Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘San Pablo’

Ciclo B, XXVII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 1, 2012

¿Divorcio?

Ante todo, es bueno saber que el matrimonio, en cuanto unión de un hombre «esposo» y de una mujer «esposa» en orden a constituir una familia, tiene su origen en Dios, quien esencialmente lo desea indisoluble.

Desde siempre se canta el amor exclusivo y se valora muy positivamente la estabilidad del matrimonio y la fidelidad de los esposos.

Con esto se va viendo el ideal religioso del matrimonio que Jesús y san Pablo reafirman con fuerza, hasta el punto de considerar el matrimonio cristiano como símbolo de la unión existente entre Cristo y la Iglesia: «Es éste un misterio muy grande, pues lo refiero a Cristo y a la Iglesia» (Ef 5, 32).

Por eso, el mismo Jesucristo, cuando lo instituyó, elevó al matrimonio a la altura de un Sacramento, signo y señal de la gracia divina: Dios llena a los contrayentes de la fuerza espiritual necesaria para cumplir su misión con la altura de la sublime unión existente entre Cristo y la Iglesia, donde no cabe el divorcio.

Y, en consecuencia, es indisoluble: «Lo que Dios ha unido, que el hombre no lo separe.» (Mc 10, 9). «El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con su mujer, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre.» (Mt, 19 5-6). Ante las leyes civiles es válido el divorcio pero, ante Dios, los esposos están casados, y seguirán casados hasta que uno de los dos muera.

Es fácil deducir entonces que, entre los bautizados, tanto el matrimonio civil como la unión libre de los ya casados por la Iglesia no tiene validez ante Dios, y constituye un desprecio a las leyes de Dios: es como si el que se va a casar «por lo civil» o a unir libremente le dijera a Dios: «A mi no me interesa lo que Usted piense ni su autoridad, lo que me interesa es lo que la sociedad civil piense, y esa autoridad es la única que vale para mí». Por eso mismo, el matrimonio civil o la unión libre de un bautizado es siempre una ofensa a ese Dios tan bueno, que nos dio la vida y todo lo que tenemos, y que solo desea nuestra felicidad.

Anuncios

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXVII domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, XXV domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 17, 2012

‘Es que somos humanos’

 

Esta frase es la disculpa más utilizada: «Es que soy humano, y por eso…», como si ser humanos consistiera siempre en hacer lo malo. ¿Acaso no es humano servir, hacer obras de caridad, ser generoso, etc.? Efectivamente, lo humano no es solo lo negativo: porque somos humanos también hacemos el bien. No son los animales —ni tampoco los ángeles— los que hacen los orfanatos, ancianatos, dispensarios de salud gratuitos…

En realidad, cuando hablamos así, lo que queremos decir es que no somos aún muy espirituales, sino que somos todavía muy carnales, como dice san Pablo.

Y son carnales, como nos explica hoy el apóstol Santiago, quienes tienen envidias y rivalidades, los que viven en guerras y contiendas…

También lo son quienes acechan al justo, porque les resulta incómodo: porque se opone a sus malas acciones, les echa en cara sus pecados, les reprende su educación errada; tal y como nos lo explica hoy el libro de la Sabiduría.

Dicen esos carnales: «Veamos si sus palabras son verdaderas; lo someteremos a la prueba de la afrenta y la tortura, para comprobar su moderación y apreciar su paciencia; lo condenaremos a muerte ignominiosa, pues dice que hay quien se ocupa de él».

En cambio, el espiritual posee la sabiduría que viene de arriba, que ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante y sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz, y su fruto es la justicia.

Otra característica del hombre carnal es que quiere ser el primero, el más reconocido, el más apreciado y respetado…; es decir: el que más soberbia tiene.

Para prevenirnos de este error, Jesús sentenció:

«Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos».

Somos humanos; por supuesto. Pero podemos —y debemos— ser humanos espirituales; no humanos carnales.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXV domingo del tiempo ordinario

Ciclo B, XXI domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 21, 2012

XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

San Pablo, ¿machista?

Esa es la impresión que se llevan muchos al leer este versículo de la carta de Pablo a los Efesios: «Las mujeres, que se sometan a sus maridos».

Pero lo que pocos destacan es el texto que continúa: «Maridos, amad a vuestras esposas como Cristo amó a su Iglesia». E, inmediatamente después, concreta cómo lo hizo: «Se entregó a sí mismo por ella».

«Obras son amores y no buenas razones», dice el sabio adagio. ¿Cuántos esposos aman así a sus esposas? ¿Cuántos están trabajando —dando la vida— por ellas? ¿Cuántos dejan a un lado el egoísmo para dedicarse con todas las fuerzas a hacer felices a sus esposas? ¿Cuántos esposos han sido capaces de sufrir, como Jesús, por amor a sus esposas? El llamado de san Pablo es categórico: «Así deben también los maridos amar a sus mujeres». ¿Podrá esto tomarse como machista?

He aquí, más bien, la perfección del amor conyugal:

Un hombre que ama de verdad a su esposa destina todas sus fuerzas a hacerla feliz, busca solo su bienestar, con toda su alma, con todo su corazón, con todo su ser, haciendo a un lado sus egoísmos y hasta sus metas más nobles, pues sabe que no hay mayor nobleza que amar.

