Hacia la unión con Dios

Posts Tagged ‘Seguro’

Ciclo B, XXXIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 12, 2012

¿Premio o castigo?

 

Pocas veces pensamos en las postrimerías del hombre: nuestro juicio, el Cielo, el Infierno y el Purgatorio.

Al final del año litúrgico, la Iglesia nos pone de presente estas ineludibles realidades, para que pensemos en ellas. Nos estamos preparando para lo que pueda pasar, para lo eventual: tenemos seguro médico, seguro de accidentes, seguro para proteger el carro o la casa de un robo, seguro de estudios, seguro de incendio, seguro de terremoto, en fin, seguro para todo. Y nada de eso es seguro: no es seguro que nos enfermemos, que tengamos un accidente, que nos estrellemos en nuestro carro o que nos roben…

Pero la preparación para lo que sabemos con certeza que sí va a ocurrir —la muerte y lo que venga después de la muerte— la hemos dejado en el olvido, porque creemos que la muerte es una posibilidad o una opción, no una realidad ineludible.

Habrá premio y habrá castigo: el profeta Daniel nos lo dice hoy: muchos se despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el horror eterno. Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos.

Jesús, como lo dice hoy la Carta a los Hebreos, ha ofrecido por los pecados un solo sacrificio, y presentó a los hombres el camino de la salvación. Quienes se acojan a su bondad, y aprovechen ese sacrificio, mediante una sola oblación serán llevados a la perfección para siempre: serán santificados.

Y, ¿cómo debemos acogernos a su bondad?

Cumpliendo los mandamientos, aprovechando los Sacramentos y haciendo oración. Solo quienes hagan esto serán los elegidos que se congregarán desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte. Y serán eternamente felices.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo B, XXXIII domingo del tiempo ordinario

Ciclo A, XXXII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 23, 2011

Preparados para la muerte

«La muerte no es una posibilidad ni una opción; es una realidad ineludible.» Ninguna frase tiene tanta contundencia como esta.

El ser humano pertenece a la única especie que se ha percatado de tener un alma inmortal, y es también el único que sabe que hay otra vida tras la muerte. Por eso, entre todas las metas, emerge la imperiosa necesidad de prepararse para la muerte propia y la de los seres queridos.

Sin embargo, el ser humano moderno se prepara más para el futuro inmediato: las mujeres y hombres de hoy están siendo inducidos a tener seguros para todo. Nos estamos preparando para lo eventual, para lo que pueda pasar. Pero la preparación para lo que sabemos con certeza que sí va a ocurrir —la muerte y lo que venga después de la muerte— la hemos dejado en el olvido, porque creemos que la muerte es una posibilidad o una opción, no una realidad ineludible.

Y, ¿cómo prepararnos? Como las vírgenes del Evangelio de hoy, teniendo preparado el aceite: hacer la voluntad de Dios.

Así sucederá lo que nos dice la segunda lectura: cuando se dé la señal por la voz del arcángel y la trompeta divina, el mismo Señor bajará del Cielo; y resucitarán los que murieron en Cristo. Después nosotros nos reuniremos con ellos, llevados en las nubes al encuentro del Señor, allá arriba. Y estaremos con el Señor para siempre, inmensa y eternamente felices, junto a nuestros seres queridos.

Esta es la verdadera sabiduría: hacer la voluntad de Dios. Un director espiritual nos puede orientar; aprendamos nuestra Fe leyendo y meditando el Catecismo de la Iglesia Católica, luego la Biblia, después el Código de derecho canónico y los documentos de la Iglesia… Y vivamos de acuerdo con esa doctrina.

Apasionarse por esta sabiduría, como dice el libro de la sabiduría en la primera lectura de hoy, es la mejor de las ambiciones; el que trasnocha a causa de ella estará pronto sin preocupaciones. Y, lo que es mejor, se habrá preparado para la única realidad inevitable del ser humano.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo A, XXXII domingo del tiempo ordinario

Ciclo C, XXXIII domingo del tiempo ordinario

Posted by pablofranciscomaurino en noviembre 22, 2010

Lo único seguro

 

En esta época, por todas partes se ven adornos, luces y mensajes que invitan a comprar, comprar y comprar; pero es poca o casi nula la alusión a la Navidad: el Nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. Efectivamente, ya casi no se ven representaciones del Pesebre, de san José, de María, del Niño-Dios…

Mientras el mundo del comercio está usando, antes de tiempo, la Navidad para enriquecerse, la Iglesia Católica —creadora de la Navidad— nos invita a aprovechar estas dos semanas que quedan antes de iniciar el Adviento, que es el tiempo para preparar la celebración de la Navidad, para pensar en el aspecto escatológico de nuestras vidas: el juicio particular, el juicio final, el Cielo, el Infierno y el Purgatorio. Se llaman también los novísimos, las postrimerías.

Malaquías, en la primera lectura, los anuncia muy bien: Ya llega el día, ardiente como un horno. Todos los orgullosos y los que hacen el mal serán quemados como paja por el fuego de ese día. No quedarán de ellos ni ramas ni raíces. Pero, en cambio, para ustedes que respetan mi Nombre, brillará el sol de justicia, que traerá en sus rayos la salud; ustedes saldrán saltando como terneros cebados.

Y Jesús, en el Evangelio, también habla del final de nuestras vidas.

El juicio particular y el juicio final se llevarán a cabo, aunque algunos no lo crean. El Cielo, el Infierno y el Purgatorio existen; y no dejan de existir porque algunos los nieguen. Allá se darán cuenta, tarde.

Esto es lo único seguro: de nuestro comportamiento dependerá nuestra eterna felicidad o desgracia. Por eso, en la segunda lectura, san Pablo advierte a los Tesalonicenses que no hay que vivir sin control ni regla mientras estamos en esta tierra.

¿Hemos examinado nuestro actuar, nuestro hablar, nuestros pensamientos? ¿Hemos descubierto lo que debimos hacer o decir y no lo hicimos? Todavía estamos a tiempo: podemos arrepentirnos sinceramente de nuestros pecados, confesarnos y formular un propósito firme de mejorar.

.

Posted in Homilías | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Ciclo C, XXXIII domingo del tiempo ordinario