura. Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal. (Mt 6, 33-34)

Señor, ¡cuán numerosos son mis adversarios, cuántos los que se alzan contra mí ¡Cuántos los que dicen de mi vida: «No hay salvación para él en Dios!» Mas tú, Señor, escudo que me ciñes, mi gloria, el que realza mi cabeza. A voz en grito clamo hacia el Señor, y él me responde desde su santo monte. Yo me acuesto y me duermo, me despierto, pues el Señor me sostiene. No temo a esas gentes que a millares se apostan en torno contra mí ¡Levántate, Señor! ¡Dios mío, sálvame! Tú hieres en la mejilla a todos mis enemigos, los dientes de los impíos tú los rompes. Del Señor es la salvación. Tu bendición sobre tu pueblo. (Sal 3)

No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. (Flp 4, 6-7)

No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito. (1Co 10, 13)

Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.» (Jn 16, 33)

Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde. (Jn 14, 27)

«Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.» (Lc 2, 14)

La Paz de Jesucristo consiste en la sumisión a la Voluntad de Nuestro Padre celestial, en el júbilo de la caridad, en la alegría pura de la buena conciencia y en la firme y dulce esperanza de los bienes eternos.

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en -¿Estrés?

Para acabar con el estrés

Posted by pablofranciscomaurino en enero 31, 2014

 

Dios nos creó. Él conoce nuestra psicología mejor que nadie, mejor que cualquier psicólogo. Es el mejor psicólogo del mundo; el mejor de todos los tiempos. Por esto, es obvio que sabe mucho más que todo lo que la ciencia de la psicología ha descubierto hasta hoy y lo que descubrirá hasta el fin del mundo.

Y, para ayudarnos, nos dejó el manual más perfecto para nuestro bienestar: la Revelación Universal, en la que se nos reveló y asimismo nos reveló todo lo que debemos saber de nosotros mismos, para alcanzar la felicidad.

Y hasta se ocupó de los detalles más pequeños. Por ejemplo, nos dejó escrito el secreto para acabar con el estrés:

Unusquisque vestrum proximo suo placeat in bonum ad aedificationem: Que cada uno trate de agradar a su prójimo para su bien y la edificación común (Rm 15, 2).

Non quae sua sunt singuli considerantes sed et ea quae aliorum: Que cada uno busque no solamente su propio interés, sino también el de los demás (Flp 2, 4).

Nemo quod suum est quaerat sed quod alterius: Que nadie busque su propio interés, sino el de los demás (1Co 10, 24).

Sicut et ego per omnia omnibus placeo non quaerens quod mihi utile est sed quod multis ut salvi fiant: Hagan como yo, que me esfuerzo por complacer a todos en todas las cosas, no buscando mi interés personal, sino el del mayor número, para que puedan salvarse (1Co 10, 33).

Agradar a los demás, buscar su interés, complacer a los demás, no a nosotros mismos.

Pero, ¿agradar a los demás en sus caprichos?, ¿buscar el interés malvado o egoísta de los otros?, ¿complacerlos en lo que les causa daño? No: únicamente para que puedan salvarse, como lo dice la última cita.

En resumen: concentrar todo el interés en el bien auténtico de los demás y usar todos los talentos y capacidades en ello, olvidándonos de nosotros mismos.

Pero, ¿y nosotros? ¿Dónde queda la felicidad propia?

Si miramos atentamente nuestro pasado, podemos recordar que en aquellas oportunidades en las que nos concentramos en nuestros propios problemas fue cuando más nos estresamos; en cambio, cuando —olvidándonos de esos problemas— nos ocupamos de los de los demás, ¡se nos olvidaron los nuestros! o, por lo menos, les dimos menor importancia: la importancia que realmente tenían.

Es que la caridad es terapéutica: cuando me concentro y trabajo para hacer felices a mis seres queridos, es cuando más feliz soy, pues su felicidad es mi felicidad. Y esto lo sabía Dios, mi creador; por eso me dio la amorosa orden de amarlo con todas mis fuerzas, con toda mi alma, con todo mi ser y de amar a los demás como a mí mismo.

Cuando pongo en práctica este mandato, me hago tan dichoso al ver que estoy sirviendo a Dios y a los demás, que ya ni me importan mis problemas.