Y una mujer que, como dice esta carta, es amada así, ¿cómo no va a ser condescendiente con su marido? Al sentir ese apoyo moral y psicológico, ¿no se someterá a él sin reservas?, ¿no sentirá que él es, efectivamente, su cabeza, como dice san Pablo?

Finalmente, ¿no sería este el ejemplo ideal para los hijos? Si ambos esposos actúan como lo pide la Palabra de Dios, se verá nacer y crecer una nueva generación, libre de egoísmos y de machismo, y se formarán hogares con más sentido de la dignidad de la mujer y del hombre. Como consecuencia lógica, ya sana la célula de la sociedad —la familia—, se hará por fin un cambio verdaderamente positivo en todo este “organismo” social que es la humanidad.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXI domingo del tiempo ordinario

Ciclo A, XXXI domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 8, 2011

XXXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

¿A quién predicamos?

Todos podemos estorbar los planes de Dios. De hecho, lo hemos obstaculizado siempre que omitimos hacer el bien que podíamos, cuando pensamos mal, cuando al hablar suscitamos el mal, cuando hacemos el mal…

Las lecturas de hoy hacen referencia a un mal que estorba más que todos los demás males: la soberbia. Y en la soberbia caemos todos cuando, por ejemplo, al ver que no hacemos tanto mal como otros, nos juzgamos superiores; cuando creemos que somos buenos católicos y por eso nos sentimos mejores que los demás; cuando cumplimos los deberes cristianos… Es que la soberbia es tan sutil, que a veces ni nos damos cuenta de que se nos cuela con apariencias de bien.

Pero el escándalo, es decir, las acciones o palabras que son causa de que otros obren mal o piensen mal, es el que más daño hace a los designios de Dios: aquel sacerdote, catequista o predicador que no es capaz de predicar a Cristo, sino de predicarse a sí mismo.

También aquellos los que se engríen por hacer las lecturas de la Misa, por acolitar, por cantar en las celebraciones o por repartir la comunión…, están impidiendo que la gracia de Dios llegue a las almas; están siendo obstáculo de Dios: creen que son servidores de Dios, pero se predican a sí mismos.

Además, se hacen merecedores de que Dios, como dice la primera lectura, les lance la maldición, porque ninguno toma su oficio en serio, y porque se han desviado del camino, según dice el Señor de los ejércitos, y han hecho que muchos tropiecen.

La actitud correcta es la que san Pablo nos presenta hoy: a pesar de que los apóstoles de Cristo habían podido aparecer como grandes, se hicieron pequeños: ni siquiera valoraban su propia vida: estaban dispuestos hasta a darla por Cristo.

O, como dice Jesús en el Evangelio: El más grande entre ustedes será el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XXXI domingo del tiempo ordinario

Ciclo A, II domingo de Cuaresma

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 28, 2011

Fe de verdad

La promesa que le hizo Dios a Abraham era grande: «Haré de ti una gran nación y te bendeciré; voy a engrandecer tu nombre, y tú serás una bendición. Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te maldigan. En ti serán bendecidas todas las razas de la tierra».

Es una promesa de salvación gratuita, que se cumplió luego, como nos recuerda hoy san Pablo: Él nos ha salvado y nos ha llamado para una vocación santa, no como premio a nuestros méritos, sino gratuitamente y por iniciativa propia.

Esta llamada, que nos concedió en Cristo Jesús desde la eternidad, acaba de manifestarse ahora con la aparición de Cristo Jesús, nuestro Salvador, que ha destruido la muerte y ha hecho resplandecer en su Noticia Buena (Evangelio) la vida y la inmortalidad.

Es bastante duro para un señor de sesenta y cinco años, padre de familia, dejar su país, a los de su raza y a la familia de su padre, y andar a la tierra que Dios le escogió. Esto tiene un significado místico para nosotros: que dejemos a un lado nuestro pasado de pecados (recordemos que quien diga que no ha pecado es un mentiroso), para encaminarnos por la senda del bien, según la Ley de Dioslo dicho por los profetas,encarnados respectivamente en Moisés y en Elías.

A pesar de las dificultades, Abraham hizo caso a Dios. ¿Seguiremos ese ejemplo?

Alguno dirá que eso cuesta trabajo, y es verdad. Pero esa lucha por mejorar, fortalecidos con la gracia (fuerza) de Dios con los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía, nos hará llegar hasta emular el martirio de nuestro Señor y el de san Pablo, que fue preso por amor a Jesús.

Si lo hacemos, nuestro aspecto cambiará completamente como cambió el de Jesús: nuestra cara brillará como el sol y nuestra ropa se volverá blanca como la luz.

Y repetiremos con san Pedro: «Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí!», porque estaremos ya llenos de la felicidad eterna.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, II domingo de Cuaresma

Ciclo A, V domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en febrero 15, 2011

Para ver en la oscuridad

 

Los ejércitos cuentan desde hace mucho tiempo con un aparato que sirve para observar los movimientos del enemigo en la noche. Hoy, por la oscuridad en la que vivimos, la mayoría de las veces no vemos al enemigo oculto: el egoísmo, la soberbia, la gula, la envidia, la lujuria, la ira y la pereza que sentimos y, a veces, consentimos. Todo esto nos muestra claramente que ese enemigo invisible —pero real— nos gana algunas batallas.

