Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Placeres’

¿Sobre todas las cosas?

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 1, 2013

“Es que eso de amar a Dios sobre todas las cosas nadie lo puede cumplir”, fueron las palabras que el sacerdote escuchó de labios de su pequeño catecúmeno.

Y no era para menos. Entendida así la explicación del primer mandamiento de la Ley de Dios da la impresión de que es imposible amar más a Dios que a los hijos, a los padres, a la novia, a la esposa… o, más aún, a nosotros mismos.

Si bien esta es la meta final —amar a Dios en todas esas personas—, la finalidad inicial se centra en no reemplazar a Dios.

No substituirlo por la energía cósmica, ni por otros dioses.

Por eso también se prohiben las creencias y lecturas esotéricas (nueva era), que reemplazan al Dios por “Maitreyas” y energías, y reducen a Cristo —Dios y hombre verdadero— al nivel de una de ellas… Así, cada vez que un católico lee o estudia estos temas u otros en los cuales basa su vida o su estabilidad emocional, está —directa o indirectamente— mudando a Dios.

Asistir a sesiones de espiritismo no solo es algo parecido, sino que, además, quien lo hace, se pone en peligro de caer en la forma más violenta de pecar contra este mandamiento: el satanismo. Con las estadísticas tan altas de esta práctica en nuestro país, es necesario que los padres de familia, los educadores y los sacerdotes repiquen constantemente para prevenir.

Es también sorprendente para los párrocos que van a bendecir las casas de sus parroquianos ver suplir a Dios con la penca de sábila, las velas de colores y aromas, los cuarzos, las pirámides, etcétera, o creyendo en la cruz magnética del gran poder, la pulsera de la felicidad o de la riqueza… ¡Una vela a Dios y otra quién sabe a quien!

Pero este mandamiento nos recuerda que tampoco podemos suplir a Dios con el placer, el tener, el poder o la fama, como sucede cuando lo que hacemos es más elocuente que lo que decimos:

  • Si los placeres se erigen en la prioridad de la vida, dejando a un lado los deberes que nacen del amor que caracteriza al cristiano, especialmente el de servir de algún modo a los demás; es decir, si nos preocupamos más por nuestro bienestar que por el de nuestros hermanos.
  • Si un padre de familia mueve cielo y tierra para ganar dinero en un negocio, si se trasnocha o deja de comer por esa ganancia, y si, por el contrario, deja a un lado su obligación de amor de asistir a la Eucaristía un domingo porque está cansado y dice: “Dios entenderá”, no solamente está cambiando al Dios verdadero por el dios–dinero, sino que está dejando un funesto ejemplo a sus hijos (el dinero es más importante que Dios).
  • Si el poder se usa para el propio beneficio y no para servir.
  • Si la fama es un fin y no una consecuencia de nuestros actos de servicio a la comunidad.

Pero si se trata de crecer tenemos que volver a las palabras del niño: que cada día nuestro amor a Dios sea más puro, y pureza es ser indiferente a todo lo que no sea amor.

Estamos llamados a subir un peldaño diario en la escalera del amor hasta que salga todo ese “yo” que estorba, y entre ese Dios–Amor, junto con todos los demás hijos suyos, a quienes también Él llama por ese camino.

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en ¿Sobre todas las cosas?

Ciclo C, V domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 15, 2010

¡Y se realizó el milagro!

 

Era quizá el más viejo de todos los apóstoles. Había pasado toda su vida pescando; aunque empírico, era uno de los mejores. Sabía cómo, cuándo y dónde pescar. Simón Pedro tenía toda la experiencia. Jesús, en cambio, había sido carpintero y era ahora predicador.

Precisamente, este ignorante en las lides de la pesca, después de enseñar a la gente desde la barca de Simón, le ordena remar mar adentro y echar las redes.

«Maestro, nos hemos pasado toda la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes».

Y al poco tiempo ¡se reventaba la red por tan gran pesca!

Si hacemos caso a las palabras de Jesús ¡veremos milagros! Sí. Como los de entonces. «Todo es posible para el que cree», dijo una vez el que es la misma Verdad. También nosotros podremos hacer cosas que parecen imposibles, tan solo si la fe en nosotros es total. Y obtener de Dios cosas que parecen imposibles.

Que vivamos de la fe, que sea nuestro móvil en nuestra vida personal y familiar, en el trabajo y en las relaciones sociales…

Y también en el apostolado: «No temas: desde ahora, serás pescador de hombres», para llevarlos hacia le felicidad auténtica: en el Cielo, y también aquí.

Así entenderemos plenamente la verdad más asombrosa de todas: «que Cristo murió por nuestros pecados, según las escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día […]; que se le apareció a Cefas y más tarde a los doce». Que fue el primero en vencer a la muerte, y que nos invita a que la venzamos también, es decir, que no muramos eternamente en el Infierno, sino que cambiemos de casa: que pasemos de esta tierra al Cielo.

Dejemos a un lado el desmedido apetito por las cosas materiales y por los placeres, dejemos tanto amor propio, dejemos de creer que la fama, la honra, el quedar bien ante los demás, nos dará la felicidad, pues nada de eso nos lleva a Dios: Hagamos como los apóstoles que, «dejándolo todo, lo siguieron».

   

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, V domingo del tiempo ordinario