Cuando pongo en práctica este mandato, es tanto lo que me agrada agradar a Dios, que lo único que me importa es su gloria; es tanto lo que me complace trabajar por la felicidad de los demás, que eso es lo que me hace feliz a mí.

Y aprendo así a asumir el dolor ajeno como propio. San Pablo de la Cruz afirmaba que: «el amor auténtico hace suyas las penas del amado»; por eso asumo la Cruz de Cristo como mía, hago mío el dolor que Él siente cuando ve que tantas personas no se salvarán a pesar de toda la sangre que vertió…, ¡y me siento gozoso de completar en mi carne lo que le falta a la Pasión de Cristo para el bien de su Cuerpo, que es la Iglesia! (Cf. Col 1, 24: nunc gaudeo in passionibus pro vobis et adimpleo ea quae desunt passionum Christi in carne mea pro corpore eius quod est Ecclesia.)

Así, todo lo que puedo sufrir lo ofrezco para ayudar a Jesús a salvar personas y para ayudar al Espíritu Santo a santificarlas, y de este modo es como más gloria le doy a Dios Padre.

En resumen: tanto en el gozo como en el dolor ¡ya no tengo estrés! ¡Y soy feliz!

——- o ——-

Hay una forma de saber si estoy poniendo en práctica este consejo; Jesús dijo: Ex abundantia enim cordis os loquitor (Lc 6, 45b): De la abundancia del corazón, habla la boca; dicho de otro modo: De lo que abunda en mi corazón, habla mi boca: Por eso, debo preguntarme: ¿de qué hablo ordinariamente?: ¿de mis cosas, de mis intereses, de mí mismo…?, ¿o de lo de los intereses de los demás?

Para ser más concretos, cada noche debería examinarme preguntándome algo así: «¿Cuántas veces pronuncié hoy los pronombres: “yo”, “”, “mi”, “me”?»

¿De qué hablé más: de los demás o de mí mismo?, ¿de sus cosas o de las mías?, ¿de mis preocupaciones, de mis angustias, de mi estrés, de mis miedos, de mis tristezas… o de las de los demás?»

Las respuestas a estas preguntas determinarán mi grado de egoísmo o, al menos, de egocentrismo y, por lo tanto, mi grado de estrés.

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Para acabar con el estrés

Ciclo B, XII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 22, 2013

Criterios humanos

Cuando el Señor le respondió desde la tempestad, como nos lo cuenta la primera lectura, Job quedó pasmado por la sabiduría y el poder de Dios: Él fue quien, entre otros portentos que hizo, encerró al mar, y le dijo: «Llegarás hasta aquí y no pasarás; aquí se quebrará la soberbia de tus olas».

Pero a nosotros, los seres humanos —que tanto nos guiamos con nuestros propios criterios—, se nos olvida con frecuencia la grandeza divina.

Por eso, Él mismo viene hoy a nosotros y nos la recuerda: estando en una barca, con los apóstoles, se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo (criterios divinos). Lo despertaron y le dijeron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?» (criterios humanos).

Para ayudarnos a cambiar nuestros criterios y hacerlos como los suyos, nos dice: «¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?».

Es más: ¿Qué criterios nos guían en cada circunstancia? Si usamos criterios humanos, nos sobrevendrá fácilmente el estrés, los miedos, los temores, las preocupaciones, las angustias… En cambio, si creemos realmente en el amor que Dios tiene por sus criaturas, nos abandonaremos totalmente en Él, en su amor: dejaremos que guíe nuestras vidas.

Y podremos firmar lo que escribió san Pablo en la segunda lectura de hoy: El amor de Cristo nos alegra, al considerar que uno solo murió por todos. Él murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos (con criterios humanos), sino para Aquel que murió por amor a ellos (con criterios divinos).

De ahora en adelante, como nos lo enseña hoy san Pablo, ya no juzguemos a nadie con criterios humanos —como la crítica, la envidia, la murmuración—; veámoslos como otros hijos de Dios, hermanos nuestros que se equivocan, como nosotros.

Es que el que vive en Cristo es una nueva criatura.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XII domingo del tiempo ordinario

El catolicismo, ¿garante de la felicidad?