Como lo importante es no perder la guerra, conviene que sepamos dónde está ese enemigo, cuáles son sus armas y sus estrategias.

Lo primero que hay que saber es que usa unas técnicas muy sutiles, y la primera de ellas es la misma que usó contra nuestros primeros padres: incitarnos a la altivez y al apetito desordenado de ser preferidos a otros, a la satisfacción y al envanecimiento por la contemplación de las propias capacidades, a veces hasta con menosprecio de los demás. Pero no lo hace de frente. Nos puede sugerir que las palabras de Jesús del Evangelio de hoy: «Ustedes son la sal de la tierra» «Ustedes son la luz del mundo» son para sentirnos muy importantes, más de lo que somos.

Sólo si cumplimos los requisitos de la primera lectura de hoy seremos la luz del mundo, seremos la sal de la tierra, como lo quiere el Señor: que compartamos el pan con el hambriento, que no volvamos la espalda a nuestros hermanos, que no haya gente explotada, que apartemos el gesto amenazador y las palabras perversas, que demos pan al hambriento y que ayudemos al hombre oprimido.

Y seremos como san Pablo, quien sin oratoria ni grandes teorías esparció por gran parte del mundo conocido la Buena Noticia de un Mesías crucificado. Él mismo se sintió débil, tímido y tembloroso. Sus palabras y su mensaje no contaron con los recursos de la oratoria, sino con manifestaciones de Espíritu y poder, para que nuestra fe se apoyara, no en sabiduría humana, sino en el poder de Dios.

Y con ese poder de Dios veremos al enemigo en la oscuridad. Y lo venceremos.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, V domingo del tiempo ordinario

Ciclo A, La Sagrada Familia

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 29, 2010

Un hogar como el de Nazaret

«El que respeta a su padre obtiene el perdón de sus pecados; el que honra a su madre se prepara un tesoro. Sus propios hijos serán la alegría del que respeta a su padre; el día en que le implore, el Señor lo atenderá.» Así comienza la liturgia del día de hoy, al ofrecernos el ejemplo de la Sagrada Familia para nuestras familias.

Y las promesas continúan en el texto de la primera lectura.

¿Hacemos todo lo que hoy nos dice san Pablo en nuestras familias? ¿Nos tratamos con compasión tierna, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia? ¿Nos soportamos y perdonamos unos a otros si alguno tiene motivo de queja contra otro? Todo lo que, en el hogar, decimos o hacemos, ¿lo hacemos en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él?

La segunda lectura nos da las reglas para hacer de la nuestra una familia feliz:

  • Maridos que amen a sus esposas en una entrega total, sin reservas egoístas, como Cristo amó a su esposa (hasta la muerte) y no les amarguen la vida.
  • Y si así actúan los maridos, las esposas, con un marido que las ama como Cristo amó a la Iglesia, se someterán a él como conviene entre cristianos.
  • Hijos que obedezcan a sus padres en todo, porque eso es lo correcto entre cristianos.
  • Padres que no sean pesados con sus hijos, para que no se desanimen.

Así nuestro hogar será como el de aquella hermosa morada de Nazaret, en donde vivía un Niño–Dios, lleno de amor por los hombres, que se derretía en detalles y trabajos con su Madre y con su padre adoptivo; una Madre tan excelsa, que estaba sin la más pequeña mancha de pecado y que, por lo tanto, amaba —y ama a sus hijos— con un amor que ninguna criatura puede alcanzar, y que se desvive para hacer la misión que su Hijo le confió: ser nuestra Madre; y, por último, José, un padre honesto, casto, trabajador, amoroso y respetuoso como ninguno…

¿Quién no querría un hogar así?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, La Sagrada Familia

Ciclo A, I domingo de Adviento

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 6, 2010

I DOMINGO DE ADVIENTO

La lucha por llegar a la casa del Padre

 

Comienza hoy un nuevo año litúrgico, y las lecturas nos invitan al cambio, a comenzar un nuevo camino. Este año nuevo aparece como el cuaderno nuevo de un colegial: listo para que se inicie sobre él un trabajo limpio, pulcro, perfecto.

El profeta Isaías nos muestra la meta: al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor, en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas; en ese lugar ya no alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra. ¡La paz que tanto buscamos será nuestra!

Pero para que la paz verdadera llegue a nosotros, es necesario que escuchemos la voz de san Pablo cuando dice que ya es hora de espabilarse. La paz es primer logro de nuestra lucha interior por acercarnos a Dios: dejemos las actividades de las tinieblas y armémonos con las armas de la luz.

Conduzcámonos como en pleno día, con la dignidad de los hijos de Dios, dignidad de reyes, de señores, de hombres bañados por la gracia, de templos del Espíritu Santo: nada de comilonas ni borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni contiendas. Habremos dado así honor a nuestra condición de hombres y de cristianos, y tendremos las virtudes necesarias para acceder a la auténtica paz y a la alegría verdadera.

Revestidos de Nuestro Señor Jesucristo, dueños de nosotros mismos, sin malos deseos —producto casi siempre del excesivo cuidado personal— estaremos preparados, en vela, para la hora decisiva, la hora en que vendrá el Hijo del hombre.

