Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Participación’

Ciclo A, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Posted by pablofranciscomaurino en junio 28, 2011

El alimento del alma

Dios, cuando les dio maná a los judíos, quería enseñarles que no sólo de pan vive el hombre, sino que todo lo que sale de la boca de Dios es vida para el hombre.

Los hizo pasar necesidad y los puso a prueba, para colmarlos mejor después con su propia Carne y su propia Sangre.

Pregunta san Pablo: La copa de bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Así, siendo muchos formamos un solo cuerpo, porque el pan es uno y todos participamos del mismo pan.

Y eso es a lo que ahora llamamos comunión: unión común. No una unión figurativa, simbólica; es la unión real con Jesús y con todos los que reciben el Sacramento de la Eucaristía: sus almas están vinculadas espiritualmente con un vínculo más fuerte que cualquiera material; vínculo que lleva a sentirnos hermanos de verdad, a ayudarnos, a trabajar por el bienestar de los demás.

Pero, además de esa comunión, hay más: el que coma de este pan vivirá para siempre: «El que come mi Carne y bebe mi Sangre permanece en Mí y yo en él. Como el Padre, que es vida, me envió y Yo vivo por el Padre, así quien me come vivirá por Mí».

Una vez confesados de nuestros pecados mortales o habiendo hecho un acto de contrición para los pecados veniales, la comunión frecuente del Cuerpo de Cristo nos hace permanecer en Él y Él en nosotros: nuestros actos, palabras, pensamientos y hasta nuestros sentimientos se irán identificando día a día con los de Jesús; Él va eliminando nuestros egoísmos, nuestra soberbia, nuestra codicia, nuestros yerros… etc., de manera que pueda entrar en nuestra vida, poco a poco, y transformarnos, para bien nuestro y de los que están a nuestro alrededor… Hasta que vivamos por Él, como Él mismo lo dijo.

Transformados a la imagen de Jesús podremos hacer muchas cosas como Él, incluso milagros. Vale la pena iniciar este camino.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Ciclo A, II domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en enero 24, 2011

Se nos pide ser santos. ¿Podremos?

 

Santo quiere decir: «Perfecto y libre de toda culpa». Es la persona a quien la Iglesia declara tal, y manda que se le dé culto universalmente. Y eso nos piden las lecturas de hoy, que seamos santos: «…a ustedes, que Dios santificó en Cristo Jesús. Pues fueron llamados a ser santos con todos aquellos que por todas partes invocan el Nombre de Cristo Jesús, Señor nuestro y de ellos.» «…me formó desde el seno materno para que fuera su servidor». «Tú serás, además, una luz para las naciones, para que mi salvación llegue hasta el último extremo de la tierra.»

¡Qué responsabilidad tan grande!

«Santo» solo se puede decir de Dios con toda propiedad, que lo es esencialmente; pero por tres circunstancias se dice también de los hombres: gracia, privilegio y participación.

En primer lugar, la gracia, don gratuito de Dios que eleva sobrenaturalmente la criatura racional en orden a la bienaventuranza eterna, es decir, la que se nos da con los sacramentos: el Bautismo que nos inicia en esa gracia y la Confirmación que nos la refuerza; la Confesión de los pecados que nos la devuelve cuando la habíamos perdido; la Eucaristía que nos da el alimento para la vida espiritual, el Matrimonio y el Orden sacerdotal que dan fuerzas para esos dos estados, y la Unción de los Enfermos que vigoriza y prepara el viaje final.

En segundo lugar, el privilegio, ventaja exclusiva los bautizados que gozamos por concesión de Dios Padre. ¡Tenemos el privilegio de haber recibido esa oferta: que seamos enteramente santos, es decir, felices!

Y en tercer lugar, la participación en la Redención: Jesús murió para pagar nuestros pecados y, por eso, somos ahora libres e hijos de Dios Padre por adopción, y tenemos la posibilidad de ganarnos el Cielo, un estado de felicidad imperecedera, lleno de paz y de alegría constantes.

¡Todo esto significa que con la ayuda de Dios podemos ser santos! ¿Qué esperamos para empezar?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, II domingo del tiempo ordinario