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 26, 2009

Más del 90% de los latinos son católicos. Y más de ese mismo porcentaje viven con estrés. Esta realidad percibida por los psicólogos y los psiquiatras de las clases socioeconómicas que pueden acceder a ellos es evidente en las cantinas, en las tiendas de esquina, en los campos de tejo, en los altos índices de riñas y muertes que suceden en esos lugares, en las inmensas ganancias de las empresas que producen la cerveza y el aguardiente…

En la guía espiritual de las almas también se nota una incidencia cada vez mayor de estrés, tanto que ya se pide que la acción pastoral y el Sacramento de la Reconciliación se circunscriban a su realidad, sin pisar el terreno de la psicología.

Son muchas las preguntas que surgen ante esta realidad: ¿Acaso la Iglesia fundada por Cristo no es la respuesta para el hombre de hoy? Si la religión Católica es la verdadera, ¿qué está sucediendo? ¿Es —tal vez— que no vivimos bien el cristianismo?…

De las respuestas a estas preguntas depende la estabilidad individual y eclesial. No podemos dejarlas sin respuestas despreocupadamente. Es imprescindible analizar con profundidad y valentía la situación: ¿De qué nos sirve ser católicos si estamos en condición similar a la de los demás?

Al estudiar las vidas de los santos nos encontramos con algo común a todos: la persuasión de que esta vida es pasajera, de que (como dice la canción) la meta no está en esta tierra, es un cielo que está más allá. Y estar persuadido es tener la convicción, es tener por veraz y cierta una cosa que ya ni la razón puede negar.

Desde el Antiguo Testamento se ve esa persuasión en el segundo de los hermanos Macabeos, quien dijo en su suplicio: «Asesino, nos quitas la presente vida, pero el Rey del mundo nos resucitará. Nos dará una vida eterna a nosotros que morimos por sus leyes»; parecidas fueron las palabras del cuarto de ellos: «Más vale morir a manos de los hombres y aguardar las promesas de Dios que nos resucitará; tú, en cambio, no tendrás parte en la resurrección para la vida.»; luego, la madre de todos anima al menor, el último que le quedaba: «No temas a ese verdugo, sino que, haciéndote digno de tus hermanos, recibe la muerte para que vuelva yo a encontrarte con tus hermanos en el tiempo de la misericordia.»

También en el Nuevo Testamento se puede descubrir esa convicción en muchas de las palabras del mismo Jesucristo; convicción que llevó a los mártires de estos dos últimos milenios a sufrir con valentía y sin perder la paz, hasta dar la vida por amor a Dios. Son ya innumerables esos testimonios de quienes no amaron tanto su vida terrestre cuanto la futura y definitiva, junto a ese Dios que colmará todas sus ansias de bondad, de belleza, de sabiduría y de amor.

Nosotros, los católicos de hoy y de estas latitudes, ¿hasta dónde somos capaces de llegar?  ¿seguiremos ese mismo camino o no somos tan valientes o, mejor, no estamos tan convencidos como los mártires? Esta es la prueba de oro del católico.

¿Qué estamos dispuestos a perder por amor a Cristo? ¿la salud? ¿los seres queridos? ¿la honra? (¡cuánto nos excusamos a veces!) ¿los bienes que poseemos? (¡cómo nos quejamos!) ¿nuestros caprichos? (¿cuántas veces nos molestamos cuando nos impiden realizar las cosas como queremos?) ¿las habilidades que tenemos?…

La lista es bastante grande, interminable. Cada lector puede hacer su propio examen de conciencia. Y decidir qué hacer: o amar a Dios con toda el alma, con todo el corazón y con todas las fuerzas y poner toda la confianza en Él, o vivir con estrés, como un pagano.

Posted in Reflexiones | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en El catolicismo, ¿garante de la felicidad?

Ciclo A, XXIV domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 21, 2008

Saber perdonar

Una de las principales causas de estrés, no perdonar o no saber perdonar, es el tema de las lecturas de hoy. Sabemos la teoría: Dios perdonó a todos los hombres el pecado original, su pecado de soberbia.