Él nos llevará a la eterna e imperturbable felicidad: junto a Dios–Padre, en donde sentiremos que por fin nos realizaremos como seres humanos.

Por eso ya hoy podemos cantar presagiando nuestra conquista: ¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»!

Y cuando lleguemos a la Jerusalén celestial, nos diremos a nosotros mismos: ¡Valió la pena!

.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, I domingo de Adviento

Ciclo C, XVIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 10, 2010

¿Y si muriéramos hoy?

 

¿Por qué se nos olvidaron las preguntas que nos hacíamos en la juventud? En una de ellas nos interrogábamos acerca de tantas fatigas y preocupaciones en la vida, del sentido de la existencia, del esfuerzo con el que adquirimos las cosas (para luego dejárselas a otros)…

Esas y otras inquietudes han tenido todos los jóvenes en la historia de la humanidad, y están plasmadas en la primera lectura de hoy, extractada de un escrito antiquísimo, mucho antes de Jesucristo. Pero, ¿las hemos respondido?

Ya hace cerca de veinte siglos, cuando vino Jesús, Él mismo nos ayudó a contestar esas preguntas, diciéndonos que evitemos toda clase de codicia, porque aunque uno lo tenga todo, no son las posesiones las que le dan vida, como lo expresó en el Evangelio de hoy.

San Pablo, por su parte, completando lo que Cristo nos reveló, nos explicó que, si hemos sido resucitados con Cristo, debemos buscar las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; que si queremos ser felices debemos preocuparnos por las cosas de arriba, no por las de la tierra; porque nosotros estamos hechos para estar con Dios, en la gloria eterna, la felicidad para la que fuimos creados.

Y añade que, en consecuencia, debemos hacer morir en nosotros lo que es terrenal, es decir, libertinaje, impureza, pasión desordenada, malos deseos y el amor al dinero, que es una manera de idolatría.

Vivir tras lo terrenal lo llama él «el hombre viejo y sus vicios»; hay que vivir como hombre nuevo, que no cesa de renovarse a la imagen de su Creador, hasta conseguir el perfecto conocimiento para alcanzar la meta de la felicidad.

¿Qué pasaría si, como dice Jesús, esta misma noche nos reclaman nuestra alma?

Nos preocupamos mucho por lo que nos pase en esta vida temporal y, como dice santa Teresa de Jesús, es apenas una mala noche en una mala posada.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, XVIII domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, XIV domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en julio 12, 2010

¿Está alegre tu corazón?

Casi todos los hombres buscan continuamente las diversiones y las distracciones, e inventan una y mil formas para gozar, es decir, usar las cosas y aprovechar las circunstancias para experimentar placer con ello.

A veces esto sucede porque hay muchas penas; al fin y al cabo, ¿no es este mundo «un valle de lágrimas»? Pero en la mayoría de las ocasiones esta actitud obedece a que el hombre no tiene paz ni alegría en su corazón, razón que mueve a muchos a buscarlas en las sectas y en el esoterismo…

El católico se distingue de los demás —esencialmente— por tres características: la Fe: creemos en todo lo que decimos en el Credo y en lo que está escrito en el Catecismo; la Esperanza: sabemos que nos espera el premio a nuestros esfuerzos; y la Caridad: estamos seguros de que el amor es el verdadero y único camino que lleva a la felicidad verdadera.

Las lecturas de hoy nos enseñan que la alegría del cristiano nace de la Esperanza. Isaías nos dice: Festejen a Jerusalén, gocen con ella, alégrense de su alegría…, se alegrará su corazón.

San Pablo nos urge para que luchemos por ella: el cristiano debe su alegría a la gloria de la Cruz de Cristo, no a la vanagloria personal —a menudo nos creernos más de lo que somos—, ya que es sólo eso: vana gloria.

A su vez, san Lucas nos cuenta cómo Jesús envió a setenta y dos discípulos a dar a todos la más nueva, positiva y alegre noticia: está cerca de ustedes el Reino de Dios, la alegría y la paz absolutas.

Algo que llama la atención es que Jesús les dice a esos enviados que no lleven talega, alforja ni sandalias; esto es, a no poner las ilusiones en las cosas, sino en el motivo de nuestra verdadera esperanza: ¡el día en que se cumplirá lo que hoy nos hace dueños de la alegría!

¿Nos hemos dado cuenta alguna vez que también nosotros somos portadores de esta Buena Noticia?

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, XIV domingo del tiempo ordinario

La Muerte Mística, en la beata Isabel de la Trinidad*

Posted by pablofranciscomaurino en mayo 11, 2010

  

«Me parece que todo es pérdida desde que sé lo que tiene de trascendente el conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor lo he perdido todo, teniendo todas las cosas por basura para ganar a Cristo, y ser encontrada en Él, no con mi propia justicia, sino con la justicia que viene de Dios por la fe. Lo que quiero es conocerlo, a Él, y la potencia de su resurrección, y la comunión en sus sufrimientos, esto es ¡conformarme a su muer­te!… Prosigo mi carrera, procurando llegar allí a donde Cristo me ha destinado al tomarme. Todo mi cuidado es olvidar lo que dejo atrás, tender constantemente hacia lo que está por venir. Corro derecho a la meta, al premio de la vocación celeste a la que Dios me ha llamado en Cristo Jesús» (Flp 3, 8-10 y 12-14). 

