Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Negocio’

Ciclo A, XVII domingo de Tiempo Ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 2, 2011

El mejor negocio del mundo

Las palabras: «Te doy sabiduría e inteligencia como nadie la tuvo antes de ti ni la tendrá después» pueden parecer anecdóticas, porque ser inteligentes y sabios es algo poco valorado actualmente. Hoy, para muchos, lo que importa es tener dinero y poder para disfrutar de la vida presente: placeres, admiración, fama…

Por eso, resulta también pintoresca la historia de Salomón y la de otros muchos que llenan las páginas de las biografías de hombres célebres que, según el juicio del mundo, no supieron vivir.

Sin embargo, al revisar las vidas de quienes se llenaron de posesiones, placer, dinero, fama y aplausos, podemos encontrarnos con la sorpresa de que las estadísticas muestran que en ellos hubo —y hay— más tratamientos psicológicos y psiquiátricos, más búsqueda infructuosa de la verdad… y más suicidios.

Al leer hoy la carta de san Pablo a los Romanos podemos descubrir en ella algo que puede ayudar a tantos problemas psicológicos, algo que da la paz. En uno de sus apartes dice: «Sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman». Esto quiere decir que el Creador nuestro ofrece a sus criaturas el verdadero bienestar, la auténtica felicidad.

Es indispensable que recordemos lo que pasará al final de los tiempos: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los buenos, y los arrojarán al horno ardiente. Allí ya no habrá oportunidad para arrepentirse; ahora sí.

En el Evangelio, Dios mismo nos lo repite de una manera más clara: El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo; el hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo. También es como un comerciante que busca perlas finas; si llega a sus manos una de gran valor, se va, vende cuanto tiene, y la compra. Esta es, pues, la mejor inversión de la vida: vender todo el egoísmo, el afán desmesurado de placer, los apegos a las cosas y el deseo insano de alabanzas o de poder, y cambiarlos por bienestar eterno, por felicidad imperecedera, por Cielo.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XVII domingo de Tiempo Ordinario

Ciclo C, domingo de Ramos

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 30, 2010

Un buen negocio

 

Cuenta Isaías, en la primera lectura, que el Señor no se resistió, ni se hizo atrás. Ofreció su espalda a los que lo golpeaban, sus mejillas a los que arrancaban su barba. No retiró su rostro a los insultos y salivazos.

Pero en el salmo 21 ese mismo Señor está gritando: «¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?»

¿Por qué? La respuesta está en la segunda lectura: «siendo de condición divina, no codició esa posición igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre, se rebajó a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y una muerte de cruz», como san Lucas nos lo presenta en el Evangelio.

En cambio, nosotros seguimos haciendo lo contrario: cada vez que pecamos lo que hacemos es desobedecer las leyes de Dios, mientras que Jesús obedeció hasta la muerte.

En el fondo, lo que pretendemos es precisamente lo opuesto: tomar la condición de Dios, pues desobedecer es poner nuestras propias reglas y seguirlas, como si creyéramos más en ellas que en las que nuestro mismo Creador nos dio.

Creemos que encontraremos la felicidad haciendo nuestra voluntad, no la suya; y esto es el acto más tonto que podemos realizar: Él nos ama mucho más que nosotros mismos y Él sabe lo que nos conviene; nosotros no.

Además, aunque no lo pensemos explícitamente, no obedecer la voluntad de Dios es el acto de arrogancia más grande, pues supone que nos creamos más sabios que Dios.

En cambio, a quien obedece, le pasará lo que le ocurrió a Jesucristo: Dios lo exaltó, cumpliéndose así sus palabras: Que todo el que se ensalza será humillado, mientras que todo el que se humilla será ensalzado.

Repasemos la narración de la Pasión de san Lucas, y aprendamos a obedecer: seremos los beneficiados.

  

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, domingo de Ramos