Al ver que estábamos perdidos, y que en justicia habríamos de sufrir y de morir, decidió venir al mundo y pagar la deuda, para que tuviéramos de nuevo la posibilidad de ir al Cielo a gozar con Él eternamente de la felicidad. Él, sin ser culpable, por amor, cargó en sus hombros nuestro pecado.

Además, sabiendo que quedamos heridos por el pecado original, instituyó el Sacramento del perdón: cada vez que caigamos, por nuestra debilidad, tenemos la oportunidad de volver a reconciliarnos con Él.

Ante esa muestra maravillosa de amor, ¿cómo no perdonar a los demás?

Nosotros ofendimos a todo un Dios y Él nos perdonó; nosotros, al ofendernos unos a otros, injuriamos a una criatura, a un ser humano. Por eso, en teoría, es más fácil que nos perdonemos.

Pero, ¡cuánto cuesta perdonar!… Y es que no sabemos qué es perdonar, porque creemos que se trata de no volver a sentir ira o rencor; y eso, a veces, parece imposible.

Perdonar es no dejarnos dominar por ese sentimiento de ira o rencor cada vez que nos acordamos de la herida que nos produjeron, es no rechazar al ofensor (aunque sigamos rechazando su mal acto), es recordar que el otro tiene debilidades como nosotros, es tratar de ponerse en su lugar: la educación que recibió, las circunstancias que ha vivido durante su vida pasada, lo hicieron actuar de esa manera… Además, ¿no es verdad que, en su situación, nosotros nos habríamos portado igual o peor que ellos?…

Al actuar y pensar así vislumbraremos por qué razón Dios sí fue capaz de perdonarnos a nosotros, habiendo pecado tan gravemente, y podremos comenzar a descubrir el verdadero amor. Y nos liberaremos del estrés que produce no saber perdonar.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XXIV domingo del tiempo ordinario

¿Confías realmente en Dios?

Posted by pablofranciscomaurino en junio 16, 2008

 

 

Los problemas económicos agobian y angustian a muchos hoy día. Pero Jesús invita a los suyos a una confianza inquebrantable:

 

«Por eso yo les digo: No anden preocupados por su vida con problemas de alimentos, ni por su cuerpo con problemas de ropa. ¿No es más importante la vida que el alimento y más valioso el cuerpo que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, no guardan alimentos en graneros, y, sin embargo, el Padre del Cielo, el Padre de ustedes, las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que las aves?

 

¿Quién de ustedes, por más que se preocupe, puede añadir algo a su estatura? Y, ¿por qué se preocupan tanto por la ropa? Miren cómo crecen las flores del campo, y no trabajan ni tejen. Pero yo les digo que ni Salomón, con todo su lujo, se pudo vestir como una de ellas. Y si Dios viste así el pasto del campo, que hoy brota y mañana se echa al fuego, ¿no hará mucho más por ustedes? ¡Qué poca fe tienen!

 

No anden tan preocupados ni digan: ¿tendremos alimentos? o ¿qué beberemos? o ¿tendremos ropas para vestirnos? Los que no conocen a Dios se afanan por esas cosas, pero el Padre del Cielo, Padre de ustedes, sabe que necesitan todo eso. Por lo tanto, busquen primero el Reino y la Justicia de Dios, y se les darán también todas esas cosas. No se preocupen por el día de mañana, pues el mañana se preocupará por sí mismo. A cada día le bastan sus problemas». (Mt 6, 25-34)

 

¿Crees en Dios? Él es la misma verdad (Jn 14, 6) y, por lo tanto, no puede mentir. Te está diciendo que para Él vales mucho más que las plantas y que los animales, afirma que el Padre sabe qué necesitas, te promete la comida y el vestido: nunca te faltarán. Y, ¿cuál es la condición? «Busquen primero el Reino y la Justicia de Dios, y se les darán también todas esas cosas».

 

Buscar el Reino de Dios y la Justicia de Dios consiste en poner tu interés en dar gloria a Dios, ayudarlo a salvar almas y repartir su Amor.

 

Dar gloria a Dios obedeciéndolo, como Jesús, que fue «obediente hasta la muerte» (Flp 2, 8), es decir, obedecer a la Iglesia que Él fundó.

 

Ayudarlo a salvar almas orando insistentemente por ellas y ofreciendo tus penas por su salvación y, si es posible, trabajando en alguna actividad apostólica.

