Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Homosexuales’

Posición oficial de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 30, 2019

La posición oficial de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad es la siguiente:

  1. El homosexual es un hijo de Dios, al que se le debe respeto y amor cristiano, como a todos los demás seres humanos.

  2. Los actos homosexuales, por ser contrarios a las leyes de la naturaleza, ofenden la dignidad (el valor) del ser humano y, por eso, son un pecado grave ante los ojos de Dios.

  3. Todo ser humano tiene la capacidad de dominar, con su voluntad, sus inclinaciones desordenadas.

  4. La Iglesia demuestra el amor cristiano a sus hijos homosexuales proveyéndolos de la gracia que confieren los Sacramentos y la oración, para que puedan vencer más fácilmente las tentaciones a las que están sometidos, y los acompaña espiritualmente, acogiéndolos, aconsejándolos, guiándolos hacia el orden natural de la sexualidad.

  5. El hecho aislado de algunos católicos homófobos no expresa ni representa la posición oficial de la Iglesia, que jamás ha discriminado a los homosexuales ni a las personas con tendencia homosexual pues, aunque siempre ha estado en contra del pecado, también siempre ha demostrado estar a favor del pecador, poniendo todos los medios para su conversión, su felicidad auténtica, su salvación.

Posted in Doctrina de la Iglesia, La conducta del cristiano | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Posición oficial de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad

La homosexualidad en la Biblia

Posted by pablofranciscomaurino en junio 4, 2010

 

Dios fue quien nos hizo. Él es quien sabe lo que está bien y lo que está mal, y nos lo enseña:

«No te acostarás con varón como con mujer: es una abominación.» (Lv 18, 22)

«Igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.» (Rm 1, 27)

«¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni impuros, ni idólatras, ni adúlteros, ni afeminados, ni homosexuales, ni ladrones, ni avaros, ni borrachos, ni ultrajadores, ni explotadores heredarán el Reino de Dios.» (1Co 6, 9-10)

Para quien crea que la Biblia es la Palabra de Dios, estas frases son contundentes.

Por eso es imposible pensar que el homosexual nace así. ¿Acaso Dios hace a algunos homosexuales, para luego castigarlos? ¿Sería justo? Un ser que no es justo, no es perfecto y, por lo tanto, no sería Dios.

Como se ha demostrado científicamente, el sexo cromosómico o genético, el sexo gonadal (gónada significa glándula sexual), el sexo embrionario o de las vías genitales y por último, el sexo fenotípico o genital de los homosexuales es masculino o femenino, nunca neutro o intermedio.

Pueden existir factores —psicológicos, principalmente— que favorezcan la tendencia, pero nunca puede afirmarse que el ser humano está programado genéticamente para ser homosexual: siempre será un ser libre; y con esa libertad, si sienten inclinación afectiva por personas del mismo sexo, pueden evitar las relaciones homosexuales, que son antifisiológicas y no naturales.

Además, esta inclinación se puede superar; basta que, junto con la comprensión, el apoyo y la ayuda profesional necesaria, reciban la instrucción adecuada para lograrlo.

Posted in La conducta del cristiano | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en La homosexualidad en la Biblia