Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Injusticia’

Ciclo B, XXI domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 27, 2012

¿Cumplir mandamientos?

 

La segunda acepción de la palabra Sabiduría, según la Academia de la Lengua, es: Conducta prudente en la vida o en los negocios. Es, pues, el secreto de la felicidad, de la felicidad auténtica: quien tenga tal conducta en la vida será feliz.

Y los mandamientos de Dios, como nos lo explica hoy el Deuteronomio, son nuestra sabiduría a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán: «Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente». Y, más adelante dice: ¿Cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy nos da Dios?

Quien cumpla esos mandatos será, entonces, feliz.

Santiago, en la segunda lectura, va más lejos: si aceptamos dócilmente cumplir esos mandatos que están en la Palabra de Dios, nos salvaremos, ¡llegaremos a la felicidad eterna en el Cielo, donde no habrá más sufrimiento, estrés, angustia, enfermedades, muerte!…

Pero nos advierte que, para lograr esto, es indispensable llevar esa Palabra a la práctica y no limitarnos a escucharla, engañándonos a nosotros mismos.

Finalmente, en el Evangelio, san Marcos nos recuerda que Cristo, nada menos que la sabiduría encarnada, la infinita sabiduría, nos insta a que no honremos a Dios únicamente con los labios, ni menos aún con preceptos humanos; que cumplamos los divinos.

Y añade que es de dentro, del corazón del hombre, de donde salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad…

Para evitar todas esas maldades, que salen de dentro y hacen al hombre impuro, nos dio los mandamientos.

Cumplirlos es, pues, el acto más sensato, más prudente, el que más nos lleva a la felicidad y, por lo tanto, es el mejor negocio que podemos hacer en esta vida.

¿Cómo despreciarlos, creyendo que son una imposición divina?

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXI domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, XXVII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 11, 2010

¿De verdad tenemos fe?

 

Quizá algún día hayan sido nuestras las palabras de Habacuc: ¿Hasta cuándo, Dios mío, te pediré socorro sin que Tú me hagas caso? ¿Por qué me obligas a ver la injusticia? ¿Acaso tus ojos soportan la opresión? Sólo observo robos y atropello, y no hay más que querellas y altercados…

Dios le respondió a él, diciendo: «El que vacila nunca contará con mi favor, el justo sí vivirá por su fidelidad».

Por eso nunca debemos vacilar en nuestra fe; por eso debemos ser fieles, y creer en Él, que nos amó hasta dar su vida por nuestra felicidad, derramando hasta la última gota de su santísima Sangre…

Él nunca nos faltará en los momentos de necesidad; y, si parece que lo hace, es para que nosotros nos beneficiemos en algo que no alcanzamos a ver. Él ve las situaciones de nuestra vida con un telescopio de largo alcance; nosotros, con microscopio: así, situaciones que parecerían beneficiosas resultan desastrosas a largo plazo; y al revés. Solo Dios sabe cuánto provecho nos hará cualquier situación en la que nos encontremos, por mala que parezca.

San Pablo nos invita hoy a que reavivemos el don que recibimos en el Bautismo, «porque Dios no nos dio un espíritu de timidez, sino un espíritu de fortaleza, de amor y de buen juicio», sostenidos por la fuerza de Dios.

Los apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». Hagamos nosotros lo mismo, con constancia, y llegaremos a tenerla —como dijo Jesús— más grande que un granito de mostaza: no solo le diremos a un árbol: Arráncate y plántate en el mar, y el árbol nos obedecerá, sino que haremos mayores milagros.

Eso fue lo que hicieron los ya innumerables santos: ¡milagros! La fuerza y el poder de Dios no se han debilitado: lo que faltan son mujeres y hombres de fe.

Y cuando hayamos hecho todo lo que se nos haya mandado, digamos como los santos: «Somos simplemente servidores; no hemos hecho sino lo que teníamos que hacer, lo que era nuestro deber».

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, XXVII domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, VII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 23, 2009

Algo nuevo está brotando…

 

Son tiempos difíciles. El mal ronda por todas partes: secuestros, asesinatos, guerras, robos, políticas gubernamentales que favorecen sólo a unos pocos, hambre, injusticia…

El profeta Isaías escribe lo que dice el Señor al respecto: Tú no me invocas, pueblo mío; ni te esfuerzas por mí; me avasallas con tus pecados, y me cansas con tus culpas.

Pareciera que los hombres no avanzamos: seguimos tan mal como antes o peor quizá… Hemos progresado en tecnología y en ciencia, pero parecemos paralíticos en lo moral y en lo espiritual.

Lo sorprendente es que Él mismo nos anuncia: No recuerden lo de antaño, no piensen en lo antiguo; miren que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notan?

Y, ¿qué es eso nuevo? Que nos va a curar la parálisis moral y espiritual, tal y como lo hizo en Cafarnaún: cuando le trajeron al paralítico, les dijo: «¿Qué es más fácil: decirle “tus pecados quedan perdonados” o decirle “levántate, coge la camilla y echa a andar”? Y luego se dirige a él: “Contigo hablo: levántate; coge tu camilla y vete a tu casa”. Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y se fue a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios diciendo: “Nunca hemos visto una cosa igual”».

Esto es lo nuevo, lo que había anunciado siete siglos atrás: que Dios, por su cuenta, borra nuestros crímenes, y no se acuerda de nuestros pecados.

Pero lo hace con quien está verdaderamente arrepentido, con quien acata sus reglas, con quien confiesa sus pecados a un sacerdote. Y con quien cambia de conducta.

Él lo prometió y lo cumple, como lo escribió san Pablo a los Corintios: en Cristo Jesús, el Hijo de Dios, todas las promesas se han cumplido.

Y por eso debemos estar felices y darle gloria.

   

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, VII domingo del tiempo ordinario