 

Repartir su Amor, dándole a todos —sin excepción— el Amor que de Él has recibido, perdonándolos como Él te perdonó, trabajando sólo por su bienestar espiritual y material (sin intereses egoístas), sirviendo a la sociedad con los dones que Él te dio.

 

También dijo Jesús: «No se preocupen por el día de mañana […] A cada día le bastan sus problemas». Este es el momento de dejar de pensar en las deudas de mañana o del mes que viene, de dejar de vivir preocupado por ahorrar para el futuro, de dejar de prever todo lo que puede pasar, de dejar de tomar seguros para todo… ¿Es que no confías en Dios? ¿No crees en su Palabra? Mira quién es Él. Lee el salmo 103:

 

¡Bendice al Señor, alma mía!

¡Eres muy grande, oh Señor, mi Dios,

vestido de gloria y majestad,

envuelto de luz como de un manto.

 

Tú despliegas los cielos como un toldo,

construyes sobre las aguas tu piso alto.

Tú haces tu carro de las nubes

y avanzas en alas de los vientos.

Tomas de mensajeros a los vientos

y como servidores un fuego en llamas.

 

Pusiste la tierra sobre sus bases,

por siempre jamás es inamovible.

La cubres con el manto de los océanos,

las aguas se han detenido en las montañas.

 

Ante tu amenaza emprenden la fuga,

se precipitan a la voz de tu trueno;

suben los montes, bajan por los valles

hasta el lugar que Tú les señalaste;

pusiste un límite que no franquearán,

para que no vuelvan a cubrir la tierra.

 

Haces brotar vertientes en las quebradas,

que corren por en medio de los montes,

calman la sed de todos los animales;

allí extinguen su sed los burros salvajes.

Aves del cielo moran cerca de ellas,

en medio del follaje alzan sus trinos.

 

De lo alto de tus moradas riegas los montes,

sacias la tierra del fruto de tus obras;

haces brotar el pasto para el ganado

y las plantas que el hombre ha de cultivar,

 

para que de la tierra saque el pan

y el vino que alegra el corazón del hombre.

El aceite le dará brillo a su rostro

y el pan fortificará su corazón.

 

Los árboles del Señor están colmados,

los cedros del Líbano que plantó.

Allí hacen sus nidos los pajaritos,

en su copa tiene su casa la cigüeña;

para las cabras son los altos montes,

las rocas son escondrijo de los conejos.

 

Pusiste la luna para el calendario

y el sol que sabe a qué hora ha de ponerse.

Tú traes las tinieblas y es de noche,

en que corretean todas las fieras de la selva;

rugen los leoncitos por su presa

reclamando a Dios su alimento.

 

Cuando el sol aparece, se retiran

y vuelven a acostarse en sus guaridas;

el hombre entonces sale a su trabajo,

a su labor, hasta que entre la noche.

 

¡Señor, qué numerosas son tus obras!

Todas las has hecho con sabiduría,

de tus criaturas la tierra está repleta!

 

Mira el gran mar, vasto en todo sentido,

allí bullen en número incontable

pequeños y grandes animales;

por allí circulan los navíos

y Leviatán que hiciste para entretenerte.

 

Todas esas criaturas de ti esperan

que les des a su tiempo el alimento;

apenas se lo das, ellos lo toman,

abres tu mano, y sacian su apetito.

 

Si escondes tu cara, quedan anonadados,

recoges su espíritu, expiran

y retornan a su polvo.

Si envías tu espíritu, son creados

y así renuevas la faz de la tierra.

 

¡Que la gloria del Señor dure por siempre

y en sus obras el Señor se regocije!

Él, que mira a la tierra y ésta tiembla,

y si toca a los montes, echan humo. (Sal 103)

 

¡Ese es tu Dios! El dueño de todo, el que todo lo hizo y el que todo lo puede, ¡y el que te ama tanto!

