Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Mensaje’

Los mensajes de los videntes

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 14, 2015

Son tantos los videntes hoy día, que bien vale la pena refrescar algunos conceptos claves:

La Revelación pública y universal (todo lo que Dios reveló a los hombres de Sí mismo, del universo y de la vida humana) terminó cuando san Juan, el Apóstol y Evangelista, finalizó de escribir el Apocalipsis, hacia el año ciento diez de nuestra era; allí está contenido todo lo que debemos saber para alcanzar la salvación. Las revelaciones privadas y particulares no hacen parte de ese mensaje público y universal.

Una vez que la Iglesia ha estudiado una revelación privada y particular (lo cual suele ser demorado, debido a la gran responsabilidad que ello implica), da su concepto favorable, si ese mensaje se adecua y no tergiversa en nada el gran mensaje de la Revelación pública y universal. Y da un concepto desfavorable, indicando a sus hijos, los católicos, que ese mensaje no debe ser creído, por no estar incluido en la Revelación pública y universal.

Debido a que muchas revelaciones privadas y particulares son falsas, mientras la Iglesia se pronuncia, se dan los siguientes criterios:

  • Si la persona tiene un conocimiento doctrinal suficiente y nota algo contrario o que desdice de la Fe católica, debe rechazar esa revelación privada y particular y recomendar lo mismo a cuantos pueda.

  • Como lo único verdaderamente necesario es la Revelación pública y universal, a un católico formado en su Fe, coherente y maduro nunca le harán falta las revelaciones privadas y particulares; le basta el Magisterio de la Iglesia.

  • Aunque no son necesarias, si esas revelaciones privadas y particulares estimulan las virtudes cristianas e invitan a la conversión, a la penitencia, a la oración, pueden ayudar a las personas sencillas, simples y humildes, que no tienen acceso al conocimiento doctrinal.

  • Si en una revelación privada y particular hay mezcla de aspectos buenos y malos (por ejemplo, invitación a orar por la jerarquía eclesiástica y, a la vez, a desconfiar de la Iglesia), debe rechazarse y desaprobar con firmeza, pues se puede afirmar con firmeza que son típicas del demonio.

  • Por último, otro criterio certero: Nadie se equivoca obedeciendo. En el supuesto caso de que las órdenes, recomendaciones y dispensas del Vaticano no fueran según la Voluntad de Dios, quien obedece humildemente da gloria y honra a Dios.

Añadamos que cuando la Iglesia aprueba una revelación privada y particular lo que está afirmando es que sus mensajes están ya contenidos en la Revelación pública y universal; dicho de otro modo: no están diciendo nada nuevo. Por eso, nace la pregunta: ¿Para qué sirven, entonces, las revelaciones privadas y particulares?

Podemos afirmar que—cuando son auténticas— pueden servir a las personas que están alejadas de la Fe, para su conversión; pero, una vez convertidas, conviene que se desapeguen de lo que los acercó a Dios y se concentren en estudiar la doctrina de la Iglesia y en conocer y poner en práctica la teología espiritual católica (ascético-mística) para avanzar en su vida interior, hacia la unión con Dios.

Posted in Precisiones doctrinales | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Los mensajes de los videntes

Ciclo C, III domingo de Pascua

Posted by pablofranciscomaurino en abril 19, 2010

Obedecer a Dios antes que a los hombres

 

Azotaron a los apóstoles y les prohibieron hablar en nombre de Jesús.

Y, sin embargo, dijeron: Hay que obedecer primero a Dios que a los hombres.

¿Actuamos igual los cristianos de hoy? Cuando sentimos en nuestro interior la lucha entre las pasiones y la gracia, ¿nos dejamos dominar por el respeto humano o por un excesivo amor propio?

O, por el contrario, obedecemos a Dios sin importar las consecuencias.

¿No es verdad que cuando se nos presenta una tentación o nos vemos en peligro de pecar, dejándonos cegar, procuramos convencernos de que en aquello no hay ningún mal ni corremos peligro alguno, que tenemos bastante talento para juzgar por nosotros mismos y que no necesitamos pedir consejo?

Tememos ponernos en ridículo a los ojos del mundo… Nos falta energía para resistir y, cerrándonos al impulso de la gracia, de esa ocasión caemos en otra, hasta llegar, cediendo como Pilatos, a entregar a Jesús en manos de Herodes.

En cambio, leemos de nuevo lo que hacían los primeros cristianos: obedecían primero a Dios, aunque les costara azotes, ¡o la misma muerte! Eran capaces de dar la vida antes de desobedecer a Dios.

Por eso, porque Jesús sabía de qué serían capaces sus discípulos, es que les dice, después de resucitado: «Echad la red a la derecha» Y, después, no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Que esos ciento cincuenta y tres peces grandes nos quedan como recuerdo de que no vale la pena angustiarse por las cosas materiales, que Dios lo puede todo, que él siempre está con nosotros, que nada es tan necesario como nos parece a nosotros, que lo único que importa es hacer la voluntad de Dios.

Así, esos pobres e ignorantes doce, con la fuerza de Dios, iniciaron la era del cristianismo y la esparcieron por el mundo entero.

Y los cristianos de hoy podemos —¡y debemos!— seguir difundiendo por todas partes este mensaje, para cambiar el mundo.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, III domingo de Pascua