  

El Apóstol nos revela la grandeza de esta vocación, al decirnos: «Desde la eternidad Dios nos ha elegido para hacernos in­maculados, santos ante Él por el amor» (Ef 1, 4). Pero, para ser así «enraizados y fundamentados en la caridad» (Ef 3, 17), es decir: en Dios mismo («Deus charitas est») (1 Jn 4, 16), se exige salir de sí, una separación absoluta de todas las cosas; en una palabra: un estado de muerte, que entregue la criatura al Crea­dor. Cuando el alma, despegada de todo por la sencillez de la mirada con que ella contempla a su divino Objeto, se establece en ese estado bienaventurado del que habla San Pablo, cuando dice: «Vosotros estáis muertos, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios» (Col 3, 3), o también: «Nuestra vida está en los cielos» (Flp 3,20), todas sus potencias están ordenadas a Dios. Ella no vibra más que con el toque misterioso del Espíritu Santo, que la transforma en «la alabanza de gloria a que fue pre­destinada por un decreto del que obra todas las cosas según el consejo de su voluntad» (Ef 1, 11-12). Entonces, en cada minuto que pasa, todos sus actos, movimientos, aspiraciones, al mis­mo tiempo que la «enraízan» más profundamente en el Ser divi­no, son otras tantas alabanzas, adoraciones y homenajes a su Santidad infinita. Todo en ella da «testimonio de la verdad» (Jn 1 18, 37), y glorifica a Aquel que ha dicho: «Sed santos, porque yo soy Santo» (1 Pe 1, 16). 

  

18 de octubre de 1905  

 

  Beata Isabel de la Trinidad 

    

 

Posted in Santidad | Etiquetado: , , , , | Comentarios desactivados en La Muerte Mística, en la beata Isabel de la Trinidad*

Ciclo B, Santísima Trinidad

Posted by pablofranciscomaurino en junio 30, 2009

Un Dios cercano

 

Siempre que se habla de la Santísima Trinidad todos se acuerdan de la palabra misterio; y así es, efectivamente: el misterio más grande de nuestra fe. Leemos hoy en el Deuteronomio: ¿Hubo jamás una cosa tan extraordinaria como ésta? ¿Se ha oído cosa semejante?

Pero no siempre nos acordamos de que ese Dios es Padre. En la segunda lectura san Pablo nos lo dice claramente: no recibimos un espíritu de esclavos, sino el de los hijos, que nos permite gritar: ¡Papá! El Espíritu asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.

Y tampoco recordamos que Jesús nos dijo: «Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia». Este Dios vive entre nosotros.

Así pues, podemos verificar que el Dios Uno y Trino —Padre, Hijo y Espíritu Santo— es un Dios cercano. Es más: vive en nosotros. La Santísima Trinidad reside en lo que san Juan de la Cruz llamó la sustancia del alma, es decir, nuestro espíritu.

Por eso, Jesús les dijo a los discípulos: «Me ha sido dada toda autoridad en el Cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado». Esta realidad es conocida desde hace mucho tiempo como la inhabitación trinitaria: desde que fuimos bautizados Dios mora en nosotros.

Si permanecemos limpios, sin pecado, la Santísima Trinidad seguirá allí, dentro de nosotros, ayudándonos a ser santos, esto es: a ser felices. Si nos dejamos guiar por ella, si le permitimos que gobierne cada vez más nuestra vida, crecerá más y más en nuestro interior, hasta divinizarnos, hacer de nosotros hombres y mujeres perfectos, según su querer. Pero si pecamos, reduciremos su actuar en nosotros; y si lo hacemos gravemente, la echaremos de nuestras vidas, cometiendo el peor error que podamos cometer.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, Santísima Trinidad

San Pablo, ¿machista?

Posted by pablofranciscomaurino en marzo 19, 2009

Esa es la impresión que se llevan muchas mujeres y algunos hombres al leer la carta de Pablo a los Efesios.

Las palabras que logran esa sensación son las siguientes:

“Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; Él que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo.”

Es frecuente oír hablar o leer en exégesis profundas del pueblo judío sus costumbres machistas, heredadas por el pueblo cristiano. Y también se repiten los análisis de algunos sexólogos, muchas veces dándole un sentido peyorativo a las enseñanzas de la Iglesia Católica.

Pero lo que pocos destacan es el texto que continúa:

“Maridos, amad a vuestras esposas como Cristo amó a su Iglesia.

“Se entregó a sí mismo por ella […] Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son.”

Aquí caben varias preguntas

¿Cuántos esposos aman a sus esposas como Cristo amó a su Iglesia?

Y, ¿cómo amó Cristo a su Iglesia? Primero, nos dio ejemplo de vida sencilla, trabajadora, humilde y pobre, durante 30 años. Después, dedicó todos sus esfuerzos a enseñarnos esa vida, durante 3 años. Y, finalmente, entregó su vida en una Cruz, no sin antes pasar por las terribles angustias en el huerto de los olivos, la aprehensión infame, la traición de uno de los suyos, la noche entera en una celda aterido de frío, la humillación de un juicio injusto, la atroz flagelación, burlas y burlas hasta la coronación de espinas, la vía dolorosa cargando con el instrumento de su propio suplicio, el horrendo martirio de la crucifixión, la agonía de 3 horas y el fallecimiento en desamparo total.

