Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Martha’

Solo una cosa es necesaria

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 24, 2010

 

En algunas ocasiones, al leer los evangelios, uno se encuentra con perícopas en las que se siente que se ha perdido una valiosísima posibilidad de aprender cosas verdaderamente trascendentales. Es el caso de Pilato quien, tras preguntarle a Jesús qué es la verdad, sin esperar su respuesta, salió de nuevo donde estaban los judíos, privándonos de la definición de quien es nada menos que a la misma Verdad.

Algo parecido ocurrió cuando Jesús llegó a Betania, según lo relata san Lucas:

«Siguiendo su camino, entraron en un pueblo, y una mujer, llamada Marta, lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que se sentó a los pies del Señor y se quedó escuchando su palabra. Mientras tanto Marta estaba absorbida por los muchos quehaceres de la casa. A cierto punto Marta se acercó a Jesús y le dijo: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender? Dile que me ayude”. Pero el Señor le respondió: “Marta, Marta, tú te inquietas y te turbas por muchas cosas: una sola es necesaria. María ha elegido la mejor parte, que no le será quitada.» (Lc 10, 38-42)

En este caso, es el mismo Jesús quien impide a Marta preguntar porque, después de afirmar que una sola cosa es necesaria, siguió hablando de la mejor parte. Nótese bien que habla de dos cosas diferentes: 1) la única necesaria y 2) la parte mejor.

La parte mejor es la que escogió María: escuchar a Jesús. Y eso es lo que se explica en las predicaciones, lo que se enseña en los escritos…, y quizá por eso, lo que ya sabemos. Pero, ¿cuál es la única cosa necesaria?

Para entender qué quería decir Jesús, lo primero que hay que conocer con profundidad es la definición del adjetivo «necesario». El Diccionario, en su tercera acepción la da: «Que es menester indispensablemente, o hace falta para un fin». Y es lógico deducir que Jesús se refiere a la finalidad última de la vida. Por eso es que es tan importante.

La palabra «necesario» aparece de nuevo en Hb 9, 23: Era, pues, necesario que las figuras del santuario celestial fuesen purificadas. Aunque en este texto se está hablando del templo, como en casi toda la Palabra de Dios, aquí se encierra un significado místico: purificar aquellas cosas que sólo son figuras de las realidades sobrenaturales.

En las realidades sobrenaturales, pues, está la meta, la finalidad. Y lo necesario, lo que se requiere, es la purificación de lo que llama la «figura» de este mundo, el mundo que pasa.

Solo con esta purificación o renovación se llegará a la única meta para la que fuimos hechos, por la única que vale la pena vivir.

Es más, incluso ahora se pueden pregustar las maravillas del cielo, por una renovación interior: «Es imposible renovar a los que ya fueron iluminados, que probaron el don sobrenatural y recibieron el Espíritu Santo, y saborearon la maravillosa palabra de Dios con una experiencia del mundo futuro. (Hb 6, 4-5)

¿A qué se refiere con «la experiencia del mundo futuro»? A la unión con Dios: solo ella realiza al ser humano.

Es lo que hoy llamamos la experiencia mística, que más que hablarle a Dios es escucharlo. Experiencia mística que es imposible sin la oración: lo que hacía María, la parte mejor. ¿Cuánto oramos? ¿Cuánto invertimos diariamente en nuestra felicidad?

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Solo una cosa es necesaria

María Magdalena, julio 22

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 5, 2008

Para hablar de María Magdalena hay que referirse a tres personajes bíblicos, que algunos identifican como una sola persona: María Magdalena, María la hermana de Lázaro y Marta, y la pecadora pública anónima que unge los pies de Jesús.

María Magdalena, así, con su nombre completo, aparece en varias escenas evangélicas. Ocupa el primer lugar entre las mujeres que acompañan a Jesús (Mt 27, 56; Mc 15, 47; Lc 8, 2); está presente durante la Pasión (Mc 15, 40) y al pie de la cruz con la Madre de Jesús (Jn 19, 25); observa cómo sepultan al Señor (Mc 15, 47); llega antes que Pedro y que Juan al sepulcro, en la mañana de la Pascua (Jn 20, 1-2); y es la primera a quien se aparece Jesús resucitado (Mt 28, 1-10; Mc 16, 9; Jn 20, 14). Tanto san Mar­cos como san Lucas nos informan que Jesús había expul­sado de ella “siete demonios”. (Lc 8, 2; Mc 16, 9).

María de Betania es la hermana de Marta y de Lázaro. Aparece en el episodio de la resurrección de su herma­no (Jn 11), escucha al Señor sentada a sus pies y se lleva “la mejor parte” (Lc 10, 38-42) mientras su hermana trabaja y, en otro pasaje, derrama perfume sobre el Señor (Jn 11, 2; 12, 1-8; Mt 26, 6-13; Mc 14, 3-9); debe notarse que este episodio ocurrió en casa de Simón el leproso.

Finalmente, hay un tercer personaje, la pecadora pública sin nombre (Lc 7, 36-50) que, en casa de otro Simón: el fariseo (no el leproso, como en el caso de María de Betania), comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies a Jesús y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con un perfume.

Los argumentos a favor de la identificación de los tres personajes como uno solo son débiles. Sin embargo, a lo largo de la historia, esta inter­pretación y la que defiende que son tres personas diferentes han sido sostenidas por los exegetas: así, los latinos estuvieron siempre más de acuerdo en identificar a las tres muje­res y los griegos en distinguirlas.

Hoy en día la Iglesia Católica se ha inclinado clara­mente por la distinción entre las tres mujeres. Concre­tamente, en los textos litúrgicos, ya no se hace ninguna referencia —como sí ocurría antes de la reforma litúrgica hecha después del Concilio Vaticano II— a los pecados de María Magdalena o a su condición de “pe­nitente”, ni a las demás características que le proven­drían de ser también María de Betania, hermana de Lázaro y de Marta. En efecto, la Iglesia ha considera­do oportuno atenerse sólo a los datos seguros que ofrece el Evangelio.

Tomado de: La biblia online

Autor: Alejandro E. Pomar

  

 

 

Posted in Santos | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en María Magdalena, julio 22