Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Pusilanimidad’

En qué consiste la humildad

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 28, 2016

Humildad 1

Posted in La conducta del cristiano, Santidad | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en En qué consiste la humildad

Ciclo C, XXII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 6, 2010

¿Humildad?

Una de las virtudes más desprestigiadas hoy es la humildad. En este mundo tan violento ha llegado a significar no hacer respetar los derechos propios.

Se la confunde también con el apocamiento, la pobreza en el ánimo (la pusilanimidad), la falta de ingenio y hasta la pobreza cultural, cuando no la económica…

El Eclesiástico es uno de los libros sapienciales, de los que enseñan la sabiduría. En sus páginas podemos aprender a alcanzar la felicidad, pues la sabiduría no es una colección de conocimientos sino, como lo explica la Real Academia de la Lengua, «conducta prudente en la vida», esto es: saber vivir.

Y en el extracto de hoy el Eclesiástico se nos enseña que en todos los asuntos debemos proceder con humildad y nos querrán más que al hombre generoso; que cuanto más grandes seamos, más debemos humillarnos, pues alcanzaremos el favor del Señor, porque Él revela sus secretos a los humildes…

Siglos más adelante, cuando vino a la tierra la mismísima Sabiduría encarnada —Jesucristo— sentenció: «Todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado.»

Y Él lo enseñó con el ejemplo: «siendo de condición divina, no codició el ser igual a Dios sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo, se rebajó a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte. Pero por eso Dios lo exaltó  y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre».

Como dice la segunda lectura de hoy, si seguimos este ejemplo de humildad de quien es nuestro paradigma, Jesús, el Hombre perfecto, «nos acercaremos a la asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, a los espíritus de los justos llegados ya a su perfección», es decir, a la felicidad auténtica, la que nunca acaba, la que siempre crece, para la cual fuimos creados.

Seamos, pues, sabios: sigamos el consejo de quien nos hizo, pues solo Él sabe cómo nos realizaremos completamente.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, XXII domingo del tiempo ordinario