“Obras son amores y no buenas razones”, dice el refrán: ¿Cuantos esposos han sido capaces de sufrir por amor a su esposa? ¿Cuántos dejan a un lado el egoísmo para dedicar su vida con todas las fuerzas -a ejemplo de Jesús- a hacer felices a sus esposas?

Ese llamado de san Pablo es categórico: “Así deben también los maridos amar a sus mujeres”.

¿Podrá esto tomarse como machista?

He aquí, más bien, la perfección del amor conyugal:

Un hombre que destina todo su ímpetu a hacer feliz a su esposa; busca solo su bienestar con toda su alma, con todo su corazón, con todas sus fuerzas, haciendo a un lado sus propias metas egoístas o mezquinas.

Y una mujer que, como dijera la encíclica, es amada así, ¿cómo no va a ser condescendiente con su marido? Al sentir ese apoyo moral y psicológico, ¿no se someterá a él sin reservas?, ¿no sentirá que él es, efectivamente, su cabeza, como dice san Pablo?

Y la última pregunta: ¿no sería este el ejemplo ideal para los hijos? Si los esposos actúan como lo pide la Iglesia, se verá nacer y crecer una nueva generación libre de egoísmos y de machismo, se formarán hogares con más sentido de la dignidad de la mujer y del hombre y, como consecuencia lógica, si se tiene sana la “célula” de la comunidad -la familia-, se hará un cambio positivo en todo ese “organismo” viviente que es la sociedad.

  

 

 

 

Posted in Matrimonio | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en San Pablo, ¿machista?

II domingo después de Navidad

Posted by pablofranciscomaurino en enero 8, 2009

Y la Palabra se hizo carne

 

Este domingo —que no se celebra sino en algunos lugares del mundo— es una continuación de los misterios que acabamos de celebrar: el Altísimo, el Invisible, la Luz verdadera, la Luz que ilumina a todo hombre, llegaba al mundo.

Ya estaba en el mundo, este mundo que se hizo por esa Luz, este mundo que no la recibió. Vino a su propia casa, y los suyos no la recibieron; pero a todos los que la recibieron les dio capacidad para ser hijos de Dios.

Y, ¿cuál es esa Luz? La sabiduría: Salí, dice la primera lectura, de la boca del Altísimo, y como una niebla cubrí la tierra. Mi morada está en lo más alto del Cielo, mi trono en la columna de nube, pero eché raíces en el pueblo glorificado por el Señor —nosotros—, en su dominio, que es su herencia.

He aquí la Sabiduría encarnada, el Hijo de Dios. Quien lo sigue, no yerra: es decir, sabe vivir.

Por eso, san Pablo no puede menos que gritar: ¡Bendito sea Dios, Padre de Cristo Jesús nuestro Señor, que nos ha bendecido en el Cielo, en Cristo, con toda clase de bendiciones espirituales, pues aprendimos a vivir!

Pero hay que tener en cuenta que Cristo–Dios nos eligió antes de crear el mundo, para estar en su presencia santos y sin mancha, tal y como veía san Pablo a los efesios: viviendo, en Cristo Jesús, la fe y el amor para con todos. ¿Vivimos así? ¿Qué nos falta?

Casi siempre, lo que nos falta es abandonarnos a sus designios, dejar que Él haga sus planes con nosotros, pues Él es la Sabiduría en sí mismo.

Comenzamos y proseguimos solos nuestros propios planes, en vez de consultar en la oración lo que la Sabiduría infinita quiere, para que se realice en nosotros lo que nos tiene preparado.

San Juan pronostica en el Evangelio de hoy que quienes la sigan —a la Sabiduría— van a recibir su plenitud. Plenitud de amor, de paz y de alegría. ¿Qué más queremos?

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en II domingo después de Navidad

El error que cometió san Pablo

Posted by pablofranciscomaurino en diciembre 13, 2008

Hablaba san Pablo a los atenienses en el areópago, acerca del “Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él” (Hch 17, 24) y, saltándose el relato de la Pasión y la Muerte de nuestro Señor, les predicó la Resurrección de Jesucristo.

Cuando oyeron hablar de resurrección de los muertos, unos se echaron a reír, y otros le decían: “Sobre esto te escucharemos en otra ocasión”. (Hch 17, 32)

Este fracaso de san Pablo nos da una lección clara acerca de la importancia de la predicación de la Pasión y la Muerte de nuestro Señor. Efectivamente, sabemos que luego el Apóstol se dirigió a predicar en Corinto. Y es a los corintios, precisamente, a quienes les dice en su primera carta: “Nunca entre vosotros me precié de saber cosa alguna sino a Jesucristo, y éste crucificado” (1 Co 2, 2). Se ve, pues, que san Pablo aprendió la lección.

Y nosotros, ¿aprendimos esta lección?

