Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Responsabilidad’

Cuál anticonceptivo usar (audios)

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 2, 2019

Para escuchar las siguientes grabaciones, haga clic en el enlace que hay después del título:

 

Uso de anticonceptivos, 1ª parte:

https://www.4shared.com/web/embed/audio/file/y_TThV_L?type=NORMAL&widgetWidth=530&showArtwork=true&playlistHeight=0&widgetRid=15126994908

 

Uso de anticonceptivos, 2ª parte:

https://www.4shared.com/web/embed/audio/file/nbDgRa2-?type=NORMAL&widgetWidth=530&showArtwork=true&playlistHeight=0&widgetRid=221094488925

 

 

Posted in La conducta del cristiano, Matrimonio | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Cuál anticonceptivo usar (audios)

Ciclo A, II domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en enero 24, 2011

Se nos pide ser santos. ¿Podremos?

 

Santo quiere decir: «Perfecto y libre de toda culpa». Es la persona a quien la Iglesia declara tal, y manda que se le dé culto universalmente. Y eso nos piden las lecturas de hoy, que seamos santos: «…a ustedes, que Dios santificó en Cristo Jesús. Pues fueron llamados a ser santos con todos aquellos que por todas partes invocan el Nombre de Cristo Jesús, Señor nuestro y de ellos.» «…me formó desde el seno materno para que fuera su servidor». «Tú serás, además, una luz para las naciones, para que mi salvación llegue hasta el último extremo de la tierra.»

¡Qué responsabilidad tan grande!

«Santo» solo se puede decir de Dios con toda propiedad, que lo es esencialmente; pero por tres circunstancias se dice también de los hombres: gracia, privilegio y participación.

En primer lugar, la gracia, don gratuito de Dios que eleva sobrenaturalmente la criatura racional en orden a la bienaventuranza eterna, es decir, la que se nos da con los sacramentos: el Bautismo que nos inicia en esa gracia y la Confirmación que nos la refuerza; la Confesión de los pecados que nos la devuelve cuando la habíamos perdido; la Eucaristía que nos da el alimento para la vida espiritual, el Matrimonio y el Orden sacerdotal que dan fuerzas para esos dos estados, y la Unción de los Enfermos que vigoriza y prepara el viaje final.

En segundo lugar, el privilegio, ventaja exclusiva los bautizados que gozamos por concesión de Dios Padre. ¡Tenemos el privilegio de haber recibido esa oferta: que seamos enteramente santos, es decir, felices!

Y en tercer lugar, la participación en la Redención: Jesús murió para pagar nuestros pecados y, por eso, somos ahora libres e hijos de Dios Padre por adopción, y tenemos la posibilidad de ganarnos el Cielo, un estado de felicidad imperecedera, lleno de paz y de alegría constantes.

¡Todo esto significa que con la ayuda de Dios podemos ser santos! ¿Qué esperamos para empezar?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, II domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, I domingo de Adviento

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 7, 2008

La venida gloriosa de Cristo Jesús

 

A veces perdemos el norte de nuestras vidas: nos dejamos llevar por el amor a las criaturas y perdemos de vista al Creador.

Por eso le grita Isaías a Dios: «¡Vuelve, por amor a tus servidores y a tus tribus herederas!»

Cada vez que nos separamos de Él, cometemos el error más grave en nuestras vidas, y después debemos gritarle que vuelva.

Y también es por eso que Jesús nos dice que estemos preparados y vigilando, porque no sabemos cuándo llegará ese momento final.

Cuando un hombre va al extranjero y deja su casa, entrega responsabilidades a sus sirvientes, cada cual recibe su tarea, y al portero le exige que esté vigilante…

¿Cuáles son nuestras responsabilidades? Ser buenos hijos de Dios, buenos padres, buenos esposos, buenos hijos, buenos hermanos, buenos ciudadanos…

Debemos estar vigilantes, porque no sabemos cuándo regresará el Dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o de madrugada; no sea que llegue de repente y nos encuentre dormidos.

Nos lo dice a todos: estemos despiertos.

Si hacemos eso, el mismo Dios, con su gracia, nos mantendrá firmes hasta el fin, para que estemos sin tacha el día en que venga Cristo Jesús, nuestro Señor: Dios es fiel, y es quien nos ha llamado a esta comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

Como dice la segunda lectura, Dios nos ha hecho ricos de mil maneras, recibiendo todos los dones de palabra y de conocimiento a medida que se afianza entre nosotros el mensaje de Cristo. No nos falta ningún don espiritual. Sólo esperamos la venida gloriosa de Cristo Jesús, nuestro Señor.

Y la mejor manera de permanecer despiertos es iniciar este tiempo de adviento limpiando esos apetitos desordenados por las criaturas para recibir a Dios, que desea nacer, no solo en un pesebre, sino en nuestros corazones.

Digámosle que vuelva, si lo hemos perdido; que ya no nos alejaremos más.

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, I domingo de Adviento