 

Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, lo honró con el conocimiento de sí mismo, lo dotó de razón, por encima de los demás seres vivos, le otorgó poder gozar de la increíble belleza del paraíso y lo constituyó, finalmente, rey de toda la creación. Después, aunque el hombre cayó en el pecado, engañado por la serpiente, y, por el pecado, en la muerte y en las miserias que acompañan al pecado, a pesar de ello, Dios no lo abandonó; al contrario, le dio primero la ley para que le sirviese de ayuda, lo puso bajo la custodia y vigilancia de los ángeles, le envió a los profetas para que le echasen en cara sus pecados y le mostrasen el camino del bien, reprimió mediante amenazas sus tendencias al mal y estimuló con promesas su esfuerzo hacia el bien, manifestando en varias ocasiones por anticipado, con el ejemplo concreto de diversas personas, cuál sea el término reservado al bien y al mal. Y aunque nosotros, después de todo esto, perseveramos en nuestra obstinación, no por ello se apartó de nosotros.

 

La bondad del Señor no nos dejó abandonados y, aunque nuestra insensatez nos llevó a despreciar sus honores, no se extinguió su amor por nosotros, a pesar de habernos mostrado rebeldes para con nuestro bienhechor; por el contrario, fuimos rescatados de la muerte y restituidos a la vida por el mismo nuestro Señor Jesucristo. Y la manera como lo hizo es lo que más excita nuestra admiración. En efecto, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios, al contrario, se anonadó a sí mismo, y tomó la condición de esclavo.

 

Más aún, soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores, fue herido por nuestras rebeldías, por sus llagas hemos sido curados; además, nos redimió de la maldición, haciéndose maldición por nosotros, y sufrió la muerte más ignominiosa para llevarnos a una vida gloriosa. Y no se contentó con volver a dar vida a los que estaban muertos, sino que los hizo también partícipes de su divinidad y les preparó un descanso eterno y una felicidad que supera toda imaginación humana. (De la Regla monástica mayor de san Basilio Magno, obispo: respuesta 2,2-4: PG 31, 914-915)

 

Si hizo todo esto por ti, ¿cómo no te va a ayudar en lo que le pides, siendo tan fácil para Él?

 

Te estoy hablando de confiar en Él. Óyelo, y despeja tus dudas:

 

«Pues bien, yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen a la puerta y les abrirán. Porque todo el que pide recibe, el que busca halla y al que llame a la puerta, se le abrirá. ¿Habrá un padre entre todos ustedes, que dé a su hijo una serpiente cuando le pide pan? Y si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del Cielo dará Espíritu Santo a los que se lo pidan!». (Lc 11, 9-13)

 

Por eso les digo: todo lo que pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo obtendrán. (Mc 11, 24)

 

Otra cosa es necesaria: perseverar.

 

Les dijo también: «Supongan que uno de ustedes tiene un amigo y va a medianoche a su casa a decirle: «Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje y no tengo nada qué ofrecerle». Y el otro le responde a usted desde adentro: «No me molestes; la puerta está cerrada y mis hijos y yo estamos ya acostados; no puedo levantarme a dártelos». Yo les digo: aunque el hombre no se levante para dárselo porque usted es amigo suyo, si usted  se pone pesado, al final le dará todo lo que necesita. (Lc 11, 5-8)

 

Jesús les mostró con un ejemplo que debían orar siempre, sin desanimarse jamás: «En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaba la gente. En la misma ciudad había también una viuda que acudía a él para decirle: Hazme justicia contra mi adversario. Durante bastante tiempo el juez no le hizo caso, pero al final pensó: Es cierto que no temo a Dios y no me importa la gente, pero esta viuda ya me molesta tanto que le voy a hacer justicia; de lo contrario acabará rompiéndome la cabeza.» (Lc 18, 1-5)

 

Me dirás que, además de buscar el Reino de Dios y su Justicia, tú pides y pides confiando en Él, y no consigues lo que deseas.

 

Quizá todavía te falta algo:

 

Mientras tanto el publicano se quedaba atrás y no se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: «Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador». Yo les digo que este último estaba en gracia de Dios cuando volvió a su casa, pero el fariseo no. Porque el que se hace grande será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

 

Le traían también niños pequeñitos para que los tocara, pero los discípulos empezaron a reprender a esas personas. Jesús pidió que se los trajeran, diciendo: «Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. En verdad les digo que el que no reciba el Reino de Dios como niño no entrará en él». (Lc 18, 13-17)

 

Ser humilde. ¿Sabes qué eres? Ponte frente a ese Dios, Señor de señores, Rey del universo: míralo…, mírate. ¡Qué desproporción! Cuando te des cuenta de tu nada y de su todo, habrás comenzado a ser humilde.

