Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Prestigio’

Los demás

Posted by pablofranciscomaurino en abril 4, 2020

Mira a la humanidad; hay tantos esclavos del placer, del tener, de la opinión de los demás, del poder… Olvidados de que están hechos para la eternidad feliz, se someten a mil y mil sacrificios, para conseguir un pequeñito placer…, un poco de dinero…, cosas innecesarias…, alabanzas, aplausos, elogios, etc….

¡Cuántos centran su interés en títulos, posesiones, viajes, la moda, el cargo que ocupan…! Y no caen en cuenta de que nada de eso pesará en la balanza, a la hora del Juicio, el día que tengan que darle cuenta a Dios de sus obras. Verán, aterrados, el dolor de todos los necesitados que pasaron cerca de ellos y a quienes ellos ni siquiera les prestaron atención.

Y hay otros que, olvidándose de las leyes puestas por el Creador en su naturaleza, las desobedecen, dañándose a sí mismos en su propia dignidad y negándose por completo la posibilidad de llegar a la felicidad eterna: lujuria, adulterios, abortos, uso de anticonceptivos, relaciones prematrimoniales, actos homosexuales…

Y si a esto sumamos la maldad de quienes explotan a sus empleados o incumplen sus obligaciones laborales; los que roban del erario público o son corruptos (ofrecen o cobran comisiones); los que manipulan los precios, la bolsa o el cambio de divisas, para enriquecerse; quienes buscan crecer y crecer económicamente, impidiendo que otros logren surgir…

La lista es interminable. Y el panorama es desolador. ¡Tantos seres humanos que no se percatan de su valor, de su altísima dignidad!: ¡Costaron toda la Sangre que Cristo derramó en la Cruz!

Por eso, san Pablo de la Cruz escribió:

“Cuando se considera a la luz de la fe y en el corazón del divino Redentor cuán preciosas son las almas, no se ahorrarán trabajos, fatigas y peligros, para socorrerlos y ayudarlos en sus necesidades espirituales.”

-Ora por ellos; ora mucho. Y únete al sacrificio de Jesús, ofreciéndole todas las penas que puedas, pues Él está esperando tu ofrenda para salvarlos.

Posted in Apostolado | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Los demás

Ciclo B, XXXII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 5, 2013

¿Confiamos?

 

Cuando el profeta Elías le pidió un pedazo de pan a la viuda, y ella confió en la palabra que había pronunciado el Señor por medio de Elías (que el tarro de harina no se agotaría ni se vaciaría el frasco de aceite), comieron ella, él y su hijo, durante un tiempo.

¿Estamos dispuestos a confiar así?

Es que quien confía en el Señor ve milagros; pero ve más milagros quien confía hasta el extremo de entregar lo último que le queda para vivir, como esta viuda.

Lo mismo nos quiere enseñar Jesús en el Evangelio de hoy: mientras miraba cómo la gente depositaba su limosna y muchos ricos daban en abundancia, se percató de que una viuda muy pobre colocó dos pequeñas monedas. Entonces llamó a sus discípulos y les dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha puesto más que cualquiera de los otros, porque todos han dado de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que poseía, todo lo que tenía para vivir». Tengamos en cuenta que las viudas de la época en que vivió Jesús estaban totalmente desprotegidas económicamente: eran desvalidas.

En cambio, Jesús deplora la confianza que en sí mismos tenían los fariseos de entonces: «Cuídense de los escribas, a quienes les gusta pasearse con largas vestiduras, ser saludados en las plazas y ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los banquetes».

¿En qué confiamos nosotros, los cristianos de hoy? ¿En nosotros mismos? ¿En nuestro dinero? ¿En nuestra habilidades? ¿En nuestros conocimientos? ¿En nuestro prestigio? ¿En nuestras relaciones sociales? ¿Tal vez en los seguros que compramos?… ¿O confiamos realmente en Dios?

Recordemos lo que nos enseña Dios, quien nos creó, en la segunda lectura de hoy: «el destino de los hombres es morir una sola vez, después de lo cual viene el Juicio»: No hay reencarnación, no hay una segunda oportunidad para poner finalmente nuestra confianza únicamente en Dios.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXXII domingo del tiempo ordinario