Poco a poco, en los tiempos modernos, se incrementa el discurso de la Resurrección de Cristo y decrece con él la predicación de la Cruz de Cristo. Poco a poco se retiran de los templos las imágenes de Cristo crucificado y se colocan las de Cristo resucitado. Es evidente que se quiere enseñar la virtud teologal de la Esperanza, proclamar el bienestar de la resurrección, el fin maravilloso que nos espera; pero parece que se nos están olvidando los medios para conseguirlo: la sabiduría de la Cruz.

Sabiduría, dice el Diccionario, es “Conducta prudente en la vida”, es decir, el adecuado modo de vivir para conseguir la felicidad, la suerte de los bienaventurados en el Cielo. La misma sabiduría que enseñaban los apóstoles: “Enseñamos una sabiduría divina, misteriosa, escondida, predestinada por Dios antes de los siglos para nuestra gloria” (1 Co 2, 7).

Y ¿dónde está esa sabiduría divina? En la Cruz de Cristo; nos lo dice claramente el Apóstol: “¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el letrado? ¿Dónde el disputador de este mundo? ¿No ha hecho Dios la sabiduría de este mundo? Porque […] los griegos buscan sabiduría, mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado” (1 Co 1, 20. 22-24a).

Pero el versículo continúa: “escándalo para los judíos, locura para los gentiles”. Escándalo para algunos que creen que el cristianismo es llegar al Cielo sin pasar por la cruz; locura para quienes piensan todavía que es posible pasar esta vida sin cruz.

¡No! ¡Necesitamos pasar por la Cruz para purificarnos, y así poder entrar en el Cielo, es decir, conseguir la felicidad! Y, ¿cómo lo sabemos? Porque no ignoramos que a la gloria eterna “no entrará cosa impura” (Ap 21, 27).

¡Dejémonos purificar! No cometamos más el error de san Pablo; corrijámonos como él lo hizo. Amemos la Cruz; Dios la permite porque nos ama como hijos: “Vosotros sufrís, pero es para vuestro bien, y Dios os trata como a hijos” (Hb 12, 7a).

 

Del libro:

El que quiera venir en pos de Mí…’, 1ª edición. Bogotá. Colombia. Ediciones San Pablo, 2010.

 

Este libro lo puede conseguir en:

http://sanpablo.co/red-de-librerias

 

Posted in La Cruz | Etiquetado: , , , , , | Comentarios desactivados en El error que cometió san Pablo

Ciclo A, XXVIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en octubre 20, 2008

 

 

El traje de fiesta

 

Así como se vio el domingo pasado, nuestra historia es como la de los invitados a las bodas: no hicimos caso, sino que nos fuimos, unos a nuestros campos y otros a nuestros negocios. Otros tomaron a los servidores del rey, los maltrataron y los mataron.

¿No sabemos que la Iglesia busca siempre nuestra felicidad?, ¿que Jesús fundó la Iglesia Católica para auxiliarnos en este mundo y llegar así a la dicha eterna?

¿Hacemos caso a lo que nos dice esa su Iglesia? ¿Averiguamos dónde comprar los escritos del Santo Padre, del Concilio, de los sínodos, para leerlos y llenarnos de esa instrucción? ¿Escuchamos con atención la homilía de la Santa Misa, para ponerlo por obra la semana siguiente? ¿Acudimos a la dirección espiritual?…

O, por el contrario, ¿vivimos concentrados en nuestros negocios?

Si hacemos lo primero habremos, digamos, «comprado» parte de la verdadera paz interior: vivir junto a Dios, llenos de su sabiduría. Con Él sabremos pasar privaciones y vivir en la abundancia. Estaremos entrenados para todo y en todo momento: a estar satisfechos o hambrientos, a vivir en la abundancia o en la escasez. Todo lo podremos —como san Pablo nos lo dice en la segunda lectura— en aquel que nos fortalece.

La Iglesia nos invita a vivir los mandatos de amor que Dios nos dio a través de Moisés y de la Iglesia, y a confesarnos cada vez que los dejamos de cumplir. Y así hallaremos la felicidad que tanto buscamos: nos ganaremos el derecho a entrar en el banquete de la Carne y Vinos escogidos del que nos habla Isaías: se quitará el velo de luto que cubría a todos los pueblos y la mortaja que envolvía a todas las naciones, y se destruirá para siempre a la Muerte. El Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros.

Una vez conseguido el derecho a entrar a esas bodas, la Eucaristía, hagámoslo con el traje adecuado, pues con pecado mortal sería un sacrilegio comulgar y ofenderíamos de nuevo a nuestro amado bienhechor.

  

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XXVIII domingo del tiempo ordinario

Ciclo A, XXV domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en septiembre 28, 2008

¿Pensamos como Dios?

 

Nuestros caminos son diferentes de los caminos de Dios. ¿Por qué? Porque nosotros vivimos en el tiempo, mientras que Él vive en la eternidad. Él sabe lo que ocurre y lo que ocurrirá; como nos dice en la primera lectura, Él está por encima del tiempo, por encima del espacio y por encima de nuestros proyectos.

Quienes entienden esto e intentan adecuar su existencia a esta realidad son capaces de comprender las palabras de san Pablo: por una parte siento gran deseo de irme para estar con Cristo, lo que sería sin duda mucho mejor; pero, pensando en ustedes, conviene que yo me quede aquí, ya que podré seguirles enseñando el camino a la felicidad verdadera.