 

Mira nada más tu propio ser: tú eres porque Dios así lo quiere. Él te presta el ser. Él tiene vida propia, nosotros la tenemos prestada:

 

Dios dijo a Moisés: «Yo soy: YO–SOY.» «Así dirás al pueblo de Israel: YO–SOY me ha enviado a ustedes. (Ex 3, 14)

 

Cuando te des cuenta lo grande que es Dios y lo pequeñito que eres tú, y a eso le añadas todos tus pecados, tus errores, tus imperfecciones, tus apetitos desordenados, tus apegos…, sabrás lo poco que vales junto a Dios; sabrás pedir con humildad; sabrás que si te concede lo que pides, no es por tus méritos, sino porque te ama demasiado a pesar de tu pequeñez, de tu condición de pecador, de tu pobreza; y sabrás que si no te da lo que le estás pidiendo es porque no te conviene: Él sabe mucho más que tú lo que te hará bien y lo que no, su sabiduría excede infinitamente a la tuya, Él sabe si todavía no es el momento.

 

Esto es ser como los niños, y es muy bueno. Oye de nuevo a Jesús: «Porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. En verdad les digo que el que no reciba el Reino de Dios como niño no entrará en él».

 

Humildad también es aceptar la Voluntad de Dios. Recuerda que lo importante es que te salves y que te lleves al Cielo a muchos. ¿Qué importa sufrir un poco (días, meses, años…) en esta vida, si después te ganarás la felicidad para toda la eternidad? Te lo repito: Él sabe más, Él sabe si necesitas un poco de purificación o la necesitan los tuyos, Él sabe cómo evitarte un poco más el purgatorio.

 

Unas veces, Él sabrá que es necesario que se disminuya un poco tu «yo», y mengüe tu egoísmo: verás providencialmente en qué puedes mejorar, para que rectifiques el camino y se te agrandará el corazón para comprender mejor a los demás…, ¡ganarás méritos para obtener el Cielo!

 

En otras ocasiones, trabajarás para tus hermanos, los hombres: podrás ofrecer a Dios tus penas para que algunos vuelvan a Él, para que otros yerren menos, para que otros se alejen del camino de la perdición…

 

Siempre la Voluntad de Dios será lo mejor: Él sabe más.

 

Si supieras cuánto te ama Dios se irían de tu lado el desasosiego, la tristeza, el estrés, la angustia, la depresión, etc. Todo, aun lo que parece negativo, lo permite nuestro Padre amoroso para nuestro bien. Esta es la verdadera sabiduría.

 

Y tú puedes aprender a vivir la Vida (con mayúscula) de los hijos de Dios diciendo: «Acepto la Voluntad de Dios, acato la Voluntad de Dios, aplaudo la Voluntad de Dios, me abandono a la Voluntad de Dios…, ¡amo la Voluntad de Dios!»

 

Por último, recuerda que es necesario que te abandones en tu Padre–Dios, como el niño que deja todos sus problemas en las manos de su Padre. Abandonarse totalmente en quien todo lo puede.

 

Así, y solo así, llegarás a la meta más añorada:

 

«Tu fe te ha salvado, vete en paz». (Lc 7, 50b)

 

 

Recuerda los requisitos principales:

Ø Dar gloria a Dios, obedeciendo a su Iglesia

Ø Ayudar a Jesús a salvar almas, orando y mortificándose por ellos y, si es posible, realizar alguna actividad apostólica

Ø Repartir el amor de Dios, amando a todos como Jesús y perdonándolos como Él te perdonó

Ø Confiar totalmente en Él, sabiendo que todo lo puede y que te ama infinitamente

Ø Perseverar en la oración, esperando el momento de Dios

Ø Ser muy humilde, comprendiendo que Él sabe más y amando la Voluntad de Dios

Ø Abandonarse como un niño en la seguridad de los brazos de su Padre amoroso

 

 

 

 

 

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Confías realmente en Dios?