Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Odio’

Ciclo C, El Sagrado Corazón de Jesús

Posted by pablofranciscomaurino en junio 15, 2010

Amor con amor se paga

 

Ezequiel escribió siglos atrás lo que el Corazón amantísimo del Señor le dejaba ver a su pueblo en esa época: «Buscaré las ovejas perdidas, recogeré a las descarriadas; vendaré a las heridas; curaré a las enfermas; a las gordas y fuertes las guardaré y las apacentaré como es debido.» En Oseas se mostró como una madre, en el Cantar de los cantares como un esposo…

Es que lo que el Corazón de Dios tiene guardado es un abismo infinito de amor por sus criaturas, los hombres. Pero tuvo que revelarse poco a poco, teniendo en cuenta la idiosincrasia y la inmadurez del ser humano en la historia.

Y, como escribió san Pablo, el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado. Y nos lo explica admirablemente: Cristo murió por los pecadores, por los malos, por los impíos; sí: cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo.

Ese Corazón de Jesús que murió por nosotros, sin merecerlo, es el que hoy contemplamos admirados, abismados, aterrados… pues, como pago de nuestro desamor, Él derrama su infinita misericordia sobre nosotros…

¡Nuestro pequeño y miserable corazón no puede entender que el odio, el desprecio y la falta de correspondencia al Amor se nos pague con más amor!

Y la única explicación que nos da es: «Os digo que habrá más alegría en el Cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse».

¡Nuestra conversión es Alegría para Dios!

Ante esa alegría divina debemos reaccionar siendo agradecidos tanto cuanto podamos y reparando arrepentidos nuestro desamor: primero, una buena confesión de nuestros pecados (con sincero arrepentimiento por haber ofendido a un Dios tan bueno y la promesa de no ofenderlo más); y, después, una vida santa, conseguida con la fuerza que se obtiene de la asiduidad en la oración mental y la frecuencia de los Sacramentos.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, El Sagrado Corazón de Jesús

Cilo C, V domingo de Pascua

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 10, 2010

Los cristianos, ¡esos que saben de amor!

 

Resulta curioso que, en una de sus charlas, Jesús resumiera todo su mensaje en amar a Dios y al prójimo, y que nos dijera que ese es el mandamiento nuevo por el que se conocerá que somos sus discípulos: que nos amemos unos a otros.

Sin embargo, hoy es más frecuente ver que el cristiano no se diferencia de los demás: como los otros, a veces delinquen, abusan de los demás, los usan como peldaños para «surgir», no les importa cobrar «comisiones» que no se deben cobrar, disuelven los matrimonios por falta de entrega y de amor, abortan…

Y parece pues que los cristianos, como los demás, no se quedan atrás: generan odio que crea más odio.

Por ejemplo, muchos de nuestros hermanos separados de la Iglesia Católica, los protestantes (evangélicos o cristianos «a secas»), y casi todas las sectas insisten en tratar de hacer de nuestro camino un error, de la Iglesia un invento de los hombres y de la devoción a nuestra Madre un acto reprobable de adoración… Y, lo que es peor: hay católicos que hacen lo mismo: hablan mal de los protestantes.

¿Fue ese el querer de Jesús? ¿Esperaba Jesús que hiciéramos historias divididas durante siglos? ¿Cuándo vamos a corregir el error? ¿Cómo?

He aquí el camino: primero, oración ferviente y decidida por todos; segundo, espíritu de sacrificio por nuestros hermanos, para que Dios los ilumine constantemente y logren la felicidad; y tercero, amor. Sí. Así de sencillo: amor por ellos. No hay otro camino. Lo único capaz de destruir la división, el rencor y hasta el odio que pueda existir es el amor.

Pero el amor que no tiene obras no es amor. ¿Cuántas veces al día rezamos por nuestros hermanos separados y por todos los hijos de Dios? ¿Cuántas veces ofrecemos los sinsabores del día por su bienestar y por la plenitud de su amor?…

¿Cómo respondemos a las críticas?, ¿con una amable sonrisa, como lo haría Jesús?

Una actitud semejante tendrá la fuerza de Dios, ¡y el amor siempre triunfa!

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Cilo C, V domingo de Pascua

Las fiestas de los mártires*

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 7, 2008

De los sermones de san Agustín, obispo y Padre de la Iglesia (Sermón 47 de los santos) 

 

La celebración de las fiestas de los santos mártires nos da motivo para esperar conseguir, por su intercesión, los bienes temporales que nos ayudan a conseguir los eternos, como fruto de la imitación de los mismos mártires. Cele­bran con gozo verdadero las festividades de los mártires los que siguen los ejemplos dados por los mismos. Las fies­tas de los mártires son invitaciones al martirio, a fin de que no nos asuste imitar a aquellos cuya celebración nos alegra.

Pero nosotros queremos alegrarnos con los santos y, no obstante, no queremos sufrir con ellos las tribulaciones del mundo. No puede alcanzar la felicidad de los santos mártires aquel que no quiere imitarlos en cuanto esté de su parte. Es el apóstol san Pablo quien nos lo enseña: Si sois solidarios en los sufrimientos, también lo seréis en la consolación (2Co 1, 7). Y el Señor en el Evangelio: Si el mundo os odia, sabed que primero me ha odiado a mí (Jn 15, 18). Rehúsa per­tenecer al cuerpo quien no quiere sufrir el odio con la cabeza.

Pero dirá alguno: «Y ¿quién es capaz de seguir los ejem­plos de los bienaventurados mártires?» A éste le respondo que no sólo a los mártires, sino al mismo Señor, con su gracia, si queremos, lo podemos imitar. Escuchad, no a mí, sino al Señor que anuncia: Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón (Mt 11, 29). Oye también la admonición de san Pedro: Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo, para que sigamos sus huellas (1P 2, 21).

   

 

 

Posted in La Cruz | Etiquetado: , , , , , | Comentarios desactivados en Las fiestas de los mártires*