Y, consecuentemente, los que se dan cuenta de que esta vida es pasajera, de que luego vendrá otra infinita, advertirán que las disposiciones de Dios son más sabias, aunque a primera vista el hombre crea lo contrario, pues Él ve desde la perspectiva eterna; además, nos ama infinitamente más de lo que podríamos llegar a imaginar.

Por esto, Jesús dice en el Evangelio que los últimos serán primeros, y los primeros serán últimos. Estas palabras significan mucho más de lo que se deduce inicialmente:

Para el prototipo del hombre de hoy, por ejemplo, los “triunfadores” son los que poseen dinero y cosas materiales, los que experimentan más placeres, los que logran acceder al poder o a la fama…

Pero para el Señor lo que vale es vivir en gracia de Dios: amarlo a Él y al prójimo y, cada vez que pecamos gravemente, confesarnos; ser humildes y sencillos, sin engreírnos por nada; vivir las virtudes que nos distinguen como cristianos, es decir, la Fe, la Esperanza y el Amor; practicar las virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza; hacer oración, saber ofrecer y agradecer a Dios la vida: dichas y desdichas, trabajo y descanso, etc.

Lo que Jesús quiere es que hagamos, con y por amor, lo que debemos hacer para llevarnos al Cielo, y allá, derramar sobre nosotros todo su amor, eternamente.

 

 

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XXV domingo del tiempo ordinario

Ciclo A, XIX domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 19, 2008

El milagro de la Fe

Cada vez que nos cuentan la escena de san Pedro caminando sobre el agua, su miedo y su caída, nos entra en el corazón la idea de que, como él, también nos hundiríamos por nuestra falta de fe.

Efectivamente, es frecuente que en nuestra vida nos hayamos encontrado con muchos episodios en los cuales dudamos de Dios o, lo que es lo mismo, confiamos más en otras cosas: nuestras capacidades, estudios, experiencia, el haber aprendido a sortear algunos problemas y otras habilidades más…

Otras veces, lo que nos sucede es que pretendemos que Dios actúe siempre en forma extraordinaria, con milagros…

O creemos que se presenta solamente con signos portentosos visibles, como le pasó a Elías, según cuenta la primera lectura de hoy: Dios no acostumbra a venir de un modo prodigioso o extraordinario; lo hace casi siempre en forma callada, velada, en el silencio de la oración, como una suave brisa, como dice el texto.

Y se presenta a las almas sencillas, humildes. Si revisamos la historia de la Iglesia, observaremos que los verdaderos milagros se operan en aquellos seres que no están llenos de sí mismos, que se sienten criaturas frente a un Dios todopoderoso, que se dan cuanta de sus limitaciones, que trabajan con sencillez por la felicidad de los demás, por la Iglesia, por el Reino de Dios…

Por eso san Pablo nos cuenta en la segunda lectura que siente una tristeza muy grande y una pena continua, hasta el punto que desearía ser rechazado y alejado de Cristo —que es a quien él más añora— en lugar de sus hermanos. Es que él desea que todos tengamos el beneficio de ser inmensamente felices junto a Dios.

Queda como lección que quien desee, con egoísmo, hacer milagros, nunca los hará. Pero aquellos que no se buscan a sí mismos, sino que prefieren servir a Dios y a sus hermanos, sin aspavientos, calladamente, serán testigos del milagro más grande del amor de Dios: la fe, la suave brisa de la conversión, la paz y el gozo interiores que da Dios a los que lo aman verdaderamente.

 

 

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XIX domingo del tiempo ordinario

Asunción

Posted by pablofranciscomaurino en agosto 19, 2008

¡Bendita tú entre las mujeres!

 

Nos dice hoy san Pablo que el último enemigo en ser destruido será la Muerte, porque por Cristo viene la resurrección de los muertos. Pues del mismo modo que por Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo.

Pero, como lo especifica el Apóstol, cada cual en su rango. La más alta de rango, por supuesto, es la Madre de Dios y Madre nuestra.

Y esto es lo que celebramos hoy: la Virgen María es llevada a recibir el premio, como nos lo hace entrever el Apocalipsis: se abrió el Santuario de Dios en el Cielo, y apareció el arca de su alianza: la Mujer por antonomasia, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

Y se oyó entonces una fuerte voz que decía en el Cielo: «Ahora ya ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo».

Por esto fue que cuando se puso en camino María a la casa de Zacarías y saludó a Isabel, saltó de gozo el niño en su seno, Isabel quedó llena de Espíritu Santo y exclamó a gritos:

«Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre; ¿de dónde a mí que venga a verme la Madre de mi Señor? Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

Se cumplió lo que nos había dicho el Señor acerca de la felicidad eterna en el Cielo: María llegó al Cielo: ¡es feliz!, ¡totalmente feliz!, ¡y para siempre!

Y, por sus palabras, podemos saber cómo lograrlo también nosotros:

«Alaba mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador, porque ha visto la humildad de su esclava»; por eso, porque fue humilde, desde ahora todas las generaciones la llamarán bienaventurada.

Nosotros también seremos bienaventurados; solo hay una condición: que Dios vea nuestra humildad.

 

 

